Veinte años después, la eterna crisis de la deuda en Argentina

A fines de diciembre de 2001, los argentinos ya no podían retirar dinero de sus cuentas bancarias, cuatro presidentes se sucedieron en una semana y 39 personas murieron en manifestaciones. Veinte años después de esta historia implícita, Argentina vuelve a estar plagada de inflación, pobreza creciente y no sabe cómo saldar una colosal deuda con el FMI contraída en 2018.

Hace veinte años Argentina estaba sumida en el caos. Robo de supermercados, ahorros tratando de romper las ventanas de los bancos con martillos, un presidente que huyó del palacio presidencial en helicóptero, cazuela de conciertos con gritos de “todo el mundo se va”.

Estos hechos siguieron a una serie de anuncios gubernamentales que sumieron al país en una espectacular crisis económica: la congelación de los activos de ahorro de los banqueros a 1Está Diciembre (llamado “corralito” por los argentinos), luego la suspensión del pago de la deuda externa el 23 de diciembre y, finalmente, el 6 de enero de 2002, la terminación de la ley de convertibilidad que garantiza desde 1991 una paridad fija entre un dólar y un peso.

Manifestación en las calles de Buenos Aires en diciembre de 2001.
Manifestación en las calles de Buenos Aires en diciembre de 2001. © Subcoop

Veinte años después, con un 40% de pobreza, alrededor del 50% de inflación y un dólar que vale oficialmente poco más de 100 pesos (en el mercado negro se negocian 200 pesos), Argentina está atrapada en una nueva crisis financiera.

El miércoles, el gobierno anunció el pago de $ 1.9 mil millones al Fondo Monetario Internacional (FMI), su último tramo para 2021, sobre un préstamo de $ 44 mil millones que el presidente de centro izquierda Alberto Fernández está tratando de renegociar.

El ciclo infernal de la deuda argentina

Este préstamo, contratado en 2018 por su antecesor, Mauricio Macri, devolvió el pago de las deudas al centro del debate público. El lunes, decenas de miles de manifestantes se reunieron en Buenos Aires para rendir homenaje al levantamiento popular en la “gran crisis económica” de 2001. En la Plaza de Mayo se desplegaron pancartas “Dehors el FMI”. Pero para el historiador y periodista argentino Pablo Stefanoni, estos eventos parecen ser folclore local porque todos saben que de una forma u otra, el FMI tendrá que ser reembolsado.

READ  ¡En Argentina, el paraje natural Iguazú te sorprenderá!

“La crisis que atravesamos les parece muy familiar a los argentinos. Nos recuerda al 2001, aunque en ese momento probablemente existía la perspectiva de que, rompiendo con la convertibilidad peso / dólar y el neoliberalismo, pudiéramos cambiar de rumbo … Hoy me parece que hay mucho más pesimismo porque lo intenté todo, la opción de centroizquierda con Kirchner, la opción de Macri, y nada funcionó. es un sentimiento de consternación, de consternación que domina “.

Durante los disturbios del 20 y 21 de diciembre de 2001 en Buenos Aires
Durante los disturbios del 20 y 21 de diciembre de 2001 en Buenos Aires © Subcoop

De Kirchner a Macri

En efecto, desde hace 20 años, la vida política argentina parece girar en torno al pago (o incumplimiento de obligaciones) de la deuda externa. Bajo el mandato de Néstor Kirchner (2003-2007), el entonces ministro de Hacienda, Roberto Lavagna, logró volver a poner al país en su silla, obligando al FMI (y otros acreedores) a reestructurar su deuda. “Entonces vivimos un período de recuperación y crecimiento muy fuerte, de alrededor del 9% anual, que permitió encontrar un presupuesto equilibrado y una balanza comercial positiva”, dice el economista France 24.

Durante los dos mandatos de Cristina Kirchner (2007-2015), Argentina, impulsada por un auge en los precios de las materias primas, experimentó años de prosperidad. Una política económica proactiva puede reducir significativamente la pobreza y el desempleo. El tema de la deuda viene desapareciendo del escenario político desde hace varios años. “Pero desde 2010, la situación económica se ha vuelto crítica nuevamente. Se han agotado los superávits presupuestarios y comerciales, la inflación se ha vuelto muy alta, la inversión local y extranjera ha caído”, continúa Roberto Lavagna.

Un préstamo enorme y controvertido del FMI

En 2015, la elección de Mauricio Macri puso fin a los años de Kirchner que, según el ex alcalde de Buenos Aires, arruinaron el país. El presidente de centroderecha pretende liberalizar la economía y “abrir la Argentina al mundo”. Pero la economía se hunde en una recesión, y el empresario está negociando el mayor préstamo de $ 57 mil millones que haya otorgado el FMI (de los cuales solo se han pagado $ 44 mil millones, con Alberto Fernández renunciando a sus últimos pagos).

READ  En los suburbios de Buenos Aires, la pobreza afecta a la mitad de la población
En las murallas de Buenos Aires, la capital de Argentina, en diciembre de 2001.
En las murallas de Buenos Aires, la capital de Argentina, en diciembre de 2001. © Subcoop

“¿Por qué le prestamos una gran suma a Argentina en el corto plazo, en un momento en que era obvio que Argentina no podía pagarla?”, Pregunta Roberto Lavagna. “Aparte de los aliados muy cercanos al expresidente Macri, todos consideraron esta decisión un gran error. No era muy difícil predecir que Argentina no podrá reembolsar $ 40 mil millones en dos años “, agregó.

El FMI publicó una investigación interna sobre los términos de este préstamo extraordinario el miércoles y admitió errores de evaluación. En un comunicado, el fondo lamentó que “el programa 2018 no haya logrado sus objetivos de restaurar la confianza del mercado, reducir los desequilibrios externos y presupuestarios, reducir la inflación y proteger a los más vulnerables de la población”.

¿Una deuda con la gente?

En 2019, un exministro de Nestor Kirchner, Alberto Fernández, ganó las elecciones presidenciales. Y desde entonces, su ministro de Economía, Martín Guzmán, ha estado negociando el pago de la deuda … el círculo se ha completado, Argentina parece haber vuelto al punto uno, el de 2001. Repetimos los mismos errores. A medida que la crisis se intensifica, la tasa de pobreza aumenta, el nivel de educación se deteriora y la opinión pública lo sabe bien “, dijo Roberto Lavagna, candidato de dos tercios de Argentina en las elecciones presidenciales de 2007 y 2019. O … la tercera.

Para el periodista de negocios Estefanía Pozzo, el debate sobre la deuda externa continúa indefinidamente y contribuye a la polarización política del país porque “ninguna de las dos grandes coaliciones que dominan la vida pública logra imponerse de manera clara y sustentable por las limitaciones de su proyecto político. Los partidos políticos no satisfacen las demandas de la sociedad, que rechaza tanto la plena liberalización de la economía como el intervencionismo cambiario. Puede sonar ingenuo, pero lo que el público exige son acuerdos fuertes y de largo plazo que promuevan la estabilidad y reduzcan la incertidumbre ”.

El legado de 2001

La crisis financiera de 2001 ha dejado huellas imborrables en Argentina. Primero, recompuso el panorama político argentino. Finalmente, las dos grandes entidades políticas que hoy chocan han emergido de la crisis de 2001: el peronismo de centroizquierda, encarnado por las presidencias de Kirchner, y el “macrismo” (que lleva el nombre del presidente Mauricio Macri), que nació del antiperonismo y la desaparición. del Partido Radical (nota del editor: el otro gran partido argentino presente en la vida política desde principios del siglo XX).mi siglo)”.

Durante la Gran Depresión de 2001, en una esquina de Buenos Aires.
Durante la Gran Depresión de 2001, en una esquina de Buenos Aires. © Subcoop

Pablo Stefanoni añade que tras la crisis de 2001, “la política invadió las calles. Los movimientos populares liderados por diversas ideologías se han expresado ampliamente en las calles, ya sea en 2008 con las protestas de los terratenientes o con las acciones de los desempleados. Antes, la calle era territorio de los peronistas, después de 2001 también se convirtió en territorio de los antiperonistas opuestos a Cristina Kirchner ”.

READ  "Pandemia", la obra en blanco y negro de la artista argentina Marta Minujin

Finalmente, el historiador señala que la imagen de un presidente que huye en helicóptero de la multitud de alborotadores que se habían reunido alrededor del palacio presidencial “queda grabada en el imaginario político y social”. El 21 de diciembre de 2001 el diario argentino Pagina 12 Sobriamente denominó “1789” la renuncia y fuga del presidente De la Rúa. En Argentina, el problema de la deuda externa podría causar un dolor de cabeza.

¿Logrará Argentina algún día romper el ciclo infernal de sobreendeudamiento y crisis hiperinflacionarias? Para Roberto Lavagna, “desde un punto de vista estrictamente económico, al final, tanto el gobierno de derecha como el de centro-izquierda repitieron el mismo error: la manipulación artificial de los tipos de cambio”. Una vieja costumbre que se remonta a la década de 1970 y que el país debe renunciar si quiere llegar a un acuerdo con el FMI y deshacerse de $ 19 mil millones en reembolsos en 2022.


Las fotografías ilustrativas son extraídas de “Diciembre”, libro del grupo de fotógrafos argentinos. Subcoop publicado en 2016.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *