En medio de la crisis, las elecciones se han pospuesto indefinidamente en Haití

(Puerto Príncipe) Los referendos presidenciales, legislativos y constitucionales de Haití programados para noviembre-enero se pospusieron indefinidamente, luego de que el gobierno destituyera el lunes a miembros de la administración electoral, lo que aumenta la incertidumbre del país.


Una vez designados en 2020 por el presidente Jovenel Moise, quien fue asesinado a tiros en su casa el 7 de julio de 2021 por comandos armados, los nueve miembros del CEP fueron duramente criticados por la oposición y miembros de la sociedad civil. Sociedad.

Luego de fijar varios calendarios electorales durante el año, el Consejo Electoral Provisional fijó la fecha del 7 de noviembre para organizar la primera vuelta de las elecciones presidenciales y legislativas, así como para realizar un referéndum constitucional.

Las segundas rondas de votación estaban programadas para el 23 de enero de 2022, junto con las elecciones municipales y locales.

Al anunciar el lunes la destitución de los miembros del Consejo Electoral Provisional por orden publicada en el Boletín Oficial, el primer ministro Ariel Henry se prepara para nombrar un nuevo Consejo, sin anunciar un plazo para esta institución.

El asesinato del jefe de Estado en su residencia en julio amplificó la crisis institucional en la que Haití ha estado sumido durante años.

Antes de su asesinato, Jovenel Moyes había sido muy disputado, particularmente debido a la falta de organización de elecciones desde que asumió el poder en febrero de 2017.

Sin una votación a tiempo, el parlamento haitiano no tiene más diputados desde enero de 2020 y solo 10 de los 30 senadores permanecen en el cargo, y sus mandatos terminan en enero de 2023.

READ  Haití | Continúa la investigación del asesinato del presidente Jovenel Moses

La ausencia de una agenda electoral debilita a la clase política, profundamente fragmentada y dividida en un momento en que el país enfrenta una importante crisis humanitaria y de seguridad.

Según la Organización Internacional para las Migraciones, aproximadamente 3.500 haitianos han sido deportados durante los últimos 10 días a su país de origen por los servicios de inmigración de Estados Unidos.

El retorno masivo sin precedentes entre los dos países se produce después de que decenas de miles de migrantes, en su mayoría haitianos, se reunieran bajo un puente en la frontera entre México y Texas.

Estos refugiados, que languidecen en la pobreza tras meses de viajar por el continente americano, encuentran, tras varios años de exilio, un país plagado de inseguridad de las pandillas.

Las bandas armadas, que han controlado los barrios más pobres de la capital haitiana durante años, han establecido el control sobre gran parte de Puerto Príncipe y han llevado a cabo casi dos docenas de secuestros despreciables en los últimos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *