Tsunami | Japón celebra diez años desde el desastre

El jueves, Japón celebró el décimo aniversario del triple desastre del 11 de marzo de 2011 – terremoto, tsunami y accidente nuclear – que conmocionó permanentemente a toda la nación.




Harumi OZAWA con Mathias CENA en Tokio
Medios de Francia

A las 2:46 p.m. (12:46 a.m. ET), el momento en que ocurrió el terremoto en 2011, se observó un minuto de silencio en todo Japón, seguido en Tokio por una ceremonia a la que asistieron el emperador Naruhito y el primer ministro Yoshihide Suga.

La principal causa de las grandes pérdidas humanas de casi 18.500 muertos y desaparecidos fue el enorme tsunami, cuyas altas olas azotaron las costas del noreste de Japón poco después del terremoto de magnitud 9,0.

FOTO HIRO KOMAE, Associated Press

Diez años después, la central eléctrica de Fukushima Daiichi todavía revela su destrucción.

El consiguiente accidente nuclear en la central eléctrica de Fukushima Daiichi se inundó, en el que los núcleos de tres de los seis reactores se derritieron, dejando ciudades enteras inhabitables durante años de radiación y obligando a decenas de miles de personas a marcharse.

Este fue el peor accidente nuclear desde el accidente de Chernobyl (Ucrania) en 1986.

El emperador dijo: “La magnitud del daño causado por el desastre es tan profunda que el recuerdo inolvidable de la tragedia permanece en mi mente”.

“Nuestra nación ha atravesado muchos desastres que pueden considerarse crisis nacionales”, pero “nuestros antepasados ​​han superado todas las crisis con valentía y esperanza”, señaló Suga por su parte, afirmando que Japón “siempre lo buscará”. Antes’.

READ  Decodificación | Sexo, drogas y política

Olimpiada “Reconstrucción”

Durante todo el día se realizaron celebraciones públicas y privadas en el noreste de Japón, como en Hisanohama, en la localidad costera de Iwaki (prefectura de Fukushima), donde Toshio Kumaki, de 78 años, rezaba al amanecer. Después de 2011.

“Vengo aquí a caminar todas las mañanas”, dijo mientras rezaba por la salida del sol, “pero hoy es un día especial”.

En Miyagi, una de las tres áreas más afectadas en el noreste, los residentes han organizado búsquedas que aún esperan encontrar a sus seres queridos.

Los restos de una mujer arrastrada por el tsunami fueron identificados hace diez años la semana pasada, liberando a su hijo de una dolorosa incertidumbre y finalmente permitiéndole llorar.

El 13 de febrero, un terremoto de magnitud 7,3 nos recordó los peligros sísmicos permanentes frente a las costas de Japón. Más de un centenar de personas resultaron heridas en este terremoto, que es una réplica del terremoto de 2011.

Estas celebraciones se llevaron a cabo solo dos semanas antes de la salida programada, en Fukushima, para seguir el relevo de la antorcha olímpica de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, conocidos como los “juegos de reconstrucción”.

El espectro de una epidemia se cierne sobre el evento, que se ha pospuesto para este año, pero el gobierno japonés y los organizadores esperan que el relevo vuelva a centrar la atención en esta región afectada.

“Muerto frente a mis ojos”

Nayuta Side, un estudiante de Sendai, la capital del condado de Miyagi, habla regularmente en eventos relacionados con el tema de la prevención de desastres, basándose en su experiencia personal con el tsunami.

Agencia de prensa francesa

Fuertes olas azotaron la costa el 11 de marzo de 2011.

Pero generalmente prefiere rezar en privado el 11 de marzo. “Fue el día en que perdí a mis compañeros de clase. La gente murió ante mis ojos”. El joven de 21 años dice: “Es un día que espero no tener que volver a vivir nunca más”.

READ  El gobernador Cuomo ahora está bajo investigación para juicio político

Pero este año quiso participar en una ceremonia: “Después de exactamente 10 años, espero enfrentar el desastre con una nueva perspectiva”, dijo a la AFP.

Para muchos, este recuerdo es una ocasión para un momento de reflexión personal en un drama nacional todavía dolorosamente presente con decenas de miles de personas desplazadas y el 2% del área de Fukushima en la Zona Prohibida.

El pastor Akira Sato, quien predicó en las muchas iglesias e iglesias bautistas que aún hoy se encuentran en el área restringida, tuvo que ir a uno de estos lugares abandonados para meditar.

“Mi esposa y yo reflexionaremos sobre el silencio de los días de desastre y rezaremos”, dijo a la AFP a principios de este mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *