Perú declara «emergencia ambiental» tras derrame de petróleo en sus costas

El sábado, el gobierno peruano declaró una «emergencia ambiental» de 90 días para la región costera afectada por el derrame de 6.000 barriles de crudo hace una semana.

• Lea también: ¡La explosión provocó una mancha de petróleo a 10 mil kilómetros de distancia!

• Lea también: Fotos | Las islas Tonga quedaron destruidas tras la erupción volcánica y el tsunami

Agencia de prensa de Francia

Gracias a esta medida, las autoridades esperan una «gestión sostenible de las zonas afectadas», con «obras de recuperación y saneamiento» para paliar las consecuencias de este desastre.

La costa peruana al norte de Lima quedó manchada de petróleo que se derramó al mar cuando se descargó crudo de un buque tanque en la refinería La Pampilla, propiedad de la española Repsol, en la Región Lima.

Según la refinería, el incidente del 15 de enero fue causado por una ola violenta que siguió a la erupción volcánica en Tonga. El petrolero de bandera italiana «Marie Doricum» estaba cargado con 965.000 barriles de crudo.

Para el Ministerio del Medio Ambiente peruano, la declaratoria de estado de emergencia se justifica porque el derrame de petróleo “constituye un evento repentino con un impacto significativo en el ecosistema marino costero de importante biodiversidad” y representa un “riesgo significativo para la salud pública” .

Esta declaración indica que Repsol es responsable de implementar el Plan de Acción Inmediato y a Corto Plazo.

Agencia de prensa de Francia

Por su parte, «Repsol» cree que no debe ser responsable de este desastre, al señalar que las autoridades marítimas de Perú no emitieron una alerta sobre las posibles consecuencias de la erupción del volcán en Tonga.

READ  Entrega de vacunas | Espere un millón de dosis de Pfizer, Moderna se pone al día

Sin embargo, la empresa ha desplegado equipos y equipos especializados para combatir la contaminación en el mar y en tierra.

Según las autoridades peruanas, el derrame de petróleo se desplaza con la corriente marina en dirección norte, poniendo en peligro la flora y fauna de dos áreas naturales protegidas, a saber, la Reserva Nacional del Sistema de Islas e Islas Pequeñas “en una superficie de aproximadamente 512 hectáreas” y la reserva de Ancón “sobre un área de 1758 hectáreas”.

Ya ha contaminado 21 playas y causado la muerte de especies marinas, mientras que sus posibles impactos económicos son preocupantes, en particular privando a los pescadores de sus medios de vida y provocando el abandono de los turistas.

Perú reclamó daños y perjuicios a Repsol el miércoles. Déle 10 días para cumplir con todos los procedimientos de limpieza y descontaminación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.