La épica argentina de Chandon

En cierto modo, la historia de Chandon Garden Spritz, que se presentará en las terrazas este verano, comenzó en el siglo pasado. La epopeya de Chandon en Argentina comenzó en la década de 1950 con el conde Robert-Jean de Vogüé. El presidente Moët & Chandon, también figura de la Segunda Guerra Mundial, muy involucrado en las instituciones interprofesionales de Champagne, está convencido de que el saber hacer de su casa puede servir a otras causas además del champán. Consciente de que no ha sido posible ampliar la zona de denominación cerca de Reims o Épernay, desde 1955 envía a Renaud Perrier, el propietario de su bodega, a buscar viñedos donde producir vino espumoso. En ese momento, la misma idea fue considerada por la mayoría de los champenois como una alta traición. Desde entonces, otros han seguido su ejemplo.

¿Por qué Argentina? A mediados del siglo XX, Estados Unidos apenas había salido de la prohibición. En el hemisferio sur, todavía hay muy pocas cepas en países como Australia o Nueva Zelanda. Y Chile no consume vino. Argentina, con su larga tradición vitivinícola, es una forma de prueba. Robert-Jean de Vogüé se casará con su sobrino, el barón Bertrand de Ladoucette, que vive en América Latina. Invitado a Buenos Aires por este último, advierte que, en los bares populares, los argentinos beben vino blanco al que agregan grandes cubitos de hielo y un poco de agua con gas … Una especie de espumante adelantado a su tiempo. Qué convencerlo para bien. Fue allí, con los 2 CV equipados con tracción total para la exploración todoterreno. Las primeras tres hectáreas se plantan cerca de Mendoza.

READ  En Argentina, vacaciones de verano bajo el signo del Covid-19

Intuición y pragmatismo

Luego queda acostumbrar a los argentinos a este nuevo producto. En los eventos sociales en Buenos Aires, el champán está bien establecido. Bajo el impulso de los propietarios de la marca, el vino espumoso encontrará fácilmente su lugar. Pero no se contentará con ser un vino para la celebración de bodas y bautizos, interferirá en la vida cotidiana de los habitantes de las grandes ciudades, sobre todo ocupando el lugar del whisky. En la mente de las personas, la brillante confusión con el champán juega a favor del recién llegado. Y, más allá del empaque, el prestigio y la retórica, su sabor parece atraer a los locales. Chandon se adapta a los palacios genéticos italohispánicos. Si la mermelada es realmente parte del carácter argentino, no se trata de una mermelada dulce, sino de una sensación de confort, que este vino hará suyo en sus diversas variantes: “La naturaleza»,«libro»,«Demi Sec»,«Barón B“o”Deleite“. Para una bebida envuelta idiosincrásica y amable.

La marca Chandon sabe cómo prosperar, mostrando primero intuición y luego pragmatismo ilustrado, a pesar de los terribles caprichos de la economía local. Como en 2001, durante una de las peores crisis del país. Los restaurantes, cafés, aeropuertos están vacíos. Pero Chandon no despide trabajadores y se enfoca en mejorar la herramienta industrial para producir aún mejor vino y exportar. A fines de 2004, la marca incluso logró persuadir al gobierno para que reemplazara un impuesto corporativo por la obligación de invertir. En 2008, el éxito fue total.

Chai Chandon

500 hectáreas explotadas

La región de Mendoza tiene un buen suelo, y las condiciones que permiten obtener una uva de calidad, como en Champagne, se reproducen en terrenos entre 1000 y 1500 metros. La latitud de Mendoza no es la de Reims, pero los enólogos juegan con la altura. La producción de 100 metros arriba equivale aproximadamente a una diferencia de latitud de 150 kilómetros. A 1300 metros es Borgoña, ya 1500 metros llegamos a Reims. El mapa del viñedo local aparece sobre las nuevas plantaciones de pinot noir, chardonnay, pinot meunier. Sin embargo, los problemas de agua en la región y la prohibición de cavar nuevos pozos siguen siendo un gran obstáculo.

READ  Messi, Di María y Paredes eligieron a Argentina para el armisticio de octubre

Hoy, Chandon Argentina opera más de 500 hectáreas y emplea a unos 150 proveedores. Las instalaciones técnicas, del tamaño del continente, están a la altura de las ambiciones de la casa y permiten la elaboración simultánea y rápida de decenas de toneladas de uva madura: otra garantía de calidad.

En Argentina, la casa francesa tiene una silla en la primera fila. El vino espumoso atrae a aquellas personas activas que desean consumir un vino legal a un precio mucho más bajo que el champán. Si se bebe, también se sirve como cóctel, sobre hielo, cubierto con sirope de jengibre, trozos de piña o rodajas de pimiento. El vino espumoso es el nieto desinhibido del champagne: es reconfortante, lo abordamos sin conocimiento del vino, le agregamos tanto jugo de limón como queramos.

En cuanto al modelo argentino, han surgido otras áreas. En Brasil y California, en 1973, Australia siguió en 1986, luego India y China en 2013. Al principio, se trataba de llegar a los mercados nacionales contrarrestando los derechos de importación. Cada vez con las particularidades del vino. “En China, la región productora de Ningxia, al pie del monte Helan, tiene inviernos tan fríos que es necesario cubrir los viñedos con tierra.Sibylle Scherer comenta. Con los seis sitios, Chandon tiene más de 2,000 hectáreas.

Hoy, la producción mundial anual de vino espumoso es de miles de millones de botellas. Los grupos franceses, italianos, españoles, australianos y estadounidenses, cada uno en su propia categoría, entendieron que esta es una bebida popular entre la generación joven, en todos los continentes. Y adáptelo a la moda del momento.

READ  Serie de verano Estos 50 lugares para visitar después de la pandemia: Jujuy, Argentina

Lea también Le Figaro Vin “¿Idea de verano de Garden Spritz?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *