salvador | Bitcoin ‘espejismo’

El presidente de El Salvador, Najib Bukele, a quien le gusta presentarse en Twitter como un modernista, asegura que la adopción de bitcoin por parte de su sistema asegurará el futuro del país latinoamericano. Al mismo tiempo, está liderando una ofensiva total contra las pandillas callejeras que amenaza con devolverlo a los excesos antidemocráticos del pasado.

Publicado a las 5:00 am

Marcos Tebodeau

Marcos Tebodeau
Periodismo

«Tu inversión está segura»

FOTO MARVIN RECINOS, Archivos Agence France-Presse, FOTOMONTAJE LA PRESSE

Esta pequeña empresa en el balneario de El Zonte, en la costa del Pacífico, está destacando que es posible pagar con bitcoins, el 4 de septiembre.

Nayib Bukele cree firmemente en el futuro de Bitcoin y no es probable, al menos en apariencia, que se desanime por la extrema volatilidad que afecta a esta criptomoneda.

En un tuit publicado a mediados de junio, el presidente de El Salvador instó a las personas preocupadas por la caída del 60% del valor desde noviembre a no entrar en pánico.

«Le sugiero que deje de mirar el gráfico y disfrute de la vida… si ha invertido en bitcoin, su dinero está seguro», dijo.

El político de 40 años volvió al cargo unas semanas después al informar en línea que El Salvador acababa de comprar $ 2 millones en esta criptomoneda bajo su supervisión para aprovechar un mercado bajista.

Foto de José Cabezas, archivo Reuters

Una mujer muestra un gráfico en su teléfono móvil que muestra la caída de bitcoin, en San Salvador, el 13 de julio.

“¡Gracias por vender con descuento!”, lanzó, haciéndose eco del entusiasmo que impulsó a su régimen por hacer de El Salvador el primer país del mundo en reconocer al bitcoin como moneda oficial.

La ley, aprobada en septiembre de 2021, establece que esta criptomoneda se puede utilizar en cualquier transacción, al igual que el dólar estadounidense, tradicionalmente utilizado en El Salvador.

El gobierno ha creado una aplicación de teléfono para acceder a una billetera llamada Chivo, «genial» en la jerga local, que permite transacciones en dólares estadounidenses y bitcoins, depositando $30 por cada nuevo usuario.

Foto Stanley Estrada, Archivos de la Agence France-Presse

Cada nuevo usuario de la billetera electrónica Chivo recibe $30 del gobierno. Esta es la principal motivación para que las personas descarguen la aplicación, según confirma un estudio reciente.

Bukele dijo que el lanzamiento fue un gran éxito y que casi el 60% de los adultos en el país de 6,5 millones de personas han descargado la aplicación en sus teléfonos.

READ  [PHOTOS] Olena Zelenska, Primera Dama de Ucrania, sale de las sombras

Casi un año después, las opiniones de los economistas sobre la iniciativa eran reservadas, por decir lo menos, a menudo pesimistas.

Uno de los objetivos perseguidos por el esquema era permitir que las personas desfavorecidas que no pueden obtener una cuenta bancaria accedan a servicios financieros en línea.

Frank Mossi, investigador de la London School of Economics que ha estudiado de cerca el programa de gobierno, señala que “la billetera Chivo es útil para mantener los ahorros, pero eso es todo”.

El analista Frank Musi dice que los salvadoreños que usan la aplicación también prefieren la opción del dólar, dado que bitcoin parece ser «demasiado riesgoso» debido a su volatilidad.

El analista ve otro ejemplo de esta desconfianza en el hecho de que muy pocos salvadoreños establecidos en el exterior envían dinero al país por esta vía. Menos del 2% de las transacciones de febrero se realizaron a través de billeteras electrónicas, según el Banco Central de Reserva de El Salvador.

FOTO MARVIN RECINOS, Archivos Agence France-Presse

Un cajero automático de Chivo fue destrozado durante una protesta contra las políticas del presidente Bukele, incluida la de hacer de bitcoin la segunda moneda oficial del país, en San Salvador el 15 de septiembre.

Un estudio reciente de la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas, que realizó una encuesta en el país, indica que el grueso de las personas que descargaron la aplicación lo hicieron en septiembre de 2021, cuando se lanzó, y que no se produjo ninguna nueva descarga hasta 2022.

La principal motivación de los usuarios, señala la organización estadounidense, era conseguir los 30 dólares que proporcionaba el gobierno. Solo el 20% de ellos continuó usándolo, a menudo de manera intermitente, después de que se agotó el bono pagado.

grandes pérdidas

Muci señala que la adopción de esta criptomoneda le ha costado al gobierno casi 350 millones de dólares, sin contar las pérdidas teóricas de aproximadamente 60 millones de dólares relacionadas con las adquisiciones de bitcoin que el presidente ha anunciado hasta ahora.

El analista señala que también es imposible verificar estas transacciones ya que ningún ministerio tiene datos precisos al respecto.

Foto de Fred Ramos, Archivo del New York Times

Miles de manifestantes salieron a las calles de San Salvador para denunciar la adopción de Bitcoin el 30 de septiembre.

Muci dice que los mercados financieros tienen «miedo» a la incertidumbre y la improvisación que rodean las políticas económicas del gobierno y temen que el país fuertemente endeudado tenga dificultades para pagar un préstamo de 800 millones de dólares que vence en enero.

READ  Asalto al Capitolio | La policía demanda a Trump

Ruth Eleonora López, de la organización de derechos humanos Cristosal, señala que la falta de transparencia del sistema Bukele se extiende a todos los niveles de gobierno y aumenta los riesgos de corrupción.

Foto proporcionada por Ruth Eleonora López

ruth eleonora lopez

La mayoría de las instituciones de la contrafuerza ahora están controladas por personas cercanas al presidente, lo que priva a la población de información crítica para evaluar las acciones del régimen, tanto en términos de respeto a los derechos humanos como en el ámbito económico, dice.

Nelson Roda Zabla, un periodista salvadoreño muy crítico con el presidente Bukele, señaló recientemente en una carta abierta que los líderes del mundo de las criptomonedas lo llenan de elogios en las redes sociales y le permiten presentarse como un líder “audaz” frente a la comunidad internacional

Concluye que la retórica de los influencers que presentan a El Salvador como un modelo a seguir “porque alguien paga un coco con bitcoin” no es más que un “espejismo”.

Captura sus ‘cabezas crueles’

Agencia de Archivo Fotográfico, Agence France-Presse, PRENSA DE FOTOMONTAJE

Miembros de las pandillas Mara Salvatrucha (MS-13) y Barrio 18 están hacinados uno encima del otro en la prisión de Ciudad Barrios, en el norte del país, el 28 de marzo.

Los arrestos arbitrarios se han intensificado en El Salvador desde que el presidente Nepe Bokil lanzó una ofensiva para acabar con las pandillas callejeras.

En abril, la policía arrestó a niños de 14 y 15 años que jugaban fútbol en un barrio pobre de Ilubango, al este de la capital salvadoreña, debido a su apariencia.

Los oficiales le dijeron a la familia que los niños tenían la cabeza muy dura y no dieron ninguna otra justificación para llevárselos. Arjun Chowdhury, investigador de Amnistía Internacional que visitó recientemente el país, explica: “También dejaron en claro que cumplirían 30 años de prisión.

READ  copa de pesca | Periodismo

El caso es llamativo, pero no tiene nada de original en particular, ya que las detenciones arbitrarias se han multiplicado desde que el presidente Najib Boukil lanzó una represión de primavera que se supone acabará con las bandas callejeras que imponen su ley a la población hace mucho tiempo.

Las personas son arrestadas simplemente porque tienen tatuajes o porque un miembro de su familia está vinculado a una pandilla callejera.

Arjun Chowdhury, investigador de Amnistía Internacional

«También hay mucha evidencia de que las personas en las áreas del centro de la ciudad donde operan las pandillas a menudo son atacadas en exceso», agrega.

FOTO MARVIN RECINOS, Archivos Agence France-Presse

Un hombre fue detenido por presunta vinculación con una pandilla mientras rige el estado de emergencia, en San Salvador el 22 de junio.

El gobierno ha declarado el estado de emergencia y ha intensificado la represión en todo el país desde el estallido de los asesinatos que dejaron más de 60 muertos durante el fin de semana de abril.

En el lapso de cuatro meses, más de 45.000 personas han sido arrestadas, dice Ruth Eleonora López, de la organización de derechos humanos Cristosal, a quien le preocupa que muchos detenidos no tengan forma de impugnar su encarcelamiento.

Ella dice que la mayoría de ellos están acusados ​​de tener vínculos con pandillas sin obtener información incriminatoria.

FOTO MARVIN RECINOS, Archivos Agence France-Presse

Un oficial de policía revisa el tatuaje de un presunto pandillero el 30 de junio.

La política de mano dura de las autoridades favorece las «denuncias anónimas» y genera un clima de temor que se extiende a grupos de la sociedad civil preocupados por la deriva antidemocrática del sistema.

“Si hacíamos preguntas, nos decían que éramos defensores de las pandillas”, dice M.yo López, quien acusa al presidente Bukele de usar el estado de emergencia para reforzar su control sobre el país y sus instituciones.

FOTO SALVADOR MELENDEZ, Associated Press Archives

Un policía fuertemente armado vigila el centro de San Salvador el 27 de marzo.

El líder salvadoreño ignora estas críticas y duplica los mensajes en línea y los videos pulidos que muestran su determinación de vencer a las pandillas callejeras.

En su campaña había prometido luchar contra su influencia y, tras llegar al poder en junio de 2019, logró reducir drásticamente la tasa de homicidios del país, una de las más altas del planeta en mucho tiempo.

Según el Diario FeroeDe hecho, la tregua fue el resultado de negociaciones informales realizadas con algunos líderes de pandillas que acordaron mantener una relativa calma a cambio de ciertas garantías, incluida la protección de miembros influyentes objeto de solicitudes de extradición de Estados Unidos.

FOTO MARVIN RECINOS, AFP

Luego de que fueran acusados ​​de vínculos con pandillas, la policía se llevó a varias personas en San Salvador el 22 de junio. En cuatro meses, más de 45.000 salvadoreños fueron arrestados.

El estallido de violencia observado en abril, según el diario, resultó en la ruptura de este acuerdo tácito, lo que el presidente Bukele niega.

En cambio, el régimen atribuye sus éxitos pasados ​​a un plan de «control de tierras», cuyos detalles nunca se han hecho públicos.

A pesar de lo que digan los organismos de derechos humanos, la campaña del actual gobierno cuenta con el apoyo de un gran segmento de la población.

METROyo López explica este entusiasmo en parte por el hecho de que los salvadoreños quieren creer que un líder «cristiano» puede liberarlos de la violencia de las pandillas.

Foto de Yuri Cortez, archivo AFP

Al igual que la prisión de Quezaltepeque, al norte de San Salvador, las cárceles salvadoreñas sufren de hacinamiento.

Arjun Choudhury cree que el uso de la fuerza es una ilusión que no tiene en cuenta las dificultades sociales y económicas que llevan a muchos jóvenes a dedicarse a la delincuencia.

Advierte que «otros gobiernos han intentado este enfoque en el pasado y no lograron detener la violencia estructural que afecta a El Salvador».

Lee mas

  • 103
    El número de homicidios por cada 100.000 habitantes en 2015, el máximo alcanzado en el país

    17.6
    Número de homicidios por cada 100.000 habitantes en 2020

    Fuente: Insight Crime

  • 70000
    Número estimado de pandilleros en El Salvador

    Fuente: Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.