Rusia y Cuba tienen un enemigo común

El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo cubano, Miguel Díaz-Canel, de visita en Moscú, mostraron este martes un frente unido contra el «imperio yanqui», Estados Unidos, al que el caudillo habanero calificó de «enemigo común».

• Lea también: Denuncia de «crímenes de guerra sistemáticos» en Ucrania

• Lea también: Rusia y Ucrania se acusan mutuamente de bombardear la central nuclear de Zaporizhia

Díaz-Canel es uno de los pocos líderes extranjeros que ha viajado a Rusia desde el inicio de la ofensiva de Moscú contra Ucrania en febrero, que fue fuertemente condenada en todo el mundo.

Las declaraciones de los dos mandatarios fueron significativas, recordando la época de la Guerra Fría, cuando Cuba estaba en el centro del enfrentamiento entre estadounidenses y soviéticos.

“La (entonces) Unión Soviética siempre ha apoyado al pueblo cubano en su lucha por la independencia y por su soberanía”, dijo Putin a Díaz-Canel al comienzo de una entrevista bilateral televisada.

“Siempre se han opuesto a todo tipo de restricciones, embargos y bloqueos”, añadió, mientras que Moscú ha sido objeto de severas sanciones internacionales desde finales de febrero y el inicio de su ofensiva militar en Ucrania.

Y el presidente ruso se mostró complacido de «ver a Cuba adoptando la misma actitud (hoy) hacia nuestro país».

Los dos líderes también inauguraron una estatua en Moscú del revolucionario Fidel Castro, quien gobernó Cuba durante casi 50 años y murió en 2016.

Putin elogió a la «persona brillante» que «fue capaz de analizar todo lo que estaba sucediendo en el mundo».

Por su parte, Díaz-Canel, quien ha estado en el poder desde 2019, lamentó el «imperialismo» estadounidense que Castro ha detestado durante mucho tiempo.

Lamentó que «Rusia y Cuba están sujetas a constantes sanciones injustas y arbitrarias, y (ambos países) tienen un enemigo común, el imperio yanqui que manipula gran parte del mundo».

«El mundo debe preguntarse: ¿Por qué nos han impuesto reglas? ¿Quién las impone?».

A pesar de la relativa relajación entre Washington y La Habana en los últimos años, sus relaciones siguen marcadas por profundos desacuerdos, particularmente en el tema migratorio.

Díaz-Canel inició la semana pasada una gira de 10 días por Argelia, Rusia, Turquía y China para impulsar el sector energético de la isla, que sufre cortes de energía prolongados y escasez frecuente de combustible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.