En los suburbios de Buenos Aires, la pobreza afecta a la mitad de la población

Alojado en un demonio, la mochila profunda contiene una botella de plástico extra que arrojó Jorge Olea, de 42 años, que busca los botes de basura de un barrio pobre en General San Martín, a una decena de millas al noroeste de Buenos Aires. “Me quedé despierto durante 6 horas” este padre sopla bajo el sol del meridiano todavía llamativo del otoño meridional. “Recojo residuos para reciclarlos y revenderlos. Con este saco lleno me doy 100 pesos [90 centimes d’euros]. Terminé haciendo la basura “ estalló, con los ojos muy abiertos, todavía asombrado por este trabajo improvisado que decidió comenzar hace una semana, cuando se completó el sitio de construcción donde no estaba declarado.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también En una Argentina asolada por la pobreza, el acceso a la vivienda es cada vez más difícil

“Tengo muchas ganas de trabajar, quiero un proyecto”, insiste este hombre, cuyas ropas cubiertas de pintura seca aún delatan el trabajo perdido. Se unió al 42% de las personas que ahora viven en la pobreza en Argentina, según el último informe semestral del INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos) publicado en marzo de 2021, un salto de 6,5 puntos para el período junio-diciembre de 2020, en comparación con el mismo período del año pasado.

Casi seis de cada diez argentinos menores de 14 años no satisfacen todas sus necesidades básicas

Esta foto estadística enmascara una realidad heterogénea: en los suburbios de Buenos Aires, el 51% de los más de 12 millones de habitantes (para una población total de 45 millones) vive en la pobreza. Los niños están sobrerrepresentados en todas partes. Casi seis de cada diez argentinos menores de 14 años no ven satisfechas todas sus necesidades básicas, según el Indec, que estima que una familia de cuatro necesitaba 50.854 pesos mensuales para vivir en el último semestre (458 euros al ritmo actual). intercambio).

READ  En "Bombonera", santuario de la mística del fútbol argentino

Especialmente, “La situación de las personas que viven por debajo del umbral de pobreza ha empeorado debido a la creciente brecha entre sus ingresos y el nivel de vida requerido para el hogar”, especifica el instituto. La inflación, carro endémico de las enfermedades endémicas y la pobreza en Argentina, sigue asfixiando a los hogares, con un aumento de precios del 36,1% en 2020. Ya abrumada por dos años de recesión, la población sufre ahora las consecuencias de una brutal contracción del 9,9% de la economía en 2020, bajo el impacto de la pandemia Covid-19.

Aún le queda por leer el 67,34% de este artículo. El resto es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *