Telescopio James Webb en camino al espacio

(Kuru) El telescopio espacial James Webb (JWST), que los astrónomos de todo el mundo han esperado durante 30 años para examinar el universo de una manera incomparable, despegó un cohete Ariane 5 el sábado para llegar a su puesto de observación, a 1,5 millones de kilómetros de distancia. de la tierra.




pierre celerier
Agencia de medios de Francia

27 minutos después del despegue sabremos si la fase de propulsión del vuelo fue bien.

Al despegar del Centro Espacial de Guyana a las 7:20 a.m., el JWST se convertirá en el instrumento de observación del universo más avanzado jamás enviado al espacio. Pero tardará otro mes en llegar a su ubicación final.

Con la ambición de arrojar más luz sobre la humanidad en dos preguntas que la atormentan: “¿De dónde venimos?” y ‘¿Estamos solos en el universo?’ “.

Así vemos el destello del “amanecer cósmico”, cuando las primeras galaxias comenzaron a iluminar el universo desde el Big Bang, hace 13,8 mil millones de años.

Permitirá comprender mejor la formación de estrellas y galaxias, observar exoplanetas de los que los astrónomos están descubriendo cada vez más muestras, quizás algún día identificar otros planetas.

James Webb seguirá los pasos del telescopio Hubble, que revolucionó la observación del universo: gracias a él, los científicos descubrieron la presencia de un agujero negro galáctico en el centro de todas las galaxias, o vapor de agua alrededor de exoplanetas.

Mira las primeras galaxias

Imaginado por la NASA desde el lanzamiento de Hubble en 1990, y construido a partir de 2004, en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA) y Canadá (CSA), el JWST se diferencia en más de una forma.

READ  Seagate SSD Game Drive Xbox: 1 para almacenar almacenamiento en Xbox Series X y S | Xbox One

El tamaño de su espejo, con una envergadura de 6,5 metros, le confiere una superficie y, por tanto, una sensibilidad siete veces mayor, suficiente para detectar la firma de calor de un abejorro en la luna.

Imagen de Chris Gunn, NASA a través de AP Archives

Otra diferencia: el método de observación. Donde Hubble observa el espacio principalmente en el campo de luz visible, James Webb se aventura en una longitud de onda que escapa al ojo: el infrarrojo cercano y medio. Radiación que cualquier objeto, estrella, humano o flor emite de forma natural.

Esta luz será estudiada por cuatro instrumentos, equipados con dispositivos de imagen y espectrofotómetros para diseccionarla mejor. Su desarrollo movilizó a un gran número de ingenieros y científicos, bajo el liderazgo de laboratorios e industriales estadounidenses y europeos.

Gracias a este ‘mirar las mismas cosas [qu’avec Hubble]”Veremos cosas nuevas”, explicó en París el astrónomo Pierre Ferrouette, director científico asociado del telescopio de la Agencia Espacial Europea. Por ejemplo, las primeras galaxias, objetos cuyas luces se vuelven rojas después de la distancia. O colonias de estrellas jóvenes que crecen escondidos en nubes de polvo, en sus viveros o en la atmósfera de exoplanetas.

Un requisito previo para el correcto funcionamiento del JWST es una temperatura ambiente demasiado baja para interferir con la inspección de la luz.

El Hubble orbita a una altitud de 600 km sobre la Tierra. A esta distancia, JWST sería inutilizable, calentado por el Sol y su reflejo en la Tierra y la Luna.

Se colocará al final de un viaje de un mes a 1,5 millones de kilómetros de distancia. Estará protegido del sol por un escudo térmico que consta de cinco velas flexibles disipadoras de calor que bajan la temperatura (80 grados) a -233 grados en el costado del telescopio.

Evitar la contaminación

Pero antes de llegar allí, la máquina y sus diseñadores deberán lograr un verdadero avance: su impecable despliegue, con una serie de operaciones que incluye, por ejemplo, para el blindaje solo, 140 mecanismos de apertura, 400 carretes y casi 400 metros de cable. . .

Debido a que el observatorio, de 12 metros de altura y escudo equivalente a una cancha de tenis, tuvo que plegarse para deslizarse en la cubierta del Ariane 5. La “envoltura” se realizó con guía láser para evitar cualquier daño al dispositivo, un desarrollo que costó se desarrollaron unos diez mil millones de dólares.

Para estas maniobras, la NASA también ha impuesto medidas de higiene muy severas para evitar cualquier contaminación del espejo del telescopio, por partículas o incluso respiración cargada …

Finalmente, Arianespace instaló un sistema de descompresión aerodinámico especialmente diseñado para que cuando se separara del actuador, a una altitud de 120 km, ningún cambio repentino de presión no dañara a la bestia. “Para un ‘cliente excepcional’, medidas excepcionales”, explicó el jueves un funcionario de la ESA en Kourou.

Se necesitarán varias semanas para ver si el telescopio está listo para usarse. Con entrada formal en servicio prevista para junio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *