Manejo de la obesidad en la cúspide del desarrollo en fenua

Kristof, MD, Coordinador de Educación Terapéutica del Paciente (ETP) en el Hospital de Día de Ora Ora. © MB / Radio1

La cirugía bariátrica, que forma parte del tratamiento de la obesidad, se autorizará en Polinesia, anunció el Gabinete el 24 de agosto, para garantizar que » condiciones óptimas de seguridad, después de las muertes. Aunque aún no se han determinado los criterios para esta licencia, parte de este nuevo tratamiento radica en el desarrollo de la actividad del Centro Ora Ora, que se inaugurará en 2020, que recibirá a 10 pacientes más, especialmente los que padecen obesidad mórbida. (un IMC mayor de 40). En el marco de la “Educación Terapéutica del Paciente”, las enfermeras de Hulk insisten en la importancia del seguimiento intraoperatorio individual de esta enfermedad.

La obesidad es una enfermedad cuyo tratamiento es complejo y muchas veces tedioso, coinciden especialistas y pacientes, y en 2010 afectó al 40% de la población polinesia, de los cuales el 70% ya tiene sobrepeso. Los números han aumentado en los doce años transcurridos desde entonces, cuya gravedad ha sido destacada por la pandemia de Covid-19. Para abordar esto, la cirugía bariátrica, que modifica el sistema digestivo, es una solución muy popular. Según cifras de CPS, su número en Polinesia es de 350 en 2019; 250 en 2020 y más de 200 en 2021.

Sin embargo, él es «intervenciones fuertes» Requiere un marco específico que el Estado pretende endurecer. El 24 de agosto, el Gabinete anunció que las cirugías de «bypass» y «manga» y la instalación de bandas gástricas estarían sujetas a la autorización del Comité de Organización de Salud de la Polinesia Francesa para que fueran “Se realiza en condiciones óptimas de seguridad y la cirugía queda reservada para los pacientes que la necesitan”. La decisión, que se produjo después de graves consecuencias por esta falta de regulación, provocó muertes, según el departamento de salud.

READ  Cinco razones para vacunarse contra la gripe durante la pandemia de COVID-19

Gabinete declaró: Las consecuencias de la cirugía pueden ser graves: fístulas, hemorragias, psicógenas (descompensadas), gastrointestinales (obstrucción, úlceras, hernia hiatal) y deficitarias (falta de hierro, calcio, vitamina D, desnutrición, mala realización del conjunto quirúrgico). Seguimiento médico de los pacientes es necesaria después de la operación, la cual es organizada por el médico tratante en coordinación con el equipo médico-quirúrgico para evitar secuelas postoperatorias. Se extiende de por vida e incluye consultas con el equipo médico y quirúrgico (cirujano y endocrinólogo) y consultas periódicas con el asistente médico. »

Quedan por aclarar los criterios para este mandato, pero ya sabemos que se desarrollarán soportes más completos para ser incorporados al marco que prepara este mandato.

No existe una varita mágica, ni un «último recurso»

Inútil e imposible de cuantificar las causas y factores generales de la enfermedad, para los profesionales del Hospital de Día en Atención y Rehabilitación de Polinesia (SSRP) AURA AURA que abrió sus puertas en 2020. Entre los cuatro cuidados garantizados -obesidad, respiratorio, ortopedia, neurociencia- Hay que desarrollar pronto la obesidad mórbida. La Fundación ha obtenido el permiso para abrir 10 plazas adicionales para personas con un IMC superior a 40 para ofrecerles un curso de formación personalizado de hasta tres años. Durante unos días al año -18 días el primer año, 12 días el segundo y 6 al día- se organizan sesiones a libre disposición del paciente, según disponibilidad. El médico general, el psicólogo, el trabajador social y los coordinadores de enfermería desarrollan una ruta de atención que se adapta a cada paciente.

Los hábitos alimentarios están en efecto en el centro de la patología, pero están vinculados a factores psicológicos y sociales que difieren de una persona a otra. El trauma relacionado con la violencia, el ritmo y el estilo de vida poco saludables y los ingresos limitados son todas causas posibles. Una vez que una persona tiene sobrepeso, su metabolismo se modifica. “La obesidad es una enfermedad del tejido graso, y llega un momento en el que ya no somos capaces de adelgazar”, Fleur Dechuge explica. En resumen, las células grasas «Autosuficiencia» Perder peso requiere mucho más esfuerzo que ganarlo. en este momento» El mejor tratamiento recomendado es la cirugía, no necesariamente como último recurso”. Señala a la enfermera. “No se debe esperar a que la enfermedad esté muy avanzada, realmente hay una ventana para señalar, además la intervención es muy peligrosa para el paciente”.

READ  ¿Podría una lata de refresco contener realmente todas las partículas de virus que circulan por el mundo?

Ayudar a los pacientes a recuperarse, no solo a perder peso

Los primeros resultados del seguimiento de 32 pacientes que llegaron al final del primer año son alentadores. El IMC medio al inicio del tratamiento es de 49,65. Luego, en abril de 2022, fue 47,7 o 3,9 puntos más bajo en el curso quirúrgico. Incluso si la pérdida de peso adicional se evalúa inicialmente, para Kristof, coordinador de enfermería de Ora, se trata simplemente de ayudar a los pacientes a «estar saludables». A veces tienen dolor de rodilla o de espalda, apnea del sueño y dificultad para respirar. «Como parte de la Educación Terapéutica del Paciente (TPE), trabajamos el comportamiento y la aceptación de la enfermedad» Porque la opinión y el juicio de los demás no ayuda a los pacientes a hacerse cargo de sí mismos. Nuevamente la pregunta es «¿Cómo una persona así podrá hacer cambios y no ser como un vecino?»

Las enfermeras dicen que otra dificultad en el tratamiento de la obesidad es mantenerla en el tiempo. Los ambiciosos objetivos de los pacientes se decepcionan porque saben muy poco sobre la enfermedad. Los profesionales insisten en que estabilizar el peso es una victoria alentadora. Un paciente que pierde un 5% de su peso reduce en un 50% el riesgo de desarrollar hipertensión arterial y diabetes. Algunos acaban prescindiendo de la cirugía, viendo riesgos y consecuencias a lo largo de la vida del paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.