Finlandia abre la puerta a la entrada en la OTAN sin Suecia

BUENOS AIRES (Reuters) – El presidente brasileño Lula inició este lunes su regreso internacional al visitar a la vecina y aliada Argentina, donde trató de tranquilizar sobre un inminente regreso a la «normalidad» en Brasil, luego de un reciente espasmo que amenazó lugares de poder en Brasilia. .

Tres semanas después del inicio de su presidencia, y solo dos semanas después del ataque bolsoniano a las sedes de las instituciones brasileñas, Luiz Inacio recibió este lunes a Lula da Silva en visita oficial a Buenos Aires. A esto le seguirá el martes en la capital argentina la Cumbre del Grupo de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC-33 Estados Miembros), en presencia de una quincena de jefes de Estado y de Gobierno.

Luego, Lula completará sus primeros partidos internacionales en Uruguay el miércoles, antes de recibir al canciller alemán Olaf Schultz en Brasilia el 30 de enero y luego viajará a Washington el 10 de febrero para reunirse con su homólogo estadounidense, Joe Biden.

En Buenos Aires, los interrogantes sobre la situación interna de Brasil se apoderaron del líder de izquierda de 77 años, que ingresa a su tercer mandato (después del período de 2003 a 2010).

Dijo que estaba convencido, tres días después de la destitución del jefe del ejército, de que Brasil volvería «a la normalidad» y que las fuerzas armadas allí «harían su parte» sin «servicio político», lo que dice que pudieron hacer. Así que bajo su predecesor de extrema derecha, Jair Bolsonaro.

Hablaba por primera vez desde que el general Julio César de Arruda fue destituido el sábado, dos semanas después de los ataques del 8 de enero en Brasilia. El ministro de Defensa se había referido a una «ruptura de confianza» con el oficial.

READ  Acuerdo Internacional sobre Acción Climática y Ambiental en la Reunión Ministerial de la OCDE, copresidida por Carol Dischburg

«Elegí a un comandante del ejército pero no funcionó. Tuve que elegir a otro», explicó Lula el lunes en una rueda de prensa, cuando se le preguntó si ahora se ha restablecido la confianza con la designación del general Tomás Ribeiro Paiva. «Tuve una buena charla con él. Piensa igual que yo sobre las fuerzas armadas».

Destacó que «las fuerzas armadas no sirven al político, como no existen para servir al político». Los militares, como «agentes del Estado, no pueden hacer política en el ejercicio de sus funciones».

«Hubo un fenómeno en Brasil (…) No sé cómo explicarlo, pero Bolsonaro obtuvo la mayoría en todas las fuerzas militares, desde la policía de cada estado hasta la policía de tránsito, parte de la policía militar y los militantes. Apóyenlo», agregó Lula.

Un sueño lejano de una «moneda común»

En el plano bilateral, el presidente brasileño llegó a Buenos Aires para reencontrarse con una fuerte relación bilateral desde su primer mandato, y recordó su agradecimiento a su homólogo argentino Alberto Fernández (centro-izquierda) que vino a verlo detenido en 2019.

Lula, que pidió «perdón de Argentina» por la indiferencia de Bolsonaro en los últimos años, prometió que al final de su mandato «la relación con Argentina será la mejor (bilateral) que pueda existir en toda América Latina».

Brasil y Argentina, primera y tercera economías más grandes de América Latina, firmaron este lunes un conjunto de acuerdos bilaterales: energía, ciencia, salud, educación, agricultura, finanzas…

Los dos jefes de Estado discutieron las perspectivas del gas argentino para Brasil y de la electricidad brasileña para Argentina. E incluso los primeros pasos, hacia una «moneda común» de los dos países que facilitaría sus transacciones y los posteriores intercambios comerciales – Brasil es el primer socio económico de Argentina, y Argentina es el tercero en la línea de Brasil.

READ  Viajes - Inmigración: Las visas beduinas digitales atraen a trabajadores en el extranjero

«Queremos que nuestros ministros de Hacienda puedan presentarnos una propuesta» en ese sentido, dijo Lula. «No sabemos cómo puede funcionar una moneda común en Argentina y Brasil o en la región. Pero sí sabemos cómo funcionan las economías nacionales con monedas extranjeras…», dijo Fernández, refiriéndose a la dualidad monetaria de facto de Argentina. economía, con el peso bajo el yugo del dólar, y su valor se deprecia constantemente.

El martes, Lula estuvo en Buenos Aires para sellar el regreso de Brasil a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, un foro de diálogo y consulta entre los países de la región, con excepción de Estados Unidos y Canadá. Bolsonaro había alejado a Brasil de él, denunciando el estatus otorgado a regímenes «no democráticos», como Cuba, Venezuela o Nicaragua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.