lucha contra el terrorismo | Un detective canadiense ayudó a contrabandear a adolescentes a Siria

(Ottawa) Un agente doble que supuestamente proporcionaba inteligencia a la CIA ayudó a tres niñas británicas a cruzar a Siria para unirse a los combatientes de ISIS (Estado Islámico) allí.

Publicado a las 13:11.
Actualizado a las 4:02 p. m.

melanie marquez

melanie marquez
Periodismo

El papel que jugó el informante, Muhammed Al-Rasheed, se detalla en un libro titulado La historia secreta de los cinco ojosdel periodista especializado en seguridad internacional Richard Kerbage, extractos de la misma fueron publicados este jueves en varios medios británicos.

El hombre estaba vestido con la ropa de un soldado armado de ISIS, facilitando el paso de personas al campo de batalla en Siria, pero al mismo tiempo era un espía del Servicio de Inteligencia de Seguridad de Canadá (CSIS).

El agente doble estaba ayudando significativamente a tres adolescentes de Gran Bretaña a ir a Siria desde Turquía. Estos hallazgos dan esperanza a la abogada de uno de ellos, Shamima Begum, quien tenía 15 años al momento de los hechos, en 2015.

La joven de 23 años, atrapada en un campo de refugiados en el norte de Siria, ha sido despojada de su ciudadanía británica. Sus abogados, que impugnan la decisión argumentando que su cliente fue víctima de trata de personas, se encuentran con nuevas municiones, escribe el diario. Sereno.

Medios británicos también informaron que Ottawa no denunció a Londres el uso de este hombre que facilitaba el cruce de adolescentes desde la estación de autobuses de Estambul, mientras la policía metropolitana intentaba encontrar su rastro. Tan pronto como se transmitió la información, las jóvenes ya estaban en Siria.

READ  Kovacs | Joe Biden anuncia la distribución de 80 millones de dosis de vacuna

“Los canadienses han mantenido este problema en secreto durante siete años. […] Creo que este encubrimiento es peor que malo en muchos sentidos”, denunció Richard Kerbage en una entrevista con Sereno. Como parte de la escritura de su libro, entrevistó a fuentes de la comunidad de inteligencia de Canadá.

El autor y director de cine precisó en el mismo artículo que las autoridades del gobierno británico tampoco fueron particularmente transparentes.

Justin Trudeau tiene cuidado

Cuando se le pidió al primer ministro Justin Trudeau que comentara sobre esta historia, se mostró evasivo.

Sin embargo, no ofreció ninguna negación.

Sabemos que vivimos en un mundo muy peligroso. Hablando en una conferencia de prensa en Rideau Hall, al margen de una ligera reorganización del gabinete, dijo que la lucha contra el terrorismo requiere que nuestros servicios de inteligencia continúen siendo flexibles y creativos en su enfoque.

Justin Trudeau agregó que, no obstante, las agencias de seguridad deben respetar las «reglas estrictas», los «principios y valores queridos por los canadienses, incluida la Carta Canadiense de Derechos y Libertades».

Sé que hay preguntas sobre ciertos incidentes o ciertas operaciones que sucedieron en el pasado […] Nos aseguraremos de que el seguimiento adecuado [des activités de sécurité nationale et de renseignement] dijo el primer ministro.

La tarea de examinar estos temas delicados recae en el Comité de Parlamentarios sobre Seguridad Nacional e Inteligencia. El comité está compuesto por representantes y senadores con autorizaciones de seguridad de alto secreto, todos obligados por el secreto a perpetuidad.

El CSIS no se ha pronunciado sobre el tema al momento de la publicación de estas líneas, a primera hora de la tarde del miércoles.

READ  Víctor Urban y Donald Trump en Texas

¿Cuál es la responsabilidad de Canadá?

En general, hay dos elementos en la historia que sorprenden a France-Isabelle Langlois, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Canadá Francófona: la trata de personas, así como «la inacción de los gobiernos occidentales hacia estas mujeres jóvenes y sus hijos que son recibidos en los campamentos en Siria.»

Ella cree que el gobierno canadiense debería hacerse preguntas sobre la ética de cooperar con un individuo asociado con un grupo terrorista para obtener información “sabiendo que él o ella está involucrado en la trata de personas. […] De niños, menores y mujeres además.”

Quizás deberíamos seguir hablando de este tema de forma condicional, dada la ambigüedad habitual de los servicios de inteligencia, señala M.yo Langlois, que no puede continuar con la responsabilidad potencial de Canadá.

«Hay muchas cosas que deben aclararse, pero creo que podría ser parte de las perspectivas de tener alguna responsabilidad. Puede ser difícil de probar, pero al menos desafía las formas de trabajar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.