Phoenix desde la izquierda en América Latina, entre mitos y realidades

América Latina, impulsada por una movilización social masiva, se encuentra en una encrucijada. Los nuevos movimientos de protesta parecen encarnar la esperanza de cambio. La izquierda en América Latina, pronto enterrada por sus enemigos, ¿renace como un fénix de sus cenizas?

Un oasis de estabilidad en la convulsa América Latina. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, utiliza esta metáfora para ilustrar la calma en su país. El tiene razón. Cerca de allí, muchos de sus vecinos latinoamericanos se enfrentan a protestas sociales masivas. Solo Chile parece estar excluido. Pero el oasis es, no obstante, un ecosistema y su equilibrio es frágil.

El 18 de octubre de 2019, luego de este anuncio, los chilenos salieron a las calles en masa. Su presidente conservador está atrayendo la ira de los jóvenes manifestantes. Nada prende fuego a los polvos. La subida del precio del billete de metro es la chispa que enciende el fuego de la revolución popular. El fuego se incendió en Chile.

La corriente de rápido viaje en América Latina es especialmente conductora y el 21 de noviembre también se incendia Colombia. Aquí no se trata de un aumento del precio de transferencia. Es la reducción del presupuesto de educación y educación superior lo que está provocando la ira del público.

Uvas de la ira

Las manifestaciones chilenas y colombianas, que se sumaron a movimientos populares anteriores en Ecuador y Bolivia, sorprendieron a más de uno. Históricamente, Chile y Colombia nunca han sido defensores de la integración regional. Por el contrario, los estados estratégicos de Estados Unidos surgieron adoptando la línea neoliberal dictada por Washington. Lejos de las figuras destacadas de la izquierda electoral de América Latina como Venezuela de Chávez o Ecuador de Correa que lograron hacerlo.

Colaborador en Mundo diplomático, Frank Goodeshud está de vuelta abrila Sobre la situación en Chile. El profesor de Historia y Estudios Latinoamericanos de la Universidad Jean Jaures de Toulouse explica los peligros de este desafío.

« Es la revolución más grande desde el fin de la dictadura, darse cuenta. Hubo varios millones de personas en las calles en varias ocasiones. Las hostilidades, que comenzaron a fines de 2019, están a punto de terminar con la constitución que heredó el dictador Augusto Pinochet. « Es, de hecho, una gran revolución que sacudió a todo el establishment chileno hasta el punto de que se vieron obligados a cambiar su constitución “.

Dada la enormidad del movimiento que puso en tela de juicio el legado autoritario de la dictadura, habrá un ‘antes’ y un ‘después’. »

Frank Goodeshud

Lejos de ser una excepción en Chile, estos nuevos movimientos de protesta, que han surgido desde entonces en Perú, Guatemala o Haití, parecen estar convergiendo. Se encuentran en un estado de rechazo a las políticas neoliberales. Tienen demandas sociales en sectores clave como la salud o la educación. Dejando de lado las características regionales, la gente del continente comparte un fuerte deseo de cambio en una de las regiones más desiguales del mundo.

READ  El 68% de los franceses consideraba que las ambiciones de McCourt eran "poco realistas".

Haciendo eco de este deseo, algunos países latinoamericanos son el escenario para el regreso de los progresistas al poder. Ganaron durante las últimas consultas electorales en México y Argentina, y también ganaron en Bolivia. Este último fue fruto de una fuerte movilización de las masas populares y de la sociedad indígena. Las elecciones presidenciales que siguieron al derrocamiento de Evo Morales vieron un regreso victorioso para su partido al timón. En Bolivia y en otros lugares, surge una pregunta: la sombra del fénix de izquierda en América Latina, que se hizo ‘Década dorada’¿Vuelves a flotar sobre el continente?

Queda con muchos encabezados

La primera década del siglo XXI estuvo marcada por los vientos de cambio que azotaron todo el continente. Impulsada por la llegada de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela en 1999, la izquierda ganó en todas partes en las urnas. «Lola» En Brasil, Evo Morales fue elegido y reelegido en Bolivia, Raphael Correa en Ecuador, Michel Bachelet en Chile y Nestor y Christina Kirchner en Argentina. Todos estos izquierdistas están presionando en la misma dirección. Están librando la misma batalla: la batalla contra la subversión social de la política neoliberal de la última década.

Hay una dinámica común en los últimos veinte años, un momento de izquierda política y un vuelco progresista, con puntos en común: la crítica a Estados Unidos.El imperialismo, el retorno del Estado, la crítica al liberalismo, el deseo de redistribuir la renta. »

Frank Goodeshud

Este comité de líderes exitosos, aunque todos están clasificados a la izquierda, es complejo. Combina una amplia variedad de movimientos muy diferentes. Alexis Sierra, geógrafo y especialista en geopolítica en ciudades latinoamericanas, brinda más detalles. “¿Qué puede definir más fundamentalmente a la izquierda?” Es sin duda la cuestión social, la revolución contra las desigualdades sociales, la opción para reducir estas desigualdades. “. Insiste: Pero tenemos que volver al hecho de que LEFT existe en América Latina. La izquierda de Michelle Bachelet, no la izquierda de Chávez ».

Hugo Chávez frente al cuadro “Del Libertador” © Simon Bolivar Karel Fuentes

Aquí radica la dificultad de reagrupar ” a la izquierda “Bajo un mismo estandarte una variedad de movimientos. Estos se determinan de acuerdo con la región regional única de sus países de acuerdo con el mundo geográfico. “Las personas que se pueden clasificar de izquierda son muy conservadoras en lo social. Este es el caso de Castillo que habla a favor de las poblaciones más pobres y marginadas. Pero en el tema de los derechos de las mujeres y los homosexuales o el aborto, es muy conservador.” ». El maestro de la escuela y exsindicalista Pedro Castillo ganó la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Perú el mes pasado. Es el representante de esta izquierda social a favor de los pobres. Sin embargo, para muchos, todavía está rezagado en algunos problemas sociales.

READ  Una recuperación alentadora de la actividad económica

Crisis y corrupción: los progresistas se están quemando los flancos

A principios de 2010, esta ola “dorado” Hit the Wall: Crisis. La situación económica internacional golpeó a América Latina en 2011. Sacudió la balanza de los progresistas. Sin embargo, es cierto que esta experiencia mejora enormemente la vida diaria de las personas. La fuerte disminución de la tasa de pobreza es solo un ejemplo: del 63,9% al 35,5% entre 2004 y 2017 en Bolivia, del 48,6% al 27,8% en Venezuela entre 2002 y 2011.

Pero la caída de estos progresistas solo puede ser interrumpida por estos factores externos. Se cometieron muchos errores. Evo Morales, no aceptamos un referéndum que él mismo no acepta, porque es una traición a principios básicos y una palabra, también hay fallas que afectaron el hecho de que en algún momento fueron golpeados. “Alexis Sierra dice. ” No debemos olvidar que la izquierda también ha caído en la corrupción y el nepotismo. Lo que costó caro ».

De ahí un cierto rechazo a la izquierda o, Mínimo, De su incapacidad para unirse a su alrededor. Así, el movimiento Rafael Correa se inclinó, por primera vez desde 2006, durante las elecciones presidenciales ecuatorianas de 2021. “Indudablemente representaba estabilidad, programas sociales, educación e investigación, pero tenía dos fallas principales: autoritarismo y estaba lleno de negocios. » Sierra Analytics.

Pero los derechos que dejaron atrás estos derechos pecaminosos no parecen tener la respuesta a la situación económica que está sacudiendo al continente. En los muros de Santiago, Lima o Bogotá, hay una disputa entre gobiernos de derecha. Estamos presenciando “La izquierda está de regreso en América Latina », Long clouds también escribió (Exministro de Relaciones Exteriores de Corea) en columnas Mundo diplomático ? ¿El pájaro renace?

“Retorno del péndulo”

Llegados a este punto, conviene descartar la imagen del fénix, relato simbólico de la izquierda latinoamericana que resurge de sus cenizas. Esto es inexacto según Frank Goodeshud. Elimina la idea de la ola progresiva que una vez más abrumará al continente. La situación en América Latina es mucho más compleja.

Según él, se puede cuestionar el hecho de que haya habido una verdadera fractura de la izquierda en el poder. En Bolivia, el período durante el cual fue Pero Morales (El movimiento por el socialismo) Se encontró sin poder era demasiado bajo. La masiva victoria de su candidato, Louis Ars, en las elecciones presidenciales de octubre de 2020, pone a la cabeza la idea del colapso del impulso progresista en el continente. En 2019, el socialdemócrata Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ganó la presidencia de México. En el mismo año, la izquierda argentina ganó las elecciones legislativas. en Brasil, «Lola» Calificado una vez más parece estar llamando a la puerta, y la gestión de la pandemia de Bolsonaro lo ha dejado con un don.

READ  [Tribune] Tierra de inmigración, la Guayana Francesa tiene aproximadamente 300.000 habitantes

“De lo contrario, sería una ilusión » Frank Goodchod insiste, “Creo que volveremos a esta ola progresiva en la primera década del siglo XXI, eso es todo ». “Ya no existe un clima económico global para hacer eso ». América Latina, profundamente marcada por la epidemia y las consecuencias económicas que la acompañan, se encuentra en una gran crisis.. Los gobiernos en el poder no parecen poder dar una respuesta en este momento. “Hay anarquía, un momento de agitación con explosiones sociales, ya sea en países gobernados por la derecha o por la izquierda. » Él añade.

Los dos investigadores llegaron a la misma conclusión: la izquierda latina debe poder redescubrirse a sí misma si quiere tener éxito, y debe resolver sus divisiones para reconectarse con la población y los movimientos de protesta. “Hay muchos movimientos que aparecen de una u otra forma organizados: sindicalismo, sindicalismo … Toda la juventud está muy politizada aunque no haya una implementación en cuanto al partido político, y este suele ser el caso en Perú”. Alexis Sierra agrega.

Hay un retorno al péndulo que puede que no se aplique a Ecuador, pero lo encontramos en general. ¿Todavía es necesario que la izquierda aprenda de su paso en el gobierno para que haya una salida social para estas demandas que están en un segundo plano? ? »

Alexis Sierra

De lo contrario, los derechos electorales en América Latina corren el riesgo de que sus archienemigos obstaculicen sus sueños. El reciente fracaso en Ecuador, donde la derecha se impuso a expensas de la izquierda coreana, es la primera advertencia. Tendrán que recordar el estado Sin ella nada Para tener éxito, lo canta una y otra vez por fanáticos ansiosos por el cambio: “¡El pueblo unido nunca será derrotado! » (¡El pueblo unido nunca será derrotado!)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *