Hace 50 años, accidente y canibalismo en los Andes

Supervivientes de un accidente de 1972 en los Andes juegan un partido de rugby el 11 de octubre de 2002 en Santiago (Chile) Julio Castro

Hace 50 años, un avión que transportaba a jóvenes jugadores de rugby uruguayos se estrelló en los Andes. Los supervivientes pasarán allí 72 días aislados del mundo y recurrirán al canibalismo para sobrevivir.

En la noche del 13 de octubre de 1972, el avión militar fletado para transportar al equipo de rugby universitario ‘Old Christians’ de Montevideo a Santiago de Chile, desapareció del radar en la noche del 13 de octubre de 1972, con 45 personas a bordo.

Se perdió el contacto con los dos motores de Mendoza (Argentina) luego de que sobrevolaran Corico, a unos 200 km al sur de Santiago.

Al día siguiente, un minero de este pueblo dijo que vio estrellarse una avioneta en los Andes. Pero las búsquedas aéreas en estos lugares cubiertos de nieve no arrojaron nada.

– ‘Ven a salvarnos’ –

El aparato no fue finalmente encontrado hasta más de dos meses después, el 22 de diciembre, gracias a las indicaciones de dos supervivientes de 19 años que salieron a avisar a los servicios de emergencia.

A lomos de las mulas, sobre un río en San Fernando, a unos sesenta kilómetros al norte de Corico, arrojaron una carta envuelta en una piedra, diciendo a transmisiones de la AFP en ese momento: «Somos Uruguay. Nuestro avión se ha caído a la montaña. Hemos caminado Durante diez días, no hemos regresado capaces de caminar, y catorce personas resultaron heridas, por lo que acudieron en nuestra ayuda».

READ  El noreste argentino se asfixia bajo fuego - liberación

Sus compañeros, que estaban muy demacrados, algunos con congelación, fueron evacuados en helicóptero en 48 horas.

Los dieciséis sobrevivientes comienzan a narrar su viaje. El piloto del desafortunado avión, atrapado en la niebla y profundas bolsas de aire, dirigió su avión hacia una plataforma nevada. Cuando el avión se detuvo después de un largo derrape, decenas de pasajeros murieron. Otros sucumbirían a sus heridas en los días siguientes.

A 3.500 metros sobre el nivel del mar, los sobrevivientes intentan organizarse, durmiendo en la cabaña y racionando al máximo su comida, chocolate y queso.

Unos días antes de Navidad, la alegría llegó a su punto máximo. “Estamos presenciando un milagro sin precedentes en el mundo”, dijo el Encargado de Negocios de Uruguay en Santiago, César Charlón. Los médicos a cargo de su tratamiento dicen que su supervivencia es «inexplicable científicamente».

– ‘Una decisión horrible’ –

Pronto, comenzaron a correr rumores de «canibalismo», y fueron transmitidos por la prensa chilena. El Director de Operaciones de Socorro confirmó el 26 de diciembre que los sobrevivientes comieron la carne de sus compañeros muertos.

El primer testimonio anónimo de un joven fue publicado en el diario «La Segunda» de Santiago. «Después de cuatro días de supervivencia (…), ya habíamos agotado toda la comida que había en el avión, las plantas que nos costó sacar debajo de la nieve eran demasiado pequeñas».

«Entonces tomamos la terrible decisión: para sobrevivir, tenemos que superar todos los obstáculos, ya sean religiosos o biológicos».

En una declaración conjunta seguida de una conferencia de prensa en Montevideo unos días después, los sobrevivientes se explicaron. “Nos dijimos: si Jesús, en la Última Cena, repartió su cuerpo y su sangre entre los apóstoles, ¿no deberíamos entender que nosotros teníamos que hacer lo mismo?”.

READ  Beauvaisien de l'année 2021 / Catégorie Économie et Commerce : 2e selección, Ferhat Ozen fait revivre le bar à côté du cinéma avec son restaurant - Actualités en direct et info en continu dans l'Oise

Los sobrevivientes fueron absueltos por la Iglesia uruguaya y el Papa Pablo VI.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.