La librería de Miguel Ávila es más antigua que… ¡Argentina!

Frente a la iglesia más antigua de Buenos Aires, a tiro de piedra de la Plaza de Mayo, el corazón político del país. Es difícil estar más arraigado en la historia nacional argentina. La situación privilegiada de la que goza Librería Ávila se debe a su inigualable longevidad. Patrimonio Histórico Nacional, fue fundado en 1785, tres décadas antes de la independencia del país.

Pasando la puerta principal, vemos a nuestro esposo detrás de la gran sala en la planta baja. Parece una barricada entre su viejo escritorio de madera y una estantería. Casi en todas partes, los signos que clasifican las referencias están inscritos en las reglas fileteado porteño, la caligrafía emblemática de Buenos Aires, que inspira melodías de milonga incluso a los profanos.

Cuando se trata de libros, el impulso que acumula se limita a la patología y, como buen argentino sacudido por la psicología, es esta ventana de reflexión la que decide abrir Miguel Ávila, nacido en 1945. «Conocí personas que se dejaban llevar completamente por los libros.proclama este hombre de teatro con grandilocuencia. Algunos lectores se encuentran literalmente poseídos. Por su contenido y también por el objeto, que invade su espacio vital. »

A diferencia del Síndrome de Diógenes, el lector ávido está en constante búsqueda de referencias y ediciones raras. Cuando la batería pasiva acumula todo y todo, el maestro de una hermosa biblioteca opera una materialización geométrica de su conocimiento. Lo que alivia el inconveniente de la acumulación. Glorificar el libro, en todas sus formas, es obra del librero.

Librería Ávila, en los orígenes de la revolución argentina

Creado como La Botica, el negocio originalmente vendía libros de Europa. También proporcionó a los gauchos alcohol, comida y ropa. Unos años más tarde, los instigadores de la revolución de mayo de 1810, que condujo a la independencia de Argentina, formaron su propio pensamiento político en la misma biblioteca leyendo los escritos de Robespierre, Montesquieu y Voltaire, todos recién llegados de Europa. .

READ  VIDEO. El brillante debate del argentino Thomas Gallo que el blues deberá evitar

A partir de 1830 pasó a ser la Librería del Colegio, en alusión al Colegio Nacional de Buenos Aires, este liceo a una cuadra de distancia, donde se formaba la élite del país. De piso a techo, trabajamos hoy antiguo y modernotal y como se anuncia en la fachada de la calle Alsina.

En Buenos Aires, la biblioteca de Miguel Ávila es la más antigua de Argentina - la buena vida

Allí encontrará literatura universal, historia argentina, antropología latinoamericana… Algunas piezas centenarias (siglo XVI), grandes obras que datan de la época colonial y los primeros años de la independencia, ediciones únicas de grandes autores argentinos contemporáneos. : Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Roberto Arlt, Julio Cortázar.

En total, nada menos que 150.000 referencias ocupan el espacio, repartido entre la planta baja y el sótano. La librería más antigua de Argentina, Ávila es considerada por algunos como la más antigua del mundo operando en su lugar de origen. Ausente de la ventana, esta designación está oculta en el trabajo. librocontenido por el gabinete detrás de Miguel.

En esta investigación, el escritor español Jorge Carrión la sitúa frente a Bertrand, la librería más famosa de Lisboa, que se vio obligada a cerrar a causa del terremoto de 1755 y cambió varias veces de ubicación. la Libro Guinness de los Récords Mundiales no es de esta opinión y Miguel prefiere centrarse en los hechos: Básicamente, no me importa. Lo cierto es que es el más antiguo de Argentina. estoy orgulloso de estar allí. »

Miguel Ávila, jefe de la librería más antigua de Argentina.

Miguel Ávila, jefe de la librería más antigua de Argentina. erica canepa

Salvado in extremis

Una satisfacción basada en los últimos caprichos de la Librería del Colegio, antes de la era Ávila, cuando el olor a papel viejo casi se desvanecía del de las hamburguesas. Abandonado en 1989, el edificio estuvo a punto de convertirse en un restaurante McDonald’s. Tomado de un el ataque del patriotismo Miguel decide evitar esto.

Se han iniciado negociaciones con el propietario: la Arquidiócesis de Buenos Aires, entonces encabezada por Mons. Bergoglio… ¡el actual Papa Francisco! Después de dos años de trámites y trabajo, la librería finalmente reabrió sus puertas en 1993. Por cada lector conquistado, Miguel celebra una gran victoria. El mismo considera que LEYENDO [lui] salvó su vida «.

Una pasión que lo embargó durante la preadolescencia, cuando la bella Marcela, su ángel de la guarda, dieciocho años mayor que él, comenzó a leerlos sin descanso. Miserable, de Víctor Hugo. Hasta entonces, la vida del pequeño Miguel, que llegó a los 9 años de su pequeño pueblo de provincias, era parecida a la de los niños de cuatrocientos tiros, de Truffault.

En Buenos Aires, la biblioteca de Miguel Ávila es la más antigua de Argentina - la buena vida

Los libros lo mantuvieron alejado de las peleas callejeras. Las librerías, donde trabajó toda su vida, lo pusieron en contacto con políticos, intelectuales y escritores. Su amistad con Adolfo Bioy Casares (1914-1999) dejó recuerdos imborrables, como el día que le presentó a Jorge Luis Borges. Apenas saludado, vuela el más grande escritor argentino, para perderse en el hormiguero de las calles de Buenos Aires. El encuentro es fugaz, lleno de magia. La apariencia parece irreal, como desprendida de la historia de un librero, este personaje de un mundo paralelo, que lucha por escapar de la realidad.

Biblioteca de Ávila. Adolfo Alsina 500. Tel. +54 11 5357-0909. @libreriadeavila


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.