La carne argentina, piedra angular de la cultura hoy en día está en disputa – noticias de la web

El aroma de la leña y la carne asada llena todos los restaurantes, jardines y terrazas de Argentina donde el vínculo del asado tradicional, cultural e identitario se ha convertido en la actualidad en una fuente de controversia.

“Además de ser comida, la carne es un elemento de la cultura argentina. Es domingo Asado, se junta, es una excusa para reunirse con la familia los fines de semana”, explica Emmanuel Lapitina, jefe de la planta frigorífica de La Peña. .

Pero ese momento de vida se ve amenazado por una disputa de precios entre el gobierno del presidente de centroizquierda Alberto Fernández, que detuvo las exportaciones de carne de res durante 30 días el lunes, y los productores de ganado, quienes respondieron suspendiendo la venta de ganado por nueve días.

Nadie quiere dejar de asado, el Sr. Lapitina explica que comer carne es parte de nuestra cultura, por eso hay mucho estrés cuando es tan caro.

Argentina, reconocida mundialmente como productora de carne premium, es el cuarto exportador mundial de este producto primario que, como el maíz o la soja, ha visto subir sus precios en los mercados internacionales.

Pero si el país se beneficiara de las ganancias de divisas ($ 3.368 millones en 2020), el costo en el mercado interno se habría incrementado en un 65% en el contexto de una inflación acelerada.

El gobierno busca una fórmula para bajar los precios de los puestos, ya que la pobreza afecta al 47% de la población.

Pero los productores están preocupados y recuerdan que en 2006, cuando Néstor Kirchner estaba en el poder y Alberto Fernández era el jefe de gabinete, la restricción a las exportaciones de carne era inicialmente de seis meses, terminó siendo de diez años.

READ  Deuda: Emmanuel Macron para rescatar a Argentina

Durante ese período, quedan por restablecer 12,5 millones de cabezas de ganado y 19.000 puestos de trabajo, según la Cámara de Industria y Comercio de Carnes y Productos Cárnicos.

– ‘Mejores genes’ –

Gustavo Caballero tiene 34 años, siete de ellos como recepcionista en el restaurante Don Julio en Buenos Aires, que en 2020 fue reconocido como el mejor de América Latina según el ranking de los 50 mejores restaurantes. Antes de la pandemia, utilizaba una media de 500 plazas al día.

“Lo que me encanta es ver a un cliente feliz irse”, dice mientras las mesas en el balcón comienzan a llenarse, el único espacio que permiten las restricciones sanitarias antes del cierre de nueve días que comenzó el viernes para frenar la reanudación de la epidemia acelerada.

Don Julio cuida hasta el más mínimo detalle para que su carne se distinga. Capataz va temprano al mercado de ganado donde se guardan los mejores animales.

Es su fama que en 2018 la canciller alemana Angela Merkel insistió en saborear la costilla principal durante el G20.

En San Antonio de Arrico, provincia de Buenos Aires, Martín Vivanco cría toros destinados a la cría, según una tradición familiar.

“Suministro animales reproductores de la raza Aberdeen Angus”, dice. “Intento incorporar a mis clientes los mejores factores genéticos posibles para que la carne siga teniendo las cualidades que se aprecian en todo el mundo: la textura de su pulpa” tachonada de grasa que le da todo su sabor.

En la formidable pampa argentina, “las vacas siempre están afuera, bajo la lluvia, al sol. Eso les da estas características importantes de la raza: la dureza, esa capacidad de adaptación al clima”, explica.

READ  El dólar alternativo, cayendo durante semanas, se acerca al fondo

En el actual conflicto entre productores y gobierno, Martín Vivanco cree que “el problema no es si la carne es barata o cara. El problema es que el consumo argentino ha bajado por los bajos salarios y la inflación”.

Argentina tiene alrededor de 54 millones de cabezas de ganado. En marzo, según las últimas estadísticas disponibles del Ministerio de Agricultura, se sacrificaron 1,1 millones de cabezas, produciendo cerca de 261.000 toneladas, de las cuales se exportaron 73.400 toneladas, principalmente a China.

Los argentinos son los mayores consumidores de carne del mundo, con un promedio de 49,2 kg por año.

Fuente: TV5 – la economía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *