¿Hacia una unión monetaria en América Latina?


Lula, quien está en el cargo desde el 1 de enero, firmó ayer una serie de acuerdos bilaterales con el presidente argentino, Alberto Fernández. Entre ellos se encuentra un «Memorándum de Entendimiento sobre Integración Financiera» firmado por el Ministro de Hacienda de Brasil y el Ministro de Economía de Argentina.

Este protocolo consta de dos partes principales:

  • Iniciar estudios técnicos sobre mecanismos para profundizar la integración financiera y aliviar la escasez temporal de divisas;
  • Crear, a largo plazo, una moneda circulante en América del Sur para estimular el comercio y la integración regional, así como para aumentar la «resistencia a los choques internacionales».

Tentativamente llamada «sur» (sur), esta moneda sudamericana no reemplazará al real brasileño y al nuevo peso argentino (ARS), al menos inicialmente, pero «mejorará el comercio bilateral» entre los dos países. El más grande del continente.

Otro objetivo anunciado por los dos mandatarios: reducir la dependencia de las economías sudamericanas del dólar estadounidense.

  • El nuevo gobierno brasileño busca relanzar el proceso de integración regional, que fue en gran parte dejado de lado durante la administración de Bolsonaro.
  • Lula se encuentra hoy en Buenos Aires para participar en la cumbre de la CELAC, y ayer expresó su deseo de «iniciar un proceso de diálogo con los países de la región para revivir la Unión de Naciones Suramericanas».
  • La Unión de Naciones Suramericanas dejó de funcionar en 2018, luego de 10 años de existencia, cuando 6 países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú y Paraguay) decidieron suspender su membresía.
  • En enero de 2020, Bolsonaro decidió retirar a Brasil de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, que el canciller Ernesto Araujo describió como un organismo regional de «izquierda» que reúne a estados autoritarios.

Desde su llegada al poder, Lula ha querido hacer de Brasil un motor de integración regional. Su nuevo canciller, Mauro Vieira, dijo que quería «regresar a Brasil al escenario de las relaciones internacionales». Sin embargo, los economistas señalan las diferencias significativas entre las dos economías que podrían ser un obstáculo para este proyecto de moneda común.

  • Durante el año pasado, la inflación en Argentina se duplicó, alcanzando un máximo de 94,8% en diciembre.
  • Olivier BlanchardEl ex economista jefe del Fondo Monetario Internacional calificó el anuncio de «loco». Lawrence H. Summers, exsecretario del Tesoro de los Estados Unidos, considera que la moneda común es «extremadamente problemática dados los problemas de ambos países con tipos de cambio fijos».

READ  ¿Por qué debemos prepararnos para la desobediencia? Mis ojos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.