Gran victoria del “Sí” | San Marino decide legalizar el aborto

(Roma) Cuarenta y cuatro años después de la vecina Italia, la pequeña república de San Marino aprobó este domingo, en referéndum, por una gran mayoría, la legalización del aborto, un punto de inflexión histórico para este pequeño país de fuerte tradición católica.




Brigitte Hagman
Agencia de medios de Francia

Este pequeño enclave montañoso en territorio italiano central fue uno de los últimos países de Europa, junto con Malta, Andorra y el Vaticano, en prohibir por completo la interrupción voluntaria del embarazo (aborto), incluso en casos de violación, incesto, enfermedad fetal o peligro para La madre.

En este referéndum iniciado por la Federación de Mujeres de San Marino (UDS), el 77,3% de los votantes dijo “sí” a la opción de darle a una mujer la opción de abortar hasta las doce semanas de embarazo, dependiendo de los resultados finales.

Pasado este período, el aborto sólo se permite cuando existe una amenaza para la vida de la madre o cuando las anomalías o anomalías detectadas en el feto “suponen un grave riesgo para la salud física o mental de la mujer”.

Así que San Marino está siguiendo el ejemplo de Irlanda, que legalizó el aborto en 2018. Gibraltar, otro bastión de la oposición a la legalización del aborto, relajó su legislación después de un referéndum en junio.

victoria sobre la iglesia

“¡Es la victoria de todas las mujeres de San Marino, sobre conservadoras y reaccionarias que piensan que las mujeres no tienen derechos!”, Se regocijó Karen Broccoli, presidenta de UDS.

READ  Interrupción global en Facebook, Instagram y WhatsApp

“Es una victoria sobre la Iglesia católica, que fue nuestra opositora e hizo todo lo posible para evitar este desenlace”, dijo a la AFP.

Se invitó a votar a un total de 35.411 votantes, un tercio de ellos en el extranjero. La tasa de participación fue del 41,11%.

Antonella Molaroni, del Comité contra la Legalización del Aborto, respondió reconociendo la derrota de su bando: “Respetamos la democracia y notamos este resultado, pero el aborto debería seguir siendo realmente la última opción”.

El aborto es actualmente un delito punible con hasta tres años de prisión para una mujer y seis años para un médico que lo haga. Pero, de hecho, no hubo condenas, porque las mujeres de San Marino van a Italia para abortar, eludiendo así la ley.

La resistencia a la legalización del aborto fue fuerte, comenzando por los gobernantes demócratas cristianos, que abogaban por el voto del “no” para “defender el derecho a la vida”.

‘Derrota para este país’

Si las instrucciones de voto para el partido PDCS, que tiene poco más de un tercio de los escaños de los diputados en el Parlamento, son claras, esta cuestión social trasciende las divisiones políticas tradicionales, porque muchos creyentes estaban a favor de la libre elección.

“Es una derrota para este país que siempre ha defendido la vida”, dijo a la AFP el subsecretario del PDCS, Manuel Siafata. Destacó que “respetaremos el voto del electorado” y “el gobierno presentará un proyecto de ley en un plazo de seis meses”, que luego será presentado al Parlamento.

“Nuestro partido hará todo lo posible para ayudar a las mujeres embarazadas a asegurarse de que no se queden solas”, agregó.

READ  COVID-19 | El número de muertos supera los 500.000 en Brasil

La victoria del “Sí” constituye un cambio radical para San Marino, porque la prohibición del aborto se remonta a 1865 y fue confirmada bajo el régimen fascista (1923 a 1943) y el Código Penal de 1974.

Según cifras del Instituto Italiano de Estadística (Istat), citadas por la Comisión Antiaborto, el uso del aborto por parte de Saint Marys ha sido algo limitado.

Entre 2005 y 2019, unas dos docenas de ellos lo practicaron cada año en Italia y la tendencia descendió claramente en 2018 (12) y 2019 (septiembre).

Pero los opositores al aborto, como Rocco Gugliotta, dueño de una tienda de 41 años, siguen siendo exagerados: “¿Por qué debería decidir la madre sola? ¿El padre no tiene poder de decisión?”.

Al contrario, Alviero Vagnini, cocinero de 65 años, eligió el “sí”: “En muchos temas, San Marino está detrás, hay que convertirnos en un país más moderno”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *