Las inquietantes confesiones de Bolton

John Bolton juega un papel central en los círculos de política exterior que se especializa enEstablecimiento conservador estadounidense.

A lo largo de los años, ocupó varios cargos gubernamentales. Fue embajador ante las Naciones Unidas, bajo George W. Bush, y asesor especial de seguridad nacional bajo Donald Trump. También es un pensador comprometido.

Está asociado con los halcones del Partido Republicano, siempre dispuesto a usar medios militares para asegurar el dominio del imperio estadounidense.

imperio

Hace dos semanas, al comentar las audiencias sobre los hechos del 6 de enero de 2021, hizo una declaración muy especial.

Desde luego, no pasó desapercibido. Pero no le prestamos suficiente atención. John Bolton explicó que estuvo «involucrado en la planificación de los golpes», y agregó que requirió mucho trabajo y que no era algo que se dejara en manos de aficionados.

Dijo que esto entendería que los disturbios del 6 de enero no fueron un intento de golpe de Estado. Pero lo principal está en otra parte.

Así, John Bolton admitió, como sin decirlo, que Estados Unidos, esos grandes maestros morales de todo el mundo, orquestan golpes de Estado según sus intereses.

Por supuesto que lo sabíamos.

Pero esto se expresa libremente, como si fuera una banalidad entre otras cosas, como si los americanos tuvieran derecho a regularlos, sobre todo, era una cosa asombrosa.

Veremos una forma de falta de vergüenza de Bolton, pero también un reconocimiento muy simple: Estados Unidos cree oficialmente que tiene derecho a entrometerse en la vida de otros países, a derrocar a su propio gobierno, o al menos financiar partidos de oposición y movimientos que les convienen.

READ  Tensiones en Ucrania | Washington está listo para discutir misiles y ejercicios militares con Moscú

Se dan el derecho de formular programas para americanizar mentalmente a ciertos segmentos de la población, y llevarlos a confundir los intereses de su país con los de Washington, como vemos en los suburbios franceses.

Y esto no incluye las muchas agencias que trabajan para promover la ideología estadounidense en todo el mundo. Este imperialismo tiene la osadía de presentarse como un proyecto de promoción de la democracia.

aliados?

También sabemos que entre 2012 y 2014, los servicios de inteligencia estadounidenses espiaron a Angela Merkel, quien entonces estaba al mando de Alemania. ¡Qué bueno es ser aliado de América!

Digámoslo de nuevo: los estadounidenses, incluso cuando afirman estar luchando por la democracia, trabajan primero por sus propios intereses; en sus mentes, ambos convergen, incluso se fusionan.

Debido a que se enfrentó a los nazis y luego a los comunistas, Estados Unidos asumió el papel de líder del mundo libre en el siglo XX. Se merecen nuestro reconocimiento por ello. Pero ya no es así hoy en día.

Y nadie debe sentirse obligado a solidarizarse con este imperio decadente, que en su caída derriba a quienes se someten a él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.