Zelensky despide al fiscal general y al jefe de seguridad

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, anunció, en la noche del domingo, la destitución del fiscal general y del jefe de los servicios de seguridad del país debido a las múltiples sospechas de traición de algunos de sus subordinados a favor de los rusos.

• Lea también: Justin Trudeau llamó a Volodymyr Zelensky

• Lea también: Manifestación contra la financiación del «genocidio ucraniano»

• Lea también: El jefe del ejército británico niega los rumores sobre la salud de Vladimir Putin

“Tomé la decisión de relevar de sus funciones a la fiscal Irina Venediktova y al jefe de los servicios de seguridad (SBU) Ivan Bakanov, mientras Rusia continúa bombardeando muchas ciudades ucranianas”, dijo Zelensky.

Agregó en su discurso vespertino que las autoridades ucranianas están investigando más de 650 casos de presunta traición por parte de funcionarios locales, incluidos 60 casos en áreas ocupadas por fuerzas rusas y prorrusas.

«Una cantidad tan grande de delitos contra los cimientos de la seguridad nacional y los vínculos establecidos entre los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley ucranianos y los servicios especiales rusos plantean preguntas muy serias para los líderes involucrados. Cada una de estas preguntas será respondida».

La Sra. Venediktova dirigió la investigación sobre las supuestas atrocidades cometidas al comienzo de la invasión de las tropas rusas en la ciudad de Bucha, un suburbio al noroeste de Kyiv, que a los ojos de Occidente se convirtió en un símbolo de los «crímenes de los rusos». . La guerra en Ucrania.

El lunes, los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea discutirán sanciones más duras contra Moscú, cuyos sucesivos ataques hasta ahora abrazados han aislado y golpeado económicamente a Rusia, sin hacerla retroceder o abandonar su conquista.

READ  La Bulldozer será la primera mujer en gobernar Suecia

Deberían considerar dos propuestas de la Comisión Europea para prohibir las compras de oro de Rusia para alinear las sanciones de la UE con las de sus socios del G7, y poner en la lista negra a las nuevas figuras rusas en la UE.

“Moscú debe seguir pagando un alto precio por su agresión”, dijo el viernes la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tras remitir las nuevas medidas a los 27.

El ejército ruso ya ha perdido 50.000 hombres muertos y heridos y miles de vehículos blindados, según el jefe de las Fuerzas Armadas británicas, el almirante Tony Radakin, «más del 30% de su efectividad en combate terrestre».

Pero advirtió que «el desafío que plantea Rusia seguirá», subrayando que apostar por un problema de salud de Vladimir Putin o «que acabe en el magnicidio» es una cuestión de «piadosa seguridad».

El maestro del Kremlin enfatizó a principios de mes que el ejército ruso aún no había iniciado asuntos serios, y la semana pasada su ministro de Defensa, Sergei Shoigu, ordenó un «aumento» de la presión militar.

Apenas tres días después de que los ataques con misiles de crucero devastaran el centro de Vinnitsa, a cientos de kilómetros del frente, matando al menos a 24 personas, incluidos niños, y llevando a la Unión Europea a denunciar un “comportamiento bárbaro”, los bombardeos continúan.

Rusia anunció, este sábado, que ha puesto fin oficialmente a la «pausa operativa» impuesta por su ejército hace ocho días, y se han reanudado aún más las operaciones de bombardeo en la región de Donbass (este), cuyo control total es el principal objetivo. Corto plazo desde Moscú.

READ  Beijing envía un embajador implacable a Washington

El gobernador de la región, Pavlo Kirilenko, dijo que Donetsk, una de las dos provincias de Donbass, fue atacada por «los rusos (que) continúan bombardeando la infraestructura civil, especialmente las instituciones educativas».

Los separatistas prorrusos, que han controlado parte de la misma región desde 2014, acusaron a las fuerzas ucranianas de disparar lanzacohetes múltiples 60 Grad en un distrito de Donetsk.

Dijeron que «los edificios residenciales fueron bombardeados» y publicaron fotos de edificios que habían quedado reducidos a escombros, pero no se reportaron heridos.

En el noreste, durante la noche del sábado al domingo, cayeron cohetes en Kharkiv, la segunda ciudad del país, cerca de la frontera con Rusia.

Otros ataques tuvieron como objetivo Mykolaiv, una ciudad del sur cerca del Mar Negro, y pueblos de la zona, según Vitaly Kim, el gobernador local.

El presidente Zelensky también volvió a criticar el domingo la decisión canadiense, tomada la semana pasada, de permitir la devolución a Europa de turbinas que fueron reparadas en Canadá y destinadas al gasoducto ruso Nord Stream.

Dijo que le dijo al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, con quien habló por teléfono durante el día, que los ucranianos nunca aceptarían esta decisión, que dijo que violaba el régimen de sanciones contra Rusia.

Es cuestión de respetar las sanciones. Agregó: «Si hay una violación ahora, no pasará mucho tiempo antes de que haya otras», acusando a Rusia de chantaje del gas, y señaló que hay otros medios para transportar el gas ruso a Europa.

En Rusia, la periodista rusa Marina Ovsyannikova, que se hizo famosa tras aparecer en directo en televisión con una pancarta criticando el ataque de Moscú en Ucrania, fue detenida el domingo, según su séquito y su abogado.

READ  Cubriendo los arcos globales de la segunda pandemia navideña

No se ha hecho ninguna declaración oficial sobre los motivos de su arresto, pero se produce unos días después de que la Sra. Ovsyanikova se manifestara sola cerca del Kremlin, agitando un cartel que criticaba la intervención militar en Ucrania y al presidente Vladimir Putin.

La guerra en Ucrania entrará en su sexto mes el 24 de julio y aún no hay un número total de muertos civiles por el conflicto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.