¿Por qué las ciudades en las películas o los libros de ciencia ficción a menudo son una pesadilla?


Una vista de la ciudad de Ho Chi Minh (© Kao Nguyen – AFP)

Superpoblación, crimen y contaminación … las ciudades de ciencia ficción rara vez son divertidas. El geógrafo Alan Mossett explica: “La razón es simplemente que no es el objetivo de la ciencia ficción: (los autores) no están allí para describir una sociedad futura idealista, están allí para denunciar nuestras sociedades contemporáneas”.

(BFM Immo) – Barrios marginales hasta donde alcanza la vista, torres colosales inhumanas y calles donde a los peatones les cuesta sobrevivir … las ciudades de ciencia ficción rara vez son divertidas y reflejan el dolor del mundo. La Edad: crimen, contaminación o superpoblación. Trantor no existe realmente. Es la creación del escritor estadounidense Isaac Asimov, quien en la década de 1940 lo colocó en el centro de su serie de novelas “La fundación”, que cae en el futuro 10.000 años después.

¿Un planeta … o una ciudad? “Toda el área de Trantor, de 200 millones de kilómetros cuadrados, estaba cubierta por una ciudad”, describe el autor. “Su población, en su apogeo, superó los 40 mil millones”. Esta ciudad en expansión, que también se extiende por millas de profundidad, puede ser intimidante, pero está lejos de ser la menos hospitalaria de su tipo. “Trate de encontrar un ejemplo en la literatura o el cine para la ciudad del futuro, que es una ciudad feliz: no la hay”, resume con el geógrafo de AFP Alan Mossett. “Simplemente porque este no es el objetivo de la ciencia ficción: (los autores) no están allí para describir una sociedad futura idealista, están allí para denunciar nuestras sociedades contemporáneas”, continúa Alan Mossett.

READ  Aquí están las bebidas alcohólicas "saludables"

La superpoblación es presa del pánico para los autores

Este año, este geógrafo, incluso antes de que la crisis de salud plantee interrogantes sobre el futuro de las ciudades, publicó un artículo titulado “Estación Métropolis, dirección Coruscant”, que mapea ciudades de ciencia ficción. No es casualidad que el director alemán Fritz Lang “Metropolis” haya llamado a la obra su nombre. Innumerables ciudades de ciencia ficción han capturado la estética de esta película de 1927 donde los trabajadores viven en una ciudad subterránea mientras las clases altas viven una presencia ejemplar sobre torres circulares. Es difícil dar una imagen más visual de las luchas entre clases sociales, diez años después de que los bolcheviques llegaran al poder en Rusia y pocos años después del fracaso de otra revolución comunista, la Revolución Espartaquista, en Berlín.

Asimismo, a principios de los años sesenta y setenta, fue la superpoblación lo que asustó a los autores. ¿Cómo podemos mantener a la gente en este planeta, cuyo número aumenta constantemente? La respuesta está en “Urban Monads”, una novela de 1971 del prolífico escritor estadounidense Robert Silverberg. La población mundial, 75 mil millones de personas, veinte veces más que en el momento de escribir este artículo, se encuentra en torres que representan ciudades enteras.

Es imposible desprenderse de estas torres, que cada una reúne a cerca de un millón de personas y se construyen constantemente. A menos que te mates, como uno de los personajes, esta vida es insoportable para ella. Detrás de la historia de ciencia ficción, también hay una crítica a la visión del arquitecto francés Le Corbusier, para quien las “ciudades verticales” eran el futuro.

READ  Cuando la ciencia gobierna nuestras vidas

Las ciudades están tan contaminadas que se vuelven insoportables

Otro tema de ansiedad y criminalidad. “Escape From New York” de John Carpenter se realizó a principios de la década de 1980, en un momento en que las calles de Nueva York eran francamente inseguras. Incapaces de combatir tal nivel de criminalidad, las autoridades dictaminaron que solo se debía hacer una cosa: aislar la ciudad y sus criminales del mundo exterior.

Finalmente, un sujeto ha ido adquiriendo poco a poco este género durante los últimos 50 años, un entorno con ciudades tan contaminadas que se vuelve insoportable. “Sobre la ciudad y el medio ambiente, una de las películas más impresionantes es Blade Runner: vivimos en una niebla perpetua, la gente se va, se va de la tierra, porque ya no pueden vivir en esta contaminación”, dice Alan Mossett. Firmada en 1982 por Ridley Scott, la película describe Los Ángeles que se supone será en 2019. Sigue siendo una de las ciudades más emblemáticas de la ciencia ficción, que combina contaminación, crimen y calles concurridas bajo las luces de neón.

Pero allí, de nuevo, para crear una ciudad ficticia, el cineasta, inspirándose en la estética de Hong Kong, tiene sus raíces en una realidad muy tangible. El crítico Paul Samon, en su libro Future Noir, describe el trabajo de referencia de la película que la decoración “incluso olía a una ciudad sucia”. “(Fue) dominado por el olor a café quemado, arena húmeda y pasta cocida”.

Con Agence France-Presse

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *