Torrontés, la variedad de uva icónica de los valles Calchaquíes de Argentina

ESO

Los Valles Calchaquíes son 520 kilómetros de valles y montañas sembrados de cactus ubicados en el borde de la cordillera de los Andes en el norte de Argentina. Una región desértica conocida por sus vinos y cuya capital es Cafayate. Aquí hay treinta y cinco bodegas con sus viñedos plantados, entre 1.600 y 3.000 metros sobre el nivel del mar. Con poco más de 4.000 hectáreas de viñedos, esta zona es una gota en el océano al lado de las 150.000 hectáreas de Mendoza. Como en todo el país, el Malbec y el Cabernet Sauvignon son mayoría. Pero la variedad estrella es la Torrontés, una variedad de uva perfectamente adaptada a este árido terruño que la región ha hecho suyo.

Vinos secos muy aromáticos, que recuerdan a Gewürztraminer

» Los valles Calchaquíes son sinónimo de Torrontés explica con entusiasmo Alejandro Pepa, enólogo de la bodega El Esteco, una de las más importantes de Cafayate. Esta variedad es en realidad la única variedad argentina pura. La mayoría de las veces, ofrecen vinos secos y siempre muy aromáticos que podrían compararse con gewurztraminer. » Es un cruce entre criolla chica [connue aussi sous le nom de Listan Prieto NDLR] y el moscatel de Alejandría «, dice Alejandro Pepa. Si existen tres variedades de esta uva, es la Torrontés riojano la que es reconocida por sus cualidades enológicas.



Alejandro Pepa (crédito de la foto Alice Campaignolle)

Durante sus 22 años en el cargo, Alejandro Pepa fue testigo de las evoluciones que hicieron que la Torrontés perdiera su reputación de variedad de uva rústica y le otorgara cartas de nobleza. » Cuando llegamos, estábamos más centrados en los vinos de consumo que en la producción de vinos finos. «, explica. Pero mientras tanto, el consumo se ha derrumbado, cayendo de 40 litros per cápita por año en 2000 a 24 litros en la actualidad.

READ  EN FOTOS Un nuevo dinosaurio gigante descubierto en Argentina

Mientras Alejandro Pepa trabaja en un coupage de torrontés de cosecha tardía con crianza en barrica que contiene alrededor de 80 g/l de azúcar, detalla el progreso en las bodegas. » Las prensas neumáticas, por nombrar algunas, lo cambiaron todo. Nos permitieron hacer vinos mucho más limpios y con una turbidez mucho mejor controlada. Conseguimos elaborar Torrontés con sabores mucho más finos y agradables en boca. Entre otras novedades, el enólogo cita “ el uso de gases inertes para limitar oxidaciones, maceraciones de la piel, gracias a nuevas prensas y, por supuesto, control de temperatura. »

Conducir la pérgola

Los viñedos también experimentaron pequeñas revoluciones. A solo unos pasos del pueblo -en Cafayate todo se hace a pie- Daniel Guillén, ingeniero agrónomo de la bodega El Porvenir, nos da la bienvenida a la tierra de El Retiro. Un pequeño rincón del paraíso donde descubrir el Torrontés cultivado en pérgolas. Inicialmente, los argentinos eligieron esta forma de conducir por el rendimiento y por la sombra, en una zona donde el sol está más de 300 días al año. » Mantuvimos las pérgolas, pero hoy ya no pedimos cosechar 30.000 kg por hectárea. Tenemos más alrededor de 20.000 kg/ha. Si mantuvimos las pérgolas es porque protegen la uva de las insolaciones, lo que evita la aparición de notas amargas y mantiene todo el frescor y la acidez que hacen tan popular al Torrontés. », explica el agrónomo. A partir de ahora, practicamos un despalillado parcial para proteger los racimos del sol, al mismo tiempo que los aireamos para evitar la botrytis.

READ  Argentina | Turistas disfrutan de la playa, pese al aumento de casos de COVID-19


DanielGuilleningEnieuragronomedelabodegaElPorvenirdeCafayatessurlaplotAltoLosCuises.jpg


Daniel Guillén (crédito de la foto Alice Campaignolle)

En realidad, el Torrontés es vigoroso. » No es muy propensa a enfermedades y se ha adaptado muy bien al clima de los valles Calchaquíes donde solo llueve unos 200 mm al año. Satisface a Daniel Guillén. Como es muy seco, todos los viñedos son de regadío. El clima, bastante templado durante el día, con una amplia amplitud térmica entre el día y la noche (hasta 20°C) permite que el Torrontés desarrolle sus notas cítricas y florales que lo hacen tan especial. » Si fuera más cálido, el vino se inclinaría más hacia los sabores terpénicos, que son más difíciles de beber. «, concluye Daniel Guillén.


En nariz, una auténtica macedonia de frutas.

Esta ligereza es lo que agrada a Virginia Quarin Lombardi, enóloga de Etchart, la más grande de Cafayate, con una producción de 8,5 millones de botellas al año. La joven nos acompaña a la cata de todos los Torrontés en su bodega, siete vinos en total. El Etchart Privado de nivel de entrada es el Torrontés más vendido en Argentina y en todo el mundo. » En nariz, es una auténtica macedonia de frutas: se huele a melocotón, naranja, pomeloexplica Virginia Quarin Lombardi. En boca es seco, ultraligero y muy fácil de beber. A medida que avanzan por el mercado, los vinos ganan volumen en boca y se vuelven un poco más sutiles.


VirginiaQuarinLombardioenologuedelabodegaEtchartdanslechai.jpg


Virginia Quarin Lombardi (crédito de la foto Alice Campaignolle)

Todos sus esfuerzos están dando sus frutos. En Argentina, las ventas por volumen de Torrontés han aumentado un 23% en los últimos once años y un 32% a nivel internacional. No hay duda de que esta variedad de uva atrae, incluso a grupos extranjeros que vienen a invertir en la región, como Pernod Ricard, ahora propietario de la bodega Etchart. Tanto en Argentina como en el exterior, los Torrontés parecen tener un gran futuro por delante.

READ  Mundial Brasil Argentina Uruguay Ecuador conoce a sus oponentes - Reuters Deportes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.