Inicio del fútbol para niños | Es LaLiga en EL PAÍS

La vocal cerrada, tres veces seguidas, separadas por apenas dos consonantes, hace que sea una acumulación ruidosa, casi incomprensible, de nosotros que ha impresionado a la mayoría de los estadios de fútbol españoles. Uruguayos! Uruguayos! En casi todos los equipos de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank había un solo equipo. Desde el ídolo deportivo Dagoberto Mall, que abrió las puertas de España a sus compatriotas en 1949, o desde Luis Suárez, el máximo goleador de la historia de la competición con 161 goles, hasta el reciente fichaje del Deportivo Alavés, el joven Facondo Pellistri, de Uruguay. Con una población de tres millones y medio, es el tercer país que más jugadores ha aportado (181) al torneo en 90 años, después de solo dos gigantes como Argentina (522) y Brasil (288), con una población de 44 millones y 209 millones respectivamente. Este fenómeno no es exclusivamente visible en España. Según CIES Football Monitor, entre los 20 países que exportan la mayor cantidad de futbolistas del mundo, solo Uruguay y Croacia tienen una población de menos de cinco millones, lo que convierte a Celestial en el país que más jugadores produce per cápita. ¿Cuál es la razón de este fenómeno?


Cada fin de semana, alrededor de 300.000 uruguayos, el 10% de la población del país, se congregan en varios puntos de la república para ver el fútbol infantil, que suma nueve veces más profesionales. Los datos fueron proporcionados por el expresidente de la Organización Nacional de Fútbol Infantil (ONFI), Alfredo Echandi, quien entre 2006 y 2013 recorrió más de 30.000 kilómetros al año por 64 federaciones del país, involucrando a más de 60.000 niños de entre 6 años y 13. “¡Uno de cada tres!” Essendy, periodista, abogada y ex viceministra de deportes de 70 años, comenta. “Y ahora también se están incorporando las chicas, que son 6000”, añade.

Quienes hablan del milagro de Uruguay siempre comienzan contando la historia de ONFI, una organización fundada en 1968, independiente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF). “Es un movimiento social con una base matemática”, dice Ethandi. “El fútbol fue un elemento muy importante de inclusión. Recuerdo que cuando traje equipos a Montevideo, sus hijos de 10 años nunca vieron una escalera mecánica ni el Río de la Plata. Son experiencias inolvidables”.

READ  Paris Saint-Germain: Paredes, el otro novato argentino


Marc Taradas, delegado de la Liga española en Argentina, Uruguay y Chile, apunta al Modelo de Gestión del Fútbol Uruguayo para Niños como uno de los elementos clave que el fútbol español puede importar desde Sudamérica. “Absorbieron la cultura del fútbol en todos sus aspectos y en todas las clases sociales”, dice.

Galería de fotos: LaLiga plus Celeste

España es el tercer país en albergar el mayor número de futbolistas de Uruguay, después de Argentina y México. El uruguayo Iván Alonso llegó al Deportivo Alavés en 2000 a la edad de 21 años. Entre otras cosas, se adaptó con la ayuda de otro rioplatense, el argentino Hermes Decio, quien luego trabajó, a los treinta años, como su tutor. Fue un gran salto para el joven delantero que estuvo cuatro años en Vitoria y en su primera temporada marcó ocho goles en Liga y cinco en la Copa de la UEFA, incluido un gol en la histórica final de Papazuros ante el Liverpool.

Cara a cara, Ivan Alonso y Jordi Cruyff celebraron un gol en el partido de Liga entre Deportivo Alavés y Real Zaragoza el 21 de abril de 2002.

Iván Alonso y Jordi Cruyff celebraron cara a cara a gol en el partido de Liga entre Deportivo Alavés y Real Zaragoza el 21 de abril de 2002.

“El uruguayo juega como solía vivir. Sin revelar nada. Puede que sea necesario. No te falta nada pero no tienes más. El fútbol es una extensión de tu vida. Te manejas igual. No das Uno. Se juega la pelota como si fuera. “El último. Eso es”, testifica el actual Gerente General de la Liga Nacional de Fútbol, ​​uno de los dos grandes equipos de Uruguay con el Atlético Pinarol. Nacional entrenó al máximo goleador de Uruguay en la historia de LaLiga Santander, Luis Suárez, quien también jugó en equipos de la ONFI cuando era niño, como Deportivo Artigas o Urreta FC.


Lo primero que hizo Alonso cuando llegó al Nacional en 2018 fue recortar a la mitad el coste del primer equipo, de unos 10 millones de euros a 5 millones de euros, con el fin de incrementar la inversión en entrenamiento de fútbol. Construyeron un gimnasio para la primera generación con una superficie de 800 metros cuadrados para todas las categorías de clubes: fútbol femenino, juvenil y primer equipo masculino. “Somos los actuales campeones del calendario general de las categorías de entrenamiento. Desde el segundo equipo hasta el sub-14, somos los que más puntos tenemos”. Cuando los jugadores saltan al primer equipo, descubren que los coordinadores con los que trabajaron en las clases juveniles continúan trabajando con ellos. “El psicólogo de clase baja, por ejemplo, ha estado con los niños durante siete años. Los conoce mucho más”, dice Alonso. Entonces estás tratando de crear una estructura que funcione en armonía.

READ  ¿Cuál es el valor de Álvaro González en esta ventana de transferencia?

Advierte Alonso: “Si los clubes quieren resultados deportivos y económicos, deben mirar a Uruguay”. “En Uruguay hay muy pocos estadios. Todo lo demás son las canchas. Un mismo jugador merece un jugador en Uruguay. En Argentina hay tres y en Brasil hay seis. Recientemente un defensor del Danubio. [otro club uruguayo] Se fue al River Plate, de Argentina, por una cifra cercana a los dos millones de euros. Seis meses después lo vendieron a un club alemán por 12 millones ”, explica Alonso.“ Si quieres resultados deportivos y económicos, mira a Uruguay ”, advierte.

Juventud Nacional en el nuevo gimnasio del club.

Juventud Nacional en el nuevo gimnasio del club. CNdeF

El nuevo gimnasio del Club Nacional de Fútbol en la Ciudad Deportiva Los Céspedes en Montevideo, Uruguay.

El nuevo gimnasio del Club Nacional de Fútbol en la Ciudad Deportiva Los Céspedes en Montevideo, Uruguay.

Ichandi, quien en 2009 fue Viceministro de Deportes y promovió el programa Gol al Futuro para enseñar a los niños que juegan al fútbol, ​​da una breve lección de historia para explicar la pasión de Uruguay por el fútbol. “Hay otras cosas que no se pueden tocar: fútbol, ​​novio, asado. Partida de nacimiento de Uruguay [en 1828] Es un acuerdo de paz para poner fin a la guerra entre Brasil y Argentina. Obligaron a los que vivían aquí a convertirse en estado. Y los que vivíamos aquí no eran de Uruguay, eran inmigrantes, italianos, españoles … nos faltaba una identidad. Uruguay siente! Él dijo. Y lo encontraron en el fútbol. “Una de las únicas áreas donde podemos competir con los dos gigantes que nos encierran en el mapa, Brasil y Argentina”. Uruguay ganó las dos primeras ediciones de los Juegos Olímpicos (1924 y 1928) y la primera Copa del Mundo (1930).

De ahí nació el espíritu del jugador uruguayo, cuyos extremos fueron, dice Echendi, durante la Copa América de 1935 en Perú. Argentina y Uruguay jugaron la final. El Albicelist era el favorito, ya que los Orientales tenían un nuevo equipo con el aporte de tres veteranos: “Nasazi, Lorenzo Fernández y El Manco Castro”. Al final del partido, Uruguay ganó 3-0 y uno de los ancianos, Lorenzo Fernández, se tiró al suelo. No podría más que eso. Imposible levantarse. Solo quedan unos minutos. Nasazi se le acercó y le dijo: “¡Qué dirán tus amigos de Montevideo cuando les diga que te lanzaste con los argentinos y no quisiste seguir jugando!” “Se mantuvo como la primavera y fue el héroe de América”, dice Echendy. “Es la Garra Celestial”.

READ  Federer, Ibrahimovic, Brady ... ¿qué hacen estos atletas para mantenerse en la cima a los 39 años o más? - Edición vespertina del oeste de Francia

Selección de Uruguay, campeona de la Copa América 1926. Abajo, de izquierda a derecha: Santos Ordinaran, Scaroni, René Bourgas, Héctor Castro, Zuelo Saldombaid, Andrade.  Arriba: Mezali, Recoba, Lorenzo Fernandez, Patignani, Vanzino y Nasazi.

Selección de Uruguay, campeona de la Copa América de 1926. Abajo, de izquierda a derecha: Santos Ordinaran, Scaroni, René Bourgas, Héctor Castro, Zuelo Saldombaid, Andrade. Arriba: Mezali, Recoba, Lorenzo Fernandez, Patignani, Vanzino y Nasazi. .

Ni Alonso ni Echendi hablan de una fórmula especial a la hora de entrenar técnicamente a los jugadores. Nada de esto. “En Uruguay se entrena a los futbolistas, desde los seis años, para ganar”, coinciden. “En el fútbol para niños, aprenden ciertas cosas, pero es más que eso. Aquí, están juntos todo el día, van juntos a la escuela, se encuentran en la arena. Hay desarrollo social”, dice Ethanadi. Alonso agrega: “Es mucha presión. Los chicos usan este bolso. No es divertido, es una responsabilidad, es excesivo para mí, pero al final es un guardián competitivo. No somos los mejores, pero para Uruguay, tú déjalo donde lo dejaste, está bien, ¿verdad? “

En España, hicieron más que eso. Se sienten como en casa. Su alma y su firma encontraron una competencia que históricamente ha acogido a muchos latinoamericanos. Ganaron cada uno de los equipos en los que participaron y se pusieron en los ojos de todo el planeta gracias a la popularidad del fútbol español. Desde 1949 hasta la actualidad, escribieron su historia en las temporadas más importantes de la liga española. Pronto, si la pandemia lo permite, volverán a escuchar la canción: U-RU-GUA-YO.

Puedes seguir a EL PAÍS Sports en Facebook o Twitter o suscribirte a la newsletter aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *