Un argentino condenado a 9 veces de cadena perpetua

Uno de los torturadores más icónicos de la dictadura argentina (1976-1983), exjefe de policía, fue condenado este viernes por novena vez a cadena perpetua por varios crímenes de lesa humanidad.

Miguel Etchecolatz, de 93 años, ex subjefe de policía de la provincia de Buenos Aires, fue condenado por un juzgado de La Plata (60 km al sur de Buenos Aires) junto con otro oficial, Julio César Garachico, de 81, por el secuestro, tortura de siete personas y el asesinato de cuatro de ellas, ocurrido en 1976 en el centro clandestino de detención de La Plata.

Esta es la novena cadena perpetua para el Sr. Etchecolatz, detenido en Ezeiza, al sur de Buenos Aires, quien está en prisión preventiva por fiebre. Tampoco estuvo presente el señor Garachico, que se encuentra bajo arresto domiciliario por motivos de salud.

Los dos coacusados ​​se declararon inocentes, en informes judiciales y registrados en su lugar de detención. Miguel Etchecolatz, en juicios anteriores, había cuestionado la legitimidad del tribunal.

ARGENTINA-JUSTICIA-DERECHOS-ETCHECOLATZ

AFP

Los familiares de las víctimas se indignaron al ver confirmado el arresto domiciliario de Julio César Garachico a gritos de «¡Vida y detención efectiva!», hasta que el juez liberó la sala para que continuara el veredicto.

La última condena a cadena perpetua de Miguel Etchecolatz data de finales de 2020, al término de un juicio de dos años con 10 coacusados ​​que cubrieron 84 casos de secuestro, tortura y asesinato.

Entre los testigos clave en los juicios se encontraba Julio López, un albañil de 77 años, ex detenido torturado bajo la dictadura. Julio López había «desaparecido» en 2006, un día cuando se dirigía a una audiencia judicial. Su desaparición, que había causado profunda indignación, nunca fue esclarecida.

READ  Argentina | Una "marcha de piedra" contra la violación de la restricción por parte del presidente

Según organismos de derechos humanos, unas 30.000 personas han desaparecido bajo la dictadura.

Desde que la dictadura reanudó los juicios a mediados de la década de 2000 -tras más de una década de medidas y leyes de amnistía muy controvertidas- unas 1.060 personas han sido condenadas por crímenes de lesa humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.