En Nicaragua, Daniel Ortega preside las elecciones presidenciales

Oposición amordazada, ausencia de observadores independientes, medios internacionales impedidos de ingresar al territorio: el presidente Daniel Ortega cerró las urnas que se llevaron a cabo en Nicaragua el domingo.

Los colegios electorales, custodiados por unos 30.000 soldados y soldados, abrieron el domingo 7 de noviembre en Nicaragua para una votación nada sorprendente: el presidente Daniel Ortega tiene garantizada su cuarta elección consecutiva, con todos sus rivales serios encarcelados. .

Los colegios electorales cerraron a las 6 p.m. hora local y los primeros resultados oficiales se esperan alrededor de la medianoche, según el tribunal electoral. Solo la tasa de participación puede dar una idea del verdadero compromiso de los nicaragüenses con el “boleto” formado por Daniel Ortega, de 76 años, y su esposa, Rosario Murillo, de 70, vicepresidenta desde 2017.

Estados Unidos condenó enérgicamente las elecciones. Lo que orquestaron el presidente de Nicaragua y su esposa, Rosario Murillo, fue una elección gestual que no fue ni libre ni justa, y ciertamente no democrática ”, dijo el presidente estadounidense Joe Biden, en un comunicado de prensa de la Casa Blanca sobre las elecciones nicaragüenses. Comedia electoral.

A los periodistas de varios medios de comunicación internacionales también se les negó la entrada al área y el gobierno negó la presencia de monitores independientes. El último diario de oposición que quedaba en el país, La Prensa, fue capturado por la policía a mediados de agosto y su director fue encarcelado.

Una semana antes de la encuesta, Meta, la empresa matriz de Facebook, anunció que había desmantelado mil cuentas de Facebook e Instagram operadas por la “fábrica de trolls” del gobierno de Nicaragua para manipular la opinión pública.

READ  Mercados: la ruptura alcista en Wall Street hizo caer las acciones y los bonos argentinos

El lema de la oposición a los votantes: “Domingo, quédate en casa”.

La oposición, decapitada y sus líderes detenidos o exiliados, organizaron una manifestación de unas mil personas en San José, la capital de Costa Rica, donde más de 100.000 nicaragüenses huyeron de la represión. Los opositores tenían un solo lema para los votantes: “Quédate en casa”.

Ante el temor de una baja participación, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, excombatiente en el poder) organizó giras puerta a puerta para movilizar a los votantes.

En comparación con Frank y Claire Underwood, el duro dúo de la serie “House of Cards”, también conocido como “Lord y Lady Macbeth”, Daniel Ortega, que pronto cumplirá 76 años, y su esposa, Rosaria Murillo, de 70, forman un grupo muy unido. Bond. para ir. Todo para mantener el poder absoluto que utilizan con puño de hierro.

Según una encuesta de Cid-Gallup, si se les diera la opción, el 65% de los 4,4 millones de votantes registrados votarían por un candidato de la oposición, en comparación con el 19% del actual presidente. Por otro lado, para el instituto de votación M&R cercano al gobierno, Daniel Ortega y 90 candidatos al parlamento presentados por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN, en el poder) recibieron el 70% de las intenciones de voto.

cazando oponentes

Luego de tres años de represión que dejaron más de 300 muertos entre los manifestantes que exigieron en la primavera de 2018 la renuncia de Daniel Ortega, y seis meses antes de las elecciones, se ha disparado la caza de opositores: 39 políticos, empresarios, campesinos, estudiantes y periodistas han sido detenidos desde junio. Entre ellos, es probable que los siete candidatos potenciales representen una amenaza para el presidente actual.

Christiana Chamorro, de 67 años, hija de la ex presidenta Violeta Chamorro (1990-1997), favorita de la oposición en las urnas, fue la primera en ser arrestada el 2 de junio y puesta bajo arresto domiciliario.

Los opositores, Bel-Mel, están acusados ​​de socavar la soberanía nacional, apoyar sanciones internacionales contra Nicaragua y “traicionar a la patria” o “blanqueo de capitales”, en virtud de leyes aprobadas por el Parlamento a fines de 2020 y llevadas al poder, como el poder judicial y el tribunal electoral.

>> Para ver France24.com: Nicaragua, la revolución traicionada

El miedo reina en el pequeño país centroamericano de 6,5 millones de habitantes, el más pobre de la región y que ha estado plagado desde la agitación de 2018 con la inflación, el desempleo y la pandemia de COVID-19, que las autoridades niegan.

Desde las protestas de la primavera de 2018, más de 100.000 nicaragüenses se han exiliado mientras 150 disidentes permanecen tras las rejas, descritos por Daniel Ortega como “criminales” y “golpistas” en Washington.

El héroe de la revolución, el exguerrillero Daniel Ortega, es acusado hoy por sus opositores de comportarse de la misma manera que el dictador Anastasio Somoza que ayudó a derrocarlo en 1979.

Para la analista nicaragüense Elvira Cuadra, exiliada, el aislamiento del país afectará la inversión y las finanzas internacionales, con consecuencias sociales y aumento de la inmigración.

Sobre todo porque, además de las nuevas sanciones adoptadas por Estados Unidos y la Unión Europea, las relaciones con aliados históricos como México y Argentina se han vuelto tensas. Cuba, Venezuela y Rusia siguen siendo partidarios del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

El canciller de Nicaragua, Denis Moncada, dijo en la votación que “ninguna fuerza” nos “asustaría” con la imposición de sanciones.

con AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *