Inmigración francesa a Argentina Guión

La inmigración francesa a Argentina generalmente tiene su origen geográfico en el sur de Francia. Se hace mención a los vascos, bearneses, aveyronnais que se asentaron en Pigüé y, en cierta medida, a los saboyanos de la colonia de San José.

Como ya he mencionado, ha habido, aunque en menor medida, la migración desde otras regiones francesas. En este artículo viajaremos a Alsacia y Lorena, evocando el de la familia de Silvia Hirsch.

La historia familiar de Silvia con Argentina comienza con su abuelo, Henri Hirsch.

Henri nació en 1869 en el pequeño pueblo de Lorraine Baerenthal en el Mosela. Proviene de una familia adinerada: su padre, Moïse Hirsch, era vendedor ambulante, y su madre, Babette, llevaba la casa sin saber que tenía que trabajar.

Así, en 1893, aunque nacido en Francia, Henri viajó a Argentina con un certificado del consulado alemán. En efecto, a partir de 1871, Alsacia-Lorena, tras la derrota de Francia en la guerra contra la todavía Prusia (1870-1871), se integra en el muy reciente Imperio alemán. No fue hasta mucho más tarde que los descendientes de Silvia y Henry recuperarían la nacionalidad francesa.

A fines del siglo XIX, Argentina estaba en auge económico y la demanda de herramientas de todo tipo era muy fuerte. Ubicado en la capital argentina, Henri abre la sucursal de un gran bazar cuya sede, ubicada en París, está dirigida por un tal Alfred Wolff. Silvia guardaba los libros que contenían las muchas cartas de correspondencia y cuentas comerciales que intercambiaron los dos hombres.

Durante uno de sus viajes por Europa, Henri conoció a Aline Bloch, que era nueve años menor que él. La familia de Alina es de Saverne, un precioso casco antiguo de Alsacia rico en historia, ya que su fundación se remonta a la época romana. Pero por ahora, no hay problema para que Aline cruce el Atlántico. Los dos prometidos tendrán mucha correspondencia hecha de dulces y tiernas notas en las que cada uno cuenta su vida diaria. La boda tuvo lugar en 1900 en Alsacia. Una boda con gran pompa. Luego los recién casados ​​se embarcan de inmediato para Buenos Aires.

La situación comercial de Henri es próspera. En 1920 crea su propia empresa, Ferretería Hirsch, especializada en herramientas agrícolas. Compre un edificio original e histórico, ya que fue diseñado por un tal Gustave Eiffel (1832-1923) en el centro de Buenos Aires, en 535 rue Perú. Aunque la tienda lleva tiempo bajando las persianas, todavía es posible admirar este edificio cuyo estilo destaca frente a los demás edificios vecinos.

En la parte superior podemos ver una estatua de un hombre golpeando con un martillo una pieza de acero sobre un yunque. A sus pies, podemos leer la inscripción «herrero» que se puede traducir al francés como «herrero».

READ  Argentina: el Congreso debería legalizar el aborto

Henri y Aline tendrán dos hijos. Edgard Salomon Hirsch (1901-1985), padre de Silvia, e Irma Hirsch (1904-1964) que se quedó sola.

Edgard fue a estudiar al Rollin College, establecimiento francés creado en 1878 y del cual tenemos pocos archivos, luego al Liceo Nicolás Avellaneda. Después de estudiar ingeniería, finalmente trabajó en la empresa de su padre y luego asumió como jefe. Se casó con Arnoldina Itzcovitch Schuster en 1936, con quien tuvo dos hijos. Horacio nació en 1937 y Silvia al año siguiente.

La familia de Arnoldina era originaria de Kiev, Ucrania. Como muchas familias judías de la época, los abuelos paternos y maternos de Silvia habían huido de los pogromos de la Rusia zarista. La familia Schuster, en particular, fue una de los 817 judíos que desembarcaron en Buenos Aires en diciembre de 1891 a bordo del Pampas, un barco fletado por el barón Hirsch (1831-1896), que nada tiene que ver con Henri, para establecer colonias agrícolas en la provincia de Entre Ríos.

La madre de Silvia, una virtuosa del clavecín, tendría una gran carrera artística en la música clásica bajo el nombre de Arnolda Hirsch.

Creó y dirigió el Trío Barroco de Buenos Aires, grabó música y cantó en numerosas salas de conciertos de la capital argentina. En la década de 1970, Francia, agradecida por su talento, le otorgó las Palmas Académicas.

Reconocida arquitecta, Silvia también fue profesora de la «Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo» (FADU) de la UBA. Se casó con Berardo Dujovne en 1961, también condecorado con la Legión de Honor, con quien fundó el estudio Hirsch-Dujovne. Han realizado varios proyectos arquitectónicos de gran envergadura en Argentina y en el exterior y participado en numerosas exposiciones. Entre las creaciones destacadas se encuentran las torres «EL FARO» (imperdible al caminar por Puerto Madero), que ganó tres premios entre 2004 y 2005, el famoso Museo del Holocausto en Buenos Aires, que recibió el Premio Air France en 2001 en la Bienal Internacional de Arquitectura. y, aún en Puerto Madero, se puede admirar la reconfiguración de tres de los famosos muelles, estos edificios simbólicos de una época pasada, que bordean el canal. En 2006, Silvia fue galardonada con el Caballero de la Orden de las Artes y las Letras.

Silvia será madre de cuatro hijos, entre ellos Marie, la mayor, quien abrazará la carrera de arquitecta para seguir los pasos de sus padres y Nicolás, quien será ministro de Economía durante la presidencia de Mauricio Macri (2015-2019). ) . Deseosos de preservar los orígenes franceses del siglo pasado, los hijos de Marie y Nicolas estudiaron en el colegio franco-argentino Jean Mermoz.

READ  Argentina - Copa de la Liga 2021: cuatro plazas para ocupar

De Alsacia-Lorena a Buenos Aires a través de las llanuras de Ucrania, de un próspero comercio a una famosa oficina de arquitectura de música clásica, la historia de la familia Silvia está en plena consonancia con el torbellino humano, progresista y artístico de nuestro siglo XX.

Entrevista con Patricia Pellegrini y Jérôme Guillot


Las obras de Gustave Eiffel en Argentina

Por la historia de la familia de Silvia Hirsch, sabemos que el edificio llamado «El Forjador» en el que se encontraba la «Ferretería Hirsch», fundada por su antepasado Henri, fue obra de Gustave Eiffel.

El taller Eiffel et Cie, fundado en 1867, fue pionero en la construcción metálica para la ingeniería y la arquitectura ya principios del siglo XX recibió numerosos encargos de todo tipo. Puentes, estaciones de ferrocarril, casas desmontables, molinos, esclusas, estaciones meteorológicas y hasta iglesias han salido de los talleres, donde se han preparado estructuras de hierro que viajaron desmanteladas en barco desde Francia y luego se ensamblaron en diversos lugares de más de treinta países, en todo el mundo.

Las obras han llegado a Argentina

La construcción del «Herrero» se inició en 1906, siguiendo un pedido de Henri Hirsch, y originalmente estaba destinado a la venta de ferretería y la fabricación de herramientas agrícolas. En perfecta simetría con el nombre grabado en el friso del edificio donde destaca la figura que lo corona, las columnas, vigas, capiteles y forja fueron traídas en barco y ensambladas a mano en obra con remaches a fuego. Este edificio ha sido declarado Monumento Histórico Nacional y Municipal y actualmente funciona como salón de eventos en su ubicación original en la calle Perú 535, en el corazón de Buenos Aires.

Alrededor del mundo «

Esta rueda, ahora en la ciudad de Córdoba, llegó al país en 1916 para conmemorar el centenario de la independencia argentina para ser instalada en el Parque Mundo San Miguel de Tucumán. En 1918 fue adquirido por el gobierno de Córdoba y utilizado como uno de los principales atractivos del zoológico recién inaugurado por el paisajista francés Charles Thays. La estructura principal está realizada en hierro forjado y consta de una gran rueda de 27 metros de diámetro con ejes radiales que se entrecruzan sostenido por dos soportes triangulares reticulados. Cuenta con 20 cabañas con estructura de hierro y tablas de madera con capacidad para seis personas cada una. La gran noria ha sido durante mucho tiempo una atracción de la ciudad, desde su parte superior se podía admirar toda la ciudad. Funcionó hasta 1970, luego se restauró en 2003 y ahora se exhibe como monumento histórico.

READ  Para los amantes de la carne argentina, vaya a Estancia, un asador argentino en París.

Tres casas prefabricadas desmontables.

El prototipo de estas casas prefabricadas fue diseñado por Eiffel en 1860 y construido, pieza por pieza, en los talleres belgas Forges D’Aisseau, para ser exhibido cerca de la famosa Torre en la Exposición Universal de París de 1889.

En 1917 llegaron a la Argentina tres casas provenientes de Francia, lo que permitió que fueran ensambladas, desarmadas y reensambladas en otros lugares. Se ven como un vagón de tren y están montados sobre rieles. Se realiza un sistema de ventilación a través de rendijas en el techo, así como para las paredes: son planchas de hierro prensado con cámara de aire interior. La carpintería de madera se atornilla a las paredes y al techo.

Dos de estas casas fueron enviadas a Córdoba para su construcción en el barrio de San Vicente y sirvieron como vivienda para la pareja. Años después, uno de ellos fue transportado al pueblo de Villa María y hoy recibe muchos visitantes; una Asociación de Amigos de la Casa Eiffel supervisa su destino. La otra casa estuvo habitada hasta 2001 y ahora forma parte del patrimonio nacional; está siendo restaurado. La tercera casa se instaló en la provincia de Mendoza. Luego fue vendido y transportado a Chile.

Molinos de viento

Con motivo de la Exposición Internacional de Ganadería, Agricultura e Industria organizada por la «Sociedad Rural Argentina» en 1903, dos molinos fabricados por la empresa Eiffel fueron importados y sorprendieron a los visitantes y expositores de la feria.

Con 35 metros de altura y tres pisos de altura, tenían una rueda de cuatro palas y dos tanques de agua ubicados a diferentes niveles, así como un balcón al que se accedía por una escalera de caracol.

Luego de la exhibición, fueron trasladados a las propiedades de la familia del exgobernador de Córdoba, Ambrosio Olmos, para abastecer de agua a sus «estancias». Uno se instaló cerca de la Capilla del Monte, y el otro en la «Estancia El Duraznillo» en Río Cuarto. Los molinos han estado funcionando durante muchos años. Debido a una fuerte tormenta, uno de ellos perdió sus aspas y se cortó el suministro de agua, pero aún se puede admirar su estructura. El Río Cuarto fue desmantelado luego de su descontinuación.

patricia pellegrini

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.