Países G20 Pro y Anti-crypto

La primera mitad de 2021 vio una explosión en la valoración de las criptomonedas, polarizando a los países sobre su legislación.

Brillante, inmaduro o marginal, el criptomonas Han sido países justos durante mucho tiempo. Pero la creencia ha cambiado. El auge de bitcoin desde 2017 ha comenzado a despertar el interés de los reguladores, al menos en el frente financiero. Este año 2021, bitcoin está alcanzando cifras récord, junto con el mercado emergente de NFT y algunos activos puramente especulativos como dogecoin. Para comprender las regulaciones aplicables a las criptomonedas, JDN ha elaborado un mapa de los países del G20.

A la vanguardia en la lucha por la regulación, China ha mostrado su fuerza todas las semanas desde principios de año al imponer restricciones muy severas a los mineros de criptomonedas, en un intento por sofocar la actividad. Una respuesta que, en última instancia, es demasiado clásica para un estado cuando los actores interfieren con sus funciones soberanas. Para contrarrestar las criptomonedas y reafirmar su capacidad para ganarle al dinero, China confía en su propia moneda virtual: el yuan electrónico. La moneda está respaldada por el yuan, que es emitido por el banco central y permite realizar un seguimiento de las transacciones. En otras palabras, no tiene nada que ver con la filosofía descentralizada de blockchain y muestra claramente la oposición del régimen a esta tecnología.

A diferencia de las naciones criptoescépticas, otras están blandiendo las criptomonedas como armas para desafiar al dólar y su irrelevancia para las realidades de su economía. Este es el caso de El Salvador, que ha utilizado la moneda estadounidense como moneda oficial durante 20 años. El 9 de junio de 2021, su presidente, Neb Böckel, aprobó una ley que otorgaba a bitcoin el estatus de moneda fiduciaria. El beneficio será múltiple cuando entre en vigor en septiembre. A nivel geopolítico, esta decisión permitirá al Estado liberarse del dólar ofreciendo una alternativa a la población. Los países de “dolarización” no tienen realmente control sobre su política monetaria y dependen de decisiones Reserva Federal Americano. Bitcoin también se ve como una forma de responder al bajo nivel de banca desde casa en El Salvador, prometiendo mejorar la inclusión financiera.

READ  Se identificaron tres casos, "No estamos en un estado de clúster"

El camino abierto por este pequeño país de 6,5 millones de habitantes comienza a reflejarse en algunos países del G-20, particularmente en América Central y América Latina. México, Argentina o Venezuela ven a Bitcoin como una forma de eludir las sanciones diplomáticas o depender del dólar estadounidense. Para la población, la criptomoneda es sobre todo una bendición para frustrar la hiperinflación, especialmente en Venezuela y Argentina. Intereses que a menudo no coinciden entre Bancos Los centros y aspiraciones de la población, primero que desean evitar la fuga de las monedas locales en medio de un período de crisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *