Haití. El asesinato del presidente Moussa y las crisis

Fuente de la imagen: CHANDAN KHANNA / AFP

Este artículo es una traducción de Artículo – Materia prima presentado en La Izquierda DiarioDiario del hermano يوميا revolución permanente en Argentina.

¿Qué pasó en Haití?

Martes noche a miércoles, Presidente de la República de facto Jovenel Moise de Haití fue asesinado a tiros en su residencia alrededor de la 1 a.m. mientras estaba de pie junto a la Primera Dama Martine Moyes, quien permanece en estado grave. El magnate bananero, que llegó a la presidencia tras ganar el 55,6% en las controvertidas elecciones de 2016 representado por el partido liberal Tate Cali (fundado por su predecesor y mentor Michel Martelly), ha encabezado uno de los gobiernos más inestables de América Latina. Su gobierno fue testigo de varios movimientos contra los feroces planes de austeridad implementados por su administración en uno de los países más pobres del mundo.

Desde 2018, las protestas y acusaciones de corrupción han escalado de manera sostenida, y el aumento de los precios de los combustibles en 2019 generó un malestar social que ha puesto en duda el magro poder que aún ejerce el gobierno, que solo ha mantenido su función a través de las acciones criminales de los represivos. aparato estatal. Control territorial de bandas mafiosas armadas y protegidas protegidas por el gobierno, empresarios y comerciantes locales, apoyo incondicional al imperialismo estadounidense y los Estados Unidos. [Organization of American States] Políticas de ajuste estructural y represión.

En estas circunstancias, y en medio de la pandemia del COVID-19, el presidente Moise decidió no dejar el poder al final de su mandato en febrero de este año y permanecer allí. de facto. Durante este período, se cometieron numerosas masacres contra figuras de los movimientos sociales y contra periodistas. Por su parte, la oposición política y empresarial, enemiga de Moss, formó un gobierno provisional opuesto a la dictadura, encabezado por el juez Joseph Messen, de 72 años, y formado tras una decisión del Consejo Supremo de la Judicatura que puso fin al mandato. Jefe de Estado el 7 de febrero de 2021. El dictador recién asesinado ha propuesto un nuevo calendario electoral, con elecciones legislativas en septiembre, elecciones presidenciales en noviembre, reforma constitucional encaminada a crear un vicepresidente, abolir el primer ministro y crear un sistema legislativo unicameral y permitir a los haitianos que viven en el extranjero votar y presentarse a las elecciones.

READ  Fortalecimiento de las relaciones de cooperación entre Argentina y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático | internacional

¿Quién es Jovenel Moyes?

Moïse, hijo de un comerciante y costurera, nació el 26 de junio de 1968 en Trou-du-Nord, una zona rural de la provincia nororiental de Haití. Estudió Ciencias de la Educación en la Universidad de Kiskoya en Puerto Príncipe. Su participación pública no estuvo relacionada con la política, sino principalmente con los negocios. En la década de 1990, comenzando su meteórico e improbable ascenso como humilde vendedor de autos, rápidamente expandió su negocio para cultivar y exportar bananas.

En menos de una década, se convirtió en secretario general de la Cámara de Comercio e Industria de Haití y se convirtió en uno de los hombres más poderosos del país. Cercano al presidente Martelli, estableció redes de clientes en el mundo agrícola en gran medida desatendidas por el estado, y desarrolló iniciativas relacionadas con biocombustibles, energía eólica y solar. Con la ambición de continuar la orientación liberal de su antecesor y promover programas que permitan el acceso a la luz y el agua potable a los sectores rurales más pobres (en su mayoría en condiciones de extrema pobreza), su carácter se mostró políticamente y recibió el apoyo necesario para brindar. nominación. Luego derrotó a Judd Celestine, en unas elecciones marcadas por acusaciones de fraude en 2015. Los cargos fueron anulados y retenidos nuevamente en 2016, cuando finalmente logró asumir la presidencia, el primer servicio público de su vida, en una siempre sensible atmósfera.

El ciclo de la violencia y la crisis humanitaria en Haití

Con veinte gobiernos en los últimos 35 años, Haití es el país de la región que ha visto el mayor número de gobiernos en el período más corto desde principios del siglo XX. Moyes se hizo cargo de dirigir un país en una emergencia humanitaria, alimentaria y sanitaria crónica. Esto ha crecido terriblemente desde el terremoto de 2010, que mató a casi 300.000 personas y devastó la precaria infraestructura que proporcionaba agua y energía a millones de haitianos que no han sido completamente reconstruidos.

READ  Suiza y los pesticidas ... ¿una relación tóxica o un mal necesario?

Sus políticas carecían de autonomía, se beneficiaban solo de los sectores económicos a los que él mismo estaba vinculado, y estaban dictadas por las necesidades de Estados Unidos. No olvidemos que el imperialismo estadounidense ha controlado las principales palancas económicas e institucionales del país desde su intervención en 2004, contra el gobierno de Jean Beltrand Aristide (que ya fue derrocado en su primer mandato por la invasión estadounidense en 1993). Esto se hizo con el apoyo de la “fuerza pacificadora” multilateral creada por Naciones Unidas, denominada MINUSTAH, integrada por equipos de países como Francia, Brasil, Chile y Argentina, entre otros.

El país caribeño también sufre un aumento constante de la violencia mafiosa y las pandillas, amparadas por las grandes empresas y el gobierno, que actualmente es el único factor de estabilización del poder en la mayoría de los territorios. El fenómeno de las bandas criminales, agrupadas en hermandades que actúan con total impunidad, como el G9, es apoyado abiertamente por las autoridades establecidas. Esto ha dado lugar a una economía de violencia basada en la explotación a través de la trata, el contrabando, la extorsión y el secuestro como prácticas cotidianas.

Estos grupos tienen la capacidad de extender su alcance a las comunidades haitianas en Miami, Montreal y Chile, y controlan gran parte de las remesas que ingresan al país. Sus integrantes poseen un arsenal de armas de guerra que sobrepasa el arsenal de la policía y el ejército (que en realidad controlan desde adentro) y obligan a los funcionarios y empresarios a pagar grandes sumas para “protegerlos”. Fueron encontrados en posesión de armas pertenecientes al Ministerio del Interior, con las que cometieron masacres, como la de La Saline, en la que fueron ejecutadas sesenta personas, entre mujeres y niños.

READ  Regionalismo en América Latina: de la confusión a la mitigación

Todo indica que el crimen de Moyes es parte de una profunda crisis política, económica y social con altos niveles de violencia estructural (represión estatal, pandillas paramilitares, pobreza extrema, elementos de desintegración estatal, etc.) latente por años. El gobierno quedó en manos del primer ministro interino Claude Joseph, quien ayer derrocó notablemente al gobierno. de facto, luego de que nombró a Ariel Henry, quien no pudo ocupar el cargo. Joseph declaró un asedio a nivel nacional, cerró aeropuertos y dijo que los primeros indicios eran que un “grupo no identificado de criminales extranjeros” era responsable del asesinato, una hipótesis para la cual no hay evidencia. .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *