Un golpe de Estado en Myanmar El ejército birmano declaró el estado de emergencia durante un año

(Yangon) El poderoso ejército llevó a cabo un golpe de estado en Myanmar el lunes, en el que arrestó a la jefa de facto del gobierno civil, Aung San Suu Kyi, declaró un estado de emergencia por un año y nombró a sus generales para puestos clave.




Hla Hla HTAY con Sophie DEVILLER en Bangkok
France Media

El ejército dijo en un anuncio en su canal de televisión “El Nombre” que este golpe, que fue inmediatamente condenado por varias capitales extranjeras, era necesario para preservar la “estabilidad” del Estado.

Acusan a la comisión electoral de no abordar los “abusos masivos” que ocurrieron, dijeron, durante las elecciones legislativas de noviembre, que fueron ganadas abrumadoramente por el partido de Aung San Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia, en el poder desde las elecciones de 2015. .

El lunes por la mañana temprano, Aung San Suu Kyi y el presidente Win Myint fueron arrestados.

“Escuchamos que están detenidos en Naypyidaw”, dijo a la AFP Myo Nyunt, portavoz de la Liga Nacional para la Democracia.

Dijo que también se detuvo a varios otros funcionarios.

Foto de Catalan McNaughton, Reuters Archives

Aung San Suu Kyi

Los periodistas de la Agence France-Presse informaron que, posteriormente, los militares se apoderaron de Yangon, la capital económica del país, e impidieron que los soldados llegaran a su aeropuerto internacional.

La ONG especializada Netblocks señaló que las comunicaciones, las computadoras portátiles e Internet están gravemente interrumpidas.

Estados Unidos y Australia respondieron rápidamente, pidiendo la liberación inmediata de los líderes de la Liga Nacional para la Democracia y la Restauración de la Democracia.

READ  Un policía del Capitolio se detuvo después de descubrir un libro antisemita

Estados Unidos se opone a cualquier intento de alterar los resultados de las recientes elecciones […] La portavoz de la Casa Blanca, Jane Psaki, advirtió en un comunicado.

“Hacemos un llamado al ejército para que respete el estado de derecho, resuelva las disputas a través de mecanismos legales y libere inmediatamente a todos los líderes civiles y otras personas detenidas ilegalmente”, dijo la ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Maris Payne.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, condenó la detención de Aung San Suu Kyi. Estos desarrollos son un duro golpe para las reformas democráticas de Birmania.

Un diplomático dijo a la AFP, hablando bajo condición de anonimato, que la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Birmania, programada desde hace mucho tiempo, podría ser urgente y podría presentarse a principios de esta semana debido a los recientes acontecimientos.

El golpe se produce en un momento en el que el parlamento resultante de las recientes elecciones legislativas tenía previsto iniciar su primera sesión el lunes.

Birmania emergió hace solo 10 años de un régimen militar que había estado en el poder durante casi medio siglo. Los dos últimos golpes anormales desde la independencia del país en 1948 se remontan a 1962 y 1988.

Estafa a “millones”

Hace varias semanas, el ejército denunció más de diez millones de casos de fraude durante las elecciones legislativas de noviembre.

Exigieron que la comisión electoral dirigida por el gobierno publique una lista de votantes para su verificación, lo que la comisión no hizo.

Las preocupaciones aumentaron cuando el general en jefe del ejército Min Aung Hling – posiblemente el hombre más poderoso del país – dijo que la constitución podría ser “derogada” bajo ciertas circunstancias.

Foto YE AUNG THU, Archivos y AFP

Comandante del ejército birmano, general Min Aung Hlaing

Según el comunicado del ejército, Min Aung Hlaing ahora se centra en los poderes “legislativos, administrativos y judiciales”, mientras que otro general, Myint Sui, ha sido nombrado presidente interino, un cargo mayoritariamente honorario.

READ  Washington advierte a China de un ataque en Taiwán

” Relación complicada ”

El partido de Aung San Suu Kyi, que ha sido objeto de fuertes críticas a nivel internacional por su gestión de la crisis de los musulmanes rohingya (cientos de miles de ellos huyeron en 2017 debido a los abusos del ejército y buscaron refugio en el vecino Bangladesh), pero aún adorado por la mayoría de la población. población, obtuvo una victoria aplastante en noviembre.

Esta fue la segunda elección general desde 2011, cuando se disolvió el consejo militar.

En 2015, la Liga Nacional para la Democracia obtuvo una amplia mayoría. Pero se ha visto obligado a compartir cuidadosamente el poder con los militares, que controlan tres ministerios clave (interior, defensa y fronteras).

“La relación entre el gobierno y el ejército era compleja”, dijo a la AFP Herve Limahue, especialista del Lowe Institute en Australia. “Este régimen híbrido, que no era ni completamente autoritario ni completamente democrático, se derrumbó bajo el peso de sus contradicciones”.

El país ha realizado “esfuerzos durante los últimos diez años para acelerar las reformas”. […] Min Zhao, del Instituto Birmano para la Paz y la Seguridad, señala que este es un terrible revés para la transición democrática.

Exiliada durante mucho tiempo en Inglaterra, de 75 años, Aung San Suu Kyi regresó a Birmania en 1988, convirtiéndose en una figura de oposición a la dictadura militar.

Pasó 15 años bajo arresto domiciliario antes de que los militares la liberaran en 2010.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *