Temperatura en el trabajo: la ciencia sostiene que todos tienen su propio aire acondicionado en el espacio abierto

publicado

temperatura de trabajoLa ciencia argumenta que todos tienen su propio aire acondicionado en el espacio abierto

Los científicos están trabajando en formas de ajustar la temperatura y adaptarla a los sentimientos individuales de cada individuo.

Pronto se acabará el debate sobre el nivel de aire acondicionado o calefacción en las zonas comunes.

Pronto se acabará el debate sobre el nivel de aire acondicionado o calefacción en las zonas comunes.

20 minutos / Tadao Serletti

Cualquiera que trabaje en un espacio abierto podrá probar esto: la empleada usa su chaqueta porque ella «qué cobarde con ese condicionamiento» mientras que al mismo tiempo su compañero de trabajo de al lado todavía está a punto de sudar con sudoroso y pegajoso antebrazos en la oficina. Se conocen las diferencias en cómo se sienten las temperaturas, pero el experimento de la EPFL, cuyos resultados acaban de publicarse, aporta nuevos conocimientos científicos.

Edad, sexo y metabolismo: Estos factores influyen en la percepción del frío y el calor, y se sabe. Pero el estudio de la EPFL muestra que eso no lo explica todo. Seis personas participaron durante tres meses en experimentos de laboratorio en Friburgo (Lee abajo). Los investigadores Dolaana Khovalyg y Yann Ravussin señalan que «se han demostrado diferencias significativas entre individuos, especialmente entre dos hombres de igual físico durante actividades idénticas».

El estudio del trabajador ordinario

Sin embargo, en espacios abiertos, el precio es el mismo para todos. Los sistemas de aire acondicionado de hoy se enfocan en el espacio, no en las personas. Con una temperatura promedio de 21 grados, algunos son calurosos y otros fríos. Nuestra investigación tiene como objetivo mejorar la comodidad de todos, sin discriminación», señala Dolana Khovalij, citada en el comunicado de prensa de la EPFL.

Los datos recopilados de los participantes del estudio «abre nuevos horizontes: ahora es posible adaptar la ventilación o la calefacción localmente en tiempo real». Para ello, el local debe ser más “inteligente” y el mobiliario, como las sillas calefactables o refrigeradas, debe democratizarse. “Una aplicación concreta de esta nueva tecnología podría llegar dentro de diez años”, dice el investigador. También permitirá ahorrar energía, algo que no es baladí hoy en día.

READ  Resultados prometedores para una vacuna experimental contra la artritis reumatoide

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.