Viva la rebelión del pueblo colombiano. ¡Abajo el gobierno de austeridad y opresión de Iván Duque!

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad en Argentina es una alianza electoral formada por cuatro organizaciones de extrema izquierda: Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), Partido Obrero (PO), Izquierda Socialista ( IS) y Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST). El PTS es una organización miembro de la Fractura Trotskista – Cuarta Internacional al igual que el NPA – la Revolución Permanente

Desde el 28 de abril, Colombia ha sido testigo de intensas jornadas de lucha contra el gobierno de derecha de Iván Duque, a través de huelgas nacionales y movilizaciones masivas. Decenas de miles de personas llenaron las calles de Bogotá, Cali, Medellín y de todo el país. Jóvenes, trabajadores, indígenas y campesinos enfrentan una brutal represión militar por parte del gobierno de Duque. Los bancos ESMAD (Mobile Riot Control Squadron) matan, golpean y abusan con impunidad. Detrás de este brutal acto de las fuerzas represivas se esconde el ex presidente Álvaro Uribe (2002-2010), el jefe de Duque, el representante de la política de drogas, terrorismo de Estado y cuasi gobierno.

El miércoles 28 de abril, la dirección de la huelga nacional, integrada por las tres centrales sindicales (CUT, CTC y CGT) y Fecode (Sindicato de Maestros), convocó a una huelga nacional, a la que también se sumaron las organizaciones. Estudiantes, indígenas Minga y organizaciones de diversas comunidades rurales y urbanas.

Pero la ira fue tan intensa que el golpe eclipsó las direcciones y se extendió después del 28 de abril. Se expresó en las principales ciudades del país mediante una movilización masiva. El epicentro fue Cali, la capital del Valle del Cauca, donde las protestas fueron particularmente masivas y donde la huelga estuvo casi completa con cortes de ruta y caminos que conducen a los alrededores. Un verdadero levantamiento popular en toda Colombia.

La reacción de las clases dominantes y su estado no duró mucho. Al menos 30 manifestantes fueron asesinados por la policía, cientos resultaron heridos y arrestados, decenas desaparecieron y varias organizaciones de derechos humanos denunciaron diversos tipos de violaciones y hostigamientos por parte de las fuerzas del orden.

Hablando demagógicamente, incluso el gobierno de Joe Biden ha expresado su preocupación por las violaciones de derechos humanos. Hipocresía total por parte del mismo imperialismo norteamericano que financió la guerra sucia contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia con el “Plan Colombia”, que permitió una masacre organizada de sindicatos y líderes sociales (solo en 2020, los paramilitares fueron acusados ​​de cometiendo 320 asesinatos) y que hoy ve a Sun Sus principales aliados en su patio están en peligro. Lo mismo ocurre con los gobiernos de derecha en América Latina que forman parte del bloque de Lima. También condenamos el silencio cómplice del gobierno argentino de Alberto Fernández y del gobierno mexicano de López Obrador, ambos de la Comunidad de Puebla, ante esta masacre.

READ  Barcelona-Celta Vigo: Las seis lecciones para aprender del fracaso catalán en La Liga (1-2)

Colombia atraviesa una profunda crisis sanitaria, económica y social, agravada por la pandemia de coronavirus que azota al país y mata a unos 500 colombianos diariamente.

La situación es catastrófica para los trabajadores. El desempleo es del 17%, la inestabilidad y el trabajo informal van en aumento, y el acceso a la atención médica es un privilegio para una minoría. En el segundo año de la epidemia, la pobreza ya alcanza el 42,5%, lo que significa que 21,2 millones de colombianos no pueden satisfacer sus necesidades básicas.

A esto se suma la denuncia por el retraso en la campaña de vacunación prometida por el gobierno, que apenas llegó a menos del 10% de la población, según cifras del gobierno.

La gota que colmó el vaso y desató la ira y el descontento fue la reforma fiscal que intentó imponer Duke para pagar a los trabajadores y sectores populares los costos de la crisis y preservar las ganancias de las grandes empresas. Con esta reforma tributaria, conocida como la “Ley de Solidaridad Sostenible”, el gobierno neoliberal de Dockey pretende recaudar alrededor de 6.300 millones de dólares para “limpiar” las arcas del Estado y mantener la calificación crediticia de las agencias de crédito. Clasificación internacional. El setenta y tres por ciento de ese dinero habría venido del impuesto sobre la renta de las personas que ganan $ 633, en un país con un salario mínimo de $ 234 y un alto impuesto al valor agregado. Un ataque para los trabajadores, los sectores populares y las clases medias pobres.

La movilización masiva que puso al gobierno contra las cuerdas empujó a Duque a retirarse. El 2 de mayo anunció el retiro de la reforma tributaria y la renuncia del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, para calmar la situación. Esta primera victoria de la revolución popular revivió la lucha que, a pesar de la brutal represión, no se detuvo.

READ  Regionalismo en América Latina: de la confusión a la mitigación

El Comité Nacional de Huelga, integrado por Sindicatos Centrales (CUT, CGT, CTC) y Fecode (Sindicato de Maestros) continuó convocando a un paro nacional el 5 de mayo y otras medidas, bajo la presión de la inmensa voluntad de combatir su base. Sin embargo, su política hasta ahora ha sido convocar acciones de un día, no preparar y organizar una huelga general para derrocar al gobierno de Duque. Pero lo cierto es que desde el 28 de abril ha habido una huelga de facto, con millones de personas saliendo a las calles, con cientos de carreteras, cuadras de calles y protestas masivas en todo el país.

Hasta ahora, toda su política, luego de intensas multitudes, era proponer treguas y concertar acuerdos, como vimos en el largo proceso de “diálogo” con el gobierno días después del 21 de noviembre de 2019, que le dio un respiro a Duque y pudo ser despedido. Así se convierte en una barrera de contención.

Ante el deterioro de la situación, el gobierno lanzó una propuesta de “diálogo social y político”, una trampa para dividir a las masas combatientes, para salvar al gobierno y al régimen en el que había penetrado la oposición de centroizquierda. En la coalición Speranza y el “Pacto Histórico” de Gustavo Pietro ve simpatía. Están esperando el momento adecuado para completar el llenado.

La política del régimen es doble: la trampa del diálogo y la represión contra los sectores de vanguardia, a los que Uribe acusa de “ladrones”, “saboteadores” y “drogas”. De esta manera, buscan aislar a los sectores más resistentes a la campaña contra la “violencia”, y equiparar la represión policial con la resistencia obrera y justa popular.

La derrota del gobierno como resultado de la acción beligerante de la clase trabajadora y los sectores populares sería una gran victoria que alentaría las luchas obreras y populares contra el FMI y los planes de “austeridad” en América Latina y alteraría dramáticamente la asociación de poder en marcha. hacia adelante. Es necesario desarrollar consejos de trabajadores, sectores populares y otros órganos democráticos organizados que están surgiendo al calor del momento, y fortalecer la convocatoria de una conferencia o reunión nacional de trabajadores para liderar el proceso. La rebelión a la victoria y el debate es una salida para la clase trabajadora frente a la crisis nacional.

READ  En todo el mundo, el mercado mundial de películas para ventanas de bajo consumo está en auge, según las últimas investigaciones de 2020-2027

Defendemos el justo derecho de los trabajadores y sectores populares a organizar su autodefensa para contrarrestar la brutal represión de los escuadrones de la muerte de la Policía Militar.

Es necesario por la fuerza de la multitud formar comités de huelga en cada fábrica, escuela y área local para extender la huelga general hasta la caída del gobierno de Duque. Contra las trampas del régimen, ya sea la extrema derecha o el centro-izquierda Uribe, que está tratando de contener y secuestrar el proceso con las elecciones del próximo año para salvar a todo el sistema y al estado burgués, estamos luchando por desarrollar el Huelga general para derrocar a Duque e imponer un gobierno obrero. Esto reorganizaría el país sin un paquete de reformas de austeridad, sin la represión heredada del Plan Colombia y con una economía obrera y populista que rompe la subordinación del país al imperialismo y las corporaciones multinacionales, comenzando por la nacionalización de la banca, el comercio exterior, El impago de la deuda y la imposición de un fuerte impuesto a toda la riqueza Genial para atender las demandas sociales.

Los miembros de la Ezquierda UNIDAD nos solidarizamos con el levantamiento del pueblo colombiano contra sus explotadores y opresores. Llamamos a la mayor movilización mundial y latinoamericana contra la brutal represión del gobierno de Duque.

Una victoria de los trabajadores, jóvenes, campesinos e indígenas de Colombia será una victoria de todos los explotadores de América Latina.

¡Viva la sublevación del pueblo colombiano!

Abajo el paquete de reformas de austeridad (packageazo) * contra el pueblo

Abajo el gobierno de Duque

Detén la represión. Castigar a los responsables del asesinato de manifestantes

Abajo el Plan Colombia. Imperialismo fuera de Colombia y Latinoamérica. Por la Unidad Socialista de América Latina.

Trabajadores del Frente de Izquierda – Unidad (FIT-Unidad)

05/05/2021

El paquete de reformas de austeridad de Duque incluye la reforma laboral, la reforma de salud y la reforma de pensiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *