Haití se despide, bajo estrictas medidas de seguridad, de su presidente asesinado

Cabo Haitiano | Los haitianos rindieron homenaje a su presidente asesinado Jovenel Moise el viernes, durante un funeral de estado bajo estrictas medidas de seguridad en un país asolado por la violencia y la pobreza.

La ceremonia oficial está programada para continuar durante toda la mañana y se llevó a cabo en Cap-Haitien, la capital del norte de Haití. El Sr. Moyes, quien fue asesinado el 7 de julio en su casa en la capital, Puerto Príncipe, por guerrilleros armados, era del norte del país.

La calma relativa prevaleció en Cap-Haitien por la mañana después de un día tenso el jueves. Se apostaron agentes de policía por todas las calles.

El ataúd de Jovenel Moss, envuelto en la bandera nacional y la banda presidencial, apareció en un delantal adornado con flores. Los restos fueron custodiados por soldados de las fuerzas armadas haitianas.

Martin Moss, la viuda del presidente, que resultó gravemente herida en el ataque, estuvo presente con el brazo en cabestrillo después de ser atendida en un hospital de Florida. Su rostro está tachado con una máscara con el retrato de su esposo, y se inclinó hacia su ataúd.

Delegación americana

Representantes de delegaciones extranjeras, cuerpo diplomático y miembros del gobierno se sucedieron para ofrecer sus condolencias.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, envió una delegación encabezada por Linda Thomas Greenfield, embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, y Daniel Foot, el nuevo enviado de Estados Unidos a Haití.

El batallón rindió un homenaje militar al entonces jefe de Estado de 53 años, que incluyó el himno presidencial, seguido del himno nacional. Cinco sacerdotes presidieron las ceremonias religiosas.

La viuda del presidente elogió a su esposo, por su exitosa carrera en los negocios antes de ingresar a la política, y lamentó su trágico final, “brutalmente asesinado”, “abandonado y traicionado”.

Y la esposa afligida, que vestía un sombrero negro, preguntó: “¿Qué crimen he cometido para merecer tal castigo?”

“Él estaba al tanto de los vicios de este régimen corrupto e injusto”, afirmó la Sra. Moyes, “ese régimen que acababa de querer atacar”.

Ella continuó: “Se encontró de la noche a la mañana con todo el sistema, frente a él”, y agregó que no quería “ni venganza ni violencia”.

Estos homenajes contrastan con la profunda desconfianza que despertó el señor Musa antes de su muerte entre gran parte de la población civil, que lo acusó de inacción ante la crisis y desviación autoritaria, luego de la suspensión del Parlamento.

Sin embargo, el asesinato del presidente sumió al país en la incertidumbre y sacó a la superficie tensiones históricas entre la población.

En Cap-Haitien, el director general de la Policía Nacional, Leon Charles, fue objeto de un ataque especial el jueves por parte de los residentes que lo acusaron de no proteger al presidente Moise, el niño del país.

Ariel Henry, el nuevo primer ministro que asumió el cargo el martes, prometió llevar ante la justicia a los asesinos del jefe de Estado y realizar las elecciones presidenciales y legislativas exigidas por la población y la comunidad internacional.

Los haitianos del norte recuerdan a Jovenel Moise como el quinto jefe de estado de su región en ser asesinado en el oeste, donde se encuentra la capital, Puerto Príncipe. Algunos haitianos acusan a Occidente de llevar a cabo estos asesinatos.

READ  Intento de golpe de Estado en Haití Juez de la Corte Suprema de Haití arrestado

El jueves, los residentes levantaron barricadas en las carreteras nacionales que conducen a Cabo Haitiano para evitar que los residentes de Puerto Príncipe asistieran al funeral, dijeron.

  • Escuche el análisis de Carl Marchand con Vincent Dessureault en QUB Radio:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *