España – Francia: Bronce para una generación dorada | Deportes

Los jugadores de España celebran una medalla de bronce en el Mundial tras derrotar a Francia.Los jugadores españoles celebran una medalla de bronce mundialista tras derrotar a Francia. Khaled Al-Feki /.

Raúl Entreus tiene 39 años y su plan más largo era ver el Mundial de Egipto tumbado en el sofá de casa, despegando de los acantilados y frotándolo con este agradecimiento para darle un programa de balonmano español inigualable. Pero llegó la epidemia e inmediatamente decidió que no podía irse sin volver a los juegos. La tercera vez no fue con fines de inventario.

Viajó a El Cairo, marcó cuatro goles contra Francia y ganó la medalla de bronce con sus compañeros de la generación mayor, Ferran Moros, Canelas y Gideon Guardiola, y con los herederos del equipo, con los hermanos Dujchibayev. Un apellido legendario con un don de primera que demostró que después de las Olimpiadas, sin veteranos, todo será más difícil para los hispanos, pero el equipo no se quedará solo. El partido contra el hermano mayor Alex fue fantástico, y el partido del hermano menor fue excepcional.

Los veteranos y los jóvenes han conseguido otra medalla por un conjunto de oro. El octavo fue para Entrerríos, el séptimo de Canelas y Moros, el sexto de Gideon Guardiola, el quinto de Makeda el cuarto, el cuarto de Alex Dujchibayev, el tercero de Danny Dujchibayev … la racha continúa.

Hasta su medalla de plata europea en 1996, España no había llegado a las semifinales de las Grandes Ligas y desde entonces se ha convertido en su parque. De los 32 torneos disputados durante este período (entre el Campeonato de Europa y el Mundial y los Juegos), alcanzó la batalla por los metales 19 veces (60%) y en 15 ocasiones (casi la mitad) la suspendió. Desde Juan de Dios Román, Garralda, Guijosa, pasando por Sacerdote, Hombrados, Iker Romero, Alberto Entrerríos, hasta el último hoy. Un excelente campo, apoyado en la gran influencia de este estilo de juego español que se refleja en los numerosos entrenadores del mundo (seis en este torneo, cuatro en cuartos de final). Al enrojecer, hubo un punto reciente, habitual, de colapso de una camarilla que era la más fuerte que había estado colgando de un ventilador durante una década.

READ  Mercato | Mercato-Ohm: ¡El gran anuncio del sucesor de Velas Bua!

Antes del ghoul francés

Al escenario de este domingo, salvo al oro, no le falta nada. En cuanto al competidor. Francia, que España había atormentado tanto en la historia moderna, no tenía otra opción en El Cairo. Parecía discapacitada físicamente y la opción de publicación estaba clara. Jordi Ribera advirtió el sábado por la noche que el consuelo por la derrota en semifinales ante Dinamarca ha terminado. Miró a los ojos a sus hijos y ellos solo pensaban en bronce. No mintió. El equipo recuperó fuerzas y, además de algunas pequeñas concesiones, su balonmano estaba alcanzando lo mejor en este torneo. Había algo en la mirada de los jugadores que delataba la justificación, las ganas de marcar el territorio tras el golpe contra los países nórdicos.

No había lugar para registrarse. Mientras los hermanos Dujchibaev continuaban su excelente trabajo el viernes, Entrerríos mostró el pecho al principio y Corrales metió el pestillo bajo los palos, el equipo noqueó como un tiro: 7-2 en el minuto ocho. La lex Dujshebaev se desplegó de forma masiva y en todos los aspectos: con goles, robos, asistencias y potencia con siete metros. Su efecto sobre el ataque fue absoluto. Y detrás de él, España recuperó el gol que perdió. Si en las semifinales fue casi transparente, en la lucha por el bronce, entonces Corrales enfureció a Galia. El vigués salió a pista el viernes sin interferencias, y este domingo consiguió diez en el descanso (16 al final). Cuando salió Pérez de Vargas, lo hizo para detener dos penales. En el transcurso de los minutos, eso sí, Francia ajustó su configuración, y al derrotar a España y desperdiciar dos siete metros, los expertos aguantaron el duelo: 16-13 en la primera parte.

READ  Paris Saint-Germain: Paredes, el otro novato argentino

La selección nacional tampoco perdió su rutina de apagones en la segunda mitad. En el cuarto minuto de la segunda parte, Fábregas rebajó el marcador (16-15), pero esta vez la duda no duró mucho. Una vez más, Corrales, a dos cuadras del brazo de Aleix Gómez y Danny Dujchibayev, vuelve al punto de partida. Francia se metió en el balonmano rebelde, necesitaba algo para confundir a España, para cambiar el escenario. La selección fue una respuesta a este enfoque, pero también tuvo un costo. Sus únicos defectos están en un encuentro casi puro. Esta grieta fue utilizada por los galos para hacer un acercamiento (26-23), aunque no hubo consecuencias graves. Contra Dinamarca, Figueras logró penalizar al Eje (cuatro goles sin falta), y los hermanos Dujchibayev continuaron su oferta. El equipo tuvo tiempo de disfrutar del éxito en paz.

Y ahora los juegos, porque esto siempre ha sido una obsesión única para Raoul Entreus y su pandilla.

España, 35 años – Francia, 29 años

España: Corrales. Solé (4), Alex Dujshebaev (8), Raúl Entrerríos (4), Dani Dujshebaev (6), Ariño (2) y Marchán (-) – l’équipe de départ -; Pérez de Vargas (ps), Alex Gomez (4, 1 pixel), Macheda (-), Sarmiento (1), Canelas (1), Angel Fernandez (1), Figueras (4), Gideon Guardiola (-) y Morros ( -).

Francia: Gerard. Abalo (1), Remili (2), Fábregas (4), Dipanda (-), Acquevillo (2) y Guigou (2) – equipo central -; Genty (ps), Lagarde (-), Richardson (-), Mem (3), Tournat (4), Mahe (2, 1p), Descat (7, 1p), Claire (-) y Porte (2).

Panel de control cada cinco minutos4-0, 8-4, 10-6, 13-8, 14-10 y 16-13 (descanso), 18-16, 22-18, 26-23, 31-25, 33-27, 35-29 .

READ  La empresa española RTVE está transformando Multi-Cam, producción de video en vivo a la nube utilizando TVU Networks

Referencias: Jubica y Milosevic (Croacia). Alex Gómez y Dibanda fueron descartados por dos minutos.

Sala del Estadio de El Cairo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *