Mujeres Uber en Argentina enfrentan desigualdades de género

<span class="legendă">Vista aérea del Obelisco de Buenos Aires, monumento histórico ubicado en la Plaza de la República, en la esquina de Boulevard Corrientes y 9 de Julio.  </span> <span class="atribuire"><span class="sursă">Mariana Yanovska / Shutterstock</span></span>«src =» https://s.yimg.com/ny/api/res/1.2/Ww_UPVBS1ZwvH_KFPq0ogA–/YXBwaWQ9aGlnaGxhbmRlcjt3PTk2MDtoPTYzNg–/https://s.yimg.com/uu/api/api/api – ~ B / aD0yNTAwO3c9Mzc3NTthcHBpZD15dGFjaHlvbg – / https: //media.zenfs.com/fr/the_conversation_fr_articles_180/98da53767f7894c1de9f4db2b8ae995b «data-sr_w / ht_w / ht.com /YXBwaWQ9aGlnaGxhbmRlcjt3PTk2MDtoPTYzNg–/https://s.yimg.com/uu/api/res/ 1.2/86Dr84qO_D2tZRCspsZMeA–~B/aD0yNTAwO3c9Mzc3NTthcHBpZD15dGFjaHlvbg–/https://media.zenfs.com/fr/the_conversation_fr_articles_180/98da53767f7894c1de9f4db2b8ae995b»/ ></div>
</div>
</div>
<p><figcaption class=Vista aérea del Obelisco de Buenos Aires, monumento histórico ubicado en la Plaza de la República, en la esquina de Boulevard Corrientes y 9 de Julio. Mariana Yanovska / Shutterstock

En el estudio reciente realizado entre 2020 y 2021, analizamosla integración profesional de las mujeres que ofrecen sus servicios como conductora-conductora de transporte (VTC) a través de la plataforma Uber en el área metropolitana de Buenos Aires.

Buscamos comprender la experiencia de estos conductores para analizar las barreras materiales y simbólicas que enfrentan en su trabajo diario.

Para lograr esto, realizamos numerosas entrevistas y nos interesamos especialmente en las carreras de un grupo de 14 conductores de entre 29 y 60 años.

VTC y la división sexual del trabajo

Históricamente, las sociedades han asignado roles específicos a hombres y mujeres y han facilitado la construcción de habilidades diferenciadas. Estas diferencias dan como resultado un proceso que llamamos división del trabajo por género y que tiene efectos muy profundos en el mercado laboral.

La división sexual del trabajo explica en gran medida desigualdades que experimentan hombres y mujeres en términos de acceso y permanencia en el trabajo remunerado, así como en términos de recaudación de ingresos. Afecta también a su autonomía personal y económica y por tanto a la construcción de su identidad.

En el corazón de la actividad VTC está la capacidad de viajar en público, la relación con el automóvil y el conocimiento técnico de los vehículos, habilidades a menudo asociadas con el sexo masculino.

Como es el caso otros países, como FranciaLas mujeres en Argentina tienen menos acceso a una licencia de conducir que los hombres: solo 3 de cada 10 registrados son mujeres. Como resultado, las mujeres tienen menos acceso a la movilidad en público. Esto también implica una baja integración de las mujeres en el sector VTC.

¿Por qué hay tantas mujeres conductoras de Uber?

Durante nuestra investigación, el mercado laboral en Argentina se caracterizaba por una alta tasa de desempleo y subempleo, ya través de un gran número de actividades precarias. Esta situación se vio agravada por la recesión económica que comenzó en 2018 y se agravó durante la pandemia.

READ  ¿Gonzalo Quesada en Argentina? el aclara las cosas

La llegada de Uber en 2016 fomentó el desarrollo del mercado de VTC. Aunque las mujeres siguen siendo una minoría, fueron 11% de los trabajadores en el primer semestre de 2018. Se estima que para el año 2019habría unos 55.000 conductores activos en el área metropolitana de Buenos Aires y en La participación de mujeres conductoras en junio de 2019 aumentó un 110% en un año.

Como esta profesión a menudo se considera masculina, este desarrollo podría ser un cuestionario de ideas recibidas sobre profesiones que serían de género. Sin embargo, nuestro análisis de las trayectorias profesionales también muestra que la mayoría de estas mujeres conductoras ya habían adquirido las habilidades necesarias para este trabajo ejerciendo trabajos masculinizados o relacionados con la conducción. Por ejemplo, muchos de ellos trabajaban como taxistas o como visitantes médicos utilizando sus propios automóviles.

Además, me encontré con ejemplos aún más elocuentes de inserción en el ámbito profesional masculino, como en el caso de Alejandra. Alejandra aprendió a conducir un camión y solicitó un trabajo como repartidora de pan. Anteriormente había trabajado en el departamento de entrega previa de una agencia de automóviles, incluida la limpieza de automóviles y el control de líquidos.

“Abro y cierro la app cuando quiero”: los límites del autoempleo

Uber no posee estacionamiento propio y no ofrece trabajos tradicionales y asalariados. Sin embargo, la plataforma utiliza algoritmos para asignar los viajes de los conductores y establece las tarifas según la hora del día y la disponibilidad entre la oferta y la demanda. Además, la empresa permite a los usuarios evaluar el servicio prestado por los conductores. La puntuación obtenida genera sanciones o premios de forma que inciden en el trabajo de los conductores.

Sin embargo, Uber contrata a personas para prestar el servicio de acuerdo con estado de «conductor asociado». fomentando al mismo tiempo el carácter independiente de la actividad. A pesar de que esta independencia tiene limitesComo se sugirió anteriormente, los conductores tienden a adoptar la idea de la autodeterminación en el lugar de trabajo. Una expresión común utilizada por los conductores para ilustrar esta idea es: «Arranco y detengo la aplicación cuando quiero», lo que significa que hay mucha libertad para organizar su horario de trabajo.

READ  Estados Unidos derrota a México, Argentina gana en Uruguay

Pregunté a mujeres y hombres sobre el significado de esta idea de independencia que promueve la plataforma.

Los conductores masculinos evocan principalmente las nociones de emprendimiento y la posibilidad de «convertirse en su propio jefe». Según Fabián, de 23 años:

“La verdad es que me quedo en Uber por comodidad, eres tu propio jefe, nadie te molesta, no le das explicaciones a nadie, no tienes que seguir el horario de nadie. otro. »

Para las mujeres conductoras, la independencia se traduce en un ideal de conciliación del trabajo remunerado y cuidado – cuidar de los demás y en especial de su familia – lo que se traduce en expresiones espontáneas como «Uber es una oportunidad perfecta para una madre» o «puedo estar con mis hijos al instante en caso de problemas».

El hecho de que estas expresiones sean compartidas tanto por mujeres con hijos a cargo como por mujeres sin hijos demuestra que las conductoras creen que su actividad profesional les permite cumplir con los roles femeninos esperados.

La influencia del género en el tiempo de trabajo

Las noches, los fines de semana y las horas de manejo en la escuela o en la oficina están asociadas con una alta demanda y, por lo tanto, tarifas más altas para solicitar un conductor de Uber.

Sin embargo, las oportunidades laborales durante estos períodos son desiguales entre hombres y mujeres, y los conductores tienen más dificultades para acceder a estas franjas horarias. Así, las mujeres se sienten más expuestas que los hombres cuando conducen de noche por la inseguridad y el acoso en la calle. Las personas con responsabilidades familiares no pueden proporcionar trabajo nocturno, ni periodos de entrada y salida de la escuela, porque tienen que acompañar a sus propios hijos. La misma dificultad se aplica los fines de semana, cuando las escuelas están cerradas y los conductores no tienen ayuda con el cuidado de los niños. Todos estos obstáculos implican una gran diferencia de género en horas trabajadas e ingresos.

READ  Se acabó el suspenso, ¿el argentino a un 7mo Globo de Oro?

Alejandra, una conductora de 43 años, explica cómo percibe la situación:

“Aquí lo que determina cuánto ganas es la cantidad de viajes que haces. Entonces, si haces 12 horas consecutivas, ganas como cualquier hombre que hace 12 horas consecutivas. Ahí no hay desigualdad. Pero es muy difícil para una mujer hacer 12 horas seguidas. »

En la misma línea, María del Carmen, conductora de 39 años, denuncia con sus propias palabras las desigualdades que viven los conductores:

“Sé que vivimos mucho mejor de noche, hacemos los viajes chulos, el pasaje es más caro. Y lo mismo sucede temprano en la mañana. Pero tengo este obstáculo, bueno, yo no lo llamaría obstáculo, pero es cierto que tengo un niño pequeño, entonces tengo que adaptarme a su horario, tengo que trabajar cuando lo cuidan. »

El último testimonio es de Melisa, una conductora de 29 años que no le teme a los peligros de la oscuridad y abre la aplicación de madrugada:

«Mi hijo está durmiendo con su abuela. Entonces trabajo de madrugada, luego llego a las 8, lo llevo, lo llevo a la guardería, lo dejo ahí y trabajo hasta las 4, 5 que él se va. »

Reequilibrar las tareas domésticas entre hombres y mujeres

Aumentar la proporción de mujeres que conducen para Uber permite desafiar las ideas recibidas sobre el género de las profesiones. Sin embargo, estas mujeres todavía enfrentan muchos obstáculos para trabajar por cuenta propia con éxito. La distribución desigual de las tareas familiares es sin duda la más importante, ya que influye en el tiempo de trabajo y, en consecuencia, en los ingresos generados. Por lo tanto, es urgente que las políticas públicas sobre cuidado contribuir a esta lenta conquistaintensificando los esfuerzos para lograr una distribución más equitativa del trabajo no remunerado en el hogar.

La versión original de este artículo fue publicada el Conversaciónun sitio de noticias sin fines de lucro dedicado al intercambio de ideas entre expertos académicos y el público en general.

Lee mas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.