Opinión: Necesitamos un acuerdo en Argentina

Parece que estamos viviendo en una eterna campaña electoral donde el número de votos es único y no resuelve los grandes problemas del país. Volvemos a caer y volvemos a la tentación de acortar. BUENOS AIRES – Solo mira las noticias para comprobar: La campaña ya comenzó en Argentina. Diga adiós a la escala y la armonía que caracterizaron a los políticos de todos los bandos en los primeros meses de la epidemia. Lejos de estos, había fotografías del presidente Alberto Fernández y el primer ministro de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larita, haciendo anuncios de política pública a pesar de sus diferencias políticas. Ahora solo es importante memorizar y capturar sonidos. Las elecciones de medio término -en las que se renovarán casi la mitad de la Cámara Nacional de Representantes y casi un tercio del Senado- están previstas hasta el 24 de octubre, pero por ahora ya están en marcha y nos recuerdan una incómoda pero dolorosamente repetida situación. Nunca dejamos el campo. Esta es una de las razones por las que Argentina no puede superar sus problemas crónicos: una crisis económica cíclica, polarización (la llamamos “la grieta”) y lagunas en la planificación de los sistemas de salud, la educación y la justicia. La clase política solía poner “parches” en estos problemas para obtener votos, asegurando sus privilegios, como distribuir vacunas entre los funcionarios y sus familiares y amigos, y la “vacunación VIP” ha vuelto a mostrarse. . Hay vacunas para ellos mientras que otros tienen que esperar. A pesar del egoísmo frecuente y miope de nuestros políticos, los argentinos siguen cayendo en una tentación efímera que podría servir para ganar unas elecciones pero, como hemos visto a lo largo de nuestra historia reciente, es horrible. Por nuestra economía y nuestra democracia. Durante décadas hemos hablado de la necesidad de las Cartas Criollas de la Moncloa, una enmienda argentina de los convenios en España para modernizar el país y que allanó el camino para uno de los períodos más largos de prosperidad ibérica. Este año, cuando las condiciones son más peligrosas que en el pasado para Argentina, es hora de hacerlo en lugar de hacer promesas electorales a corto plazo. Nos enfrentamos a un escenario terrible: alta inflación, aumento del desempleo, pobreza desenfrenada, un déficit educativo, inversiones récord, déficit presupuestario y comercial, exceso de deuda, corrupción arraigada, instituciones en crecimiento y ofertas de preguerra. Incluso en ese contexto, tanto el gobierno como la oposición redoblaron sus malos hábitos de proponer soluciones rápidas. En un país con altas tasas de desempleo, pobreza y desigualdad, y luego de un año epidémico en el que miles y miles de estudiantes fueron excluidos del sistema educativo, algunas de las propuestas del gobierno y la oposición se contradicen (hemos mantenido cerradas las escuelas , pero estamos reabriendo casinos y salas de bingo). A raíz del fallo irreversible de la actual coyuntura electoral, el gobierno de Alberto Fernández ya adoptó varias medidas que parecen ser efectivas en el corto plazo pero que supondrán un dolor de cabeza para el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien busca emitir órdenes de cuentas públicas. y sellar un trato con el FMI. Apenas unas horas después de que lo anunciaran, Casa Rosada canceló un aumento en los pagos médicos por adelantado. También congeló los precios de los servicios públicos durante meses y luego los mantuvo bajo control. Su objetivo es reducir el número de contribuyentes de clase media que pagan impuestos sobre la renta, al tiempo que busca vincular los aumentos en los salarios y las pensiones a la inflación para que estos ingresos sean al menos iguales al aumento de los precios. Desde el lado de la oposición, también se están volviendo al corto plazo. Están sembrando dudas sobre las vacunas COVID-19, criticando las diversas medidas que defenderán para llegar al poder y maximizando todas las oportunidades que les brinda este gobierno para agotar al presidente, y más que eso, afirmando que es su diputado quien lidera en las sombras. . El problema es que estas medidas a corto plazo no resuelven nuestros problemas subyacentes y solo brindan un alivio temporal. Congelar el exceso de combustible o el seguro médico durante unos meses no resolverá los problemas económicos ni el sistema de salud. Lo mismo ocurre con el cambio de la tasa del impuesto sobre la renta cuando se estima que la inflación es de alrededor del 50% anual. Y cuando las vacunas salvan vidas, es irresponsable fomentar la preocupación por las vacunas. Si algo revelan los anuncios de Casa Rosada y la oposición de Chikana es la ausencia real de propuestas objetivas, planificadas y alcanzables para los problemas que históricamente nos acechan. Argentina debe reactivar seriamente la economía, atraer inversiones suficientes para crear millones de empleos y sacar a millones de la pobreza. Especialmente cuando las dosis de vacuna prometidas por el gobierno para enero y febrero no llegan a Argentina, y con los días fríos de otoño que se acercan que pueden propagar aún más la infección. Quizás nuevamente sea necesario, aunque se absorba dolorosamente, tener cuarentena, sea total o sectorial, como se requiere en el hemisferio norte. Entonces la pregunta es si los argentinos responderemos, buscaremos consensos -sin fingir ingenuidad- y los distintos partidos políticos, mirando a la ciudadanía, llegarán a un acuerdo. Las convenciones de la Moncloa en España estaban muy lejos del paseo por el parque. Ha dado lugar a discusiones arduas, a veces duras y a veces vengativas entre sectores con ideas hostiles. Pero en 1977 pudimos acordar un programa político y económico que estabilizó a España, sumida en la pobreza y el posible regreso de la dictadura. Cabe señalar que estos estatutos fueron hijos de la necesidad, no de la conveniencia circunstancial. Lo mismo debería pasar con el acuerdo argentino. Allí se debe acordar un sistema tributario más avanzado y sencillo, reteniendo beneficios y subsidios para sectores como el empresarial, o una moratoria y blanqueo de capitales que premie a los defraudadores a costa de los que cumplen. También debe definir criterios para el fortalecimiento institucional del Poder Judicial y del Consejo de la Judicatura, para que sean verdaderamente independientes del poder político. Deben acordar una educación del siglo XXI que pague de manera equitativa a los maestros y allane el camino para un plan educativo realista y no presencial para futuras emergencias. Y, por supuesto, debe formalizar métodos específicos para evitar que los políticos obtengan beneficios para la salud pública, como las vacunas. Todos tendremos que ceder para seguir adelante. ¿Están los políticos preparados para hacer esto? Es más, ¿continuaremos nosotros, los ciudadanos, votando promesas improvisadas o, en última instancia, exigiremos un acuerdo que nos beneficie como estado? Este artículo apareció originalmente en The New York Times. © 2021 The New York Times Company

READ  [Tribune] Tierra de inmigración, la Guayana Francesa tiene aproximadamente 300.000 habitantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *