Nuevo laboratorio para el estudio de virus infecciosos

Si hay una lección que aprender de la pandemia es que no debemos dejar de financiar la investigación cuando las cosas mejoren, como insiste el Instituto Nacional de Investigaciones Científicas, que abrió este miércoles un nuevo laboratorio que permite estudiar el virus COVID-19.

“No es la última epidemia que nos atacará”, dijo Luke Alain Giraldo, director general del instituto, luego de abrir el laboratorio en el corazón del Centro de Biotecnología Sanitaria Armand-Frappier, en Laval.

La peculiaridad del nuevo laboratorio es que permitirá estudiar ciertos patógenos – los agentes infecciosos que causan enfermedades – en condiciones seguras gracias al sello “Contención Nivel 3”, que no permite que las partículas voladoras se escapen de ellos.

En la habitación, la presión del aire será negativa y solo se podrá acceder a ella a través de la esclusa de aire, que es una habitación estanca de dos puertas para entrar y salir. Todos los residuos serán desinfectados y los investigadores colocarán todas las herramientas para protegerse.

Mira más de cerca

En otras palabras, podrán estudiar el virus COVID-19 sin correr el riesgo de contaminar el exterior. El mismo principio se aplica a otras enfermedades, como la tuberculosis o el virus del Nilo.

Por lo tanto, la investigación permitirá la posibilidad de estudiar estos virus más de cerca, encontrar otros tratamientos más efectivos o prepararse para una próxima epidemia.

En Quebec, el coeficiente del Nivel 3 se puede calcular con los dedos de una mano, y en Canadá, no es más de 30.

Sin embargo, durante la epidemia de SARS en 2002, Quebec tenía varios laboratorios de este tipo, dice el director.

En unos cuantos meses

“Es caro de mantener. La más mínima grieta transpirable, pierde la certificación. Es muy caro. Con todos los recortes presupuestarios, la investigación se ve afectada, dice.

“Es importante tener dicha infraestructura en previsión de una pandemia. Allí, nos damos cuenta de que nuestras vidas pueden cambiar en unos pocos meses”, agrega Laurent Chatel-Chaix, profesor de INRS.

Sin un laboratorio de Nivel 3, los investigadores solo pueden trabajar con virus similares, menos peligrosos, que podrían alterar los resultados.

“Cuanto más agregamos, más [labos]Cuantos más investigadores puedan trabajar en el monstruo peligroso. Es un beneficio directo [pour le développement d’un vaccin local]Continúa el señor Geraldo. Si tuviéramos producción aquí, no estaríamos a merced de otras naciones. “

Y si en el mundo pudimos desarrollar una vacuna contra COVID-19 con tanta rapidez, es gracias a la investigación que se ha realizado antes de las cepas parentales del virus, como identifica el Sr. Chatel Chaix.

« [Les études] Podría poner a Quebec a la vanguardia de la escena de la investigación internacional “, piensa.

Cada año, hay casi 17 millones de muertes por enfermedades infecciosas, según la Organización Mundial de la Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *