En la región latinoamericana del Gran Chaco, la deforestación no es inevitable

Sorprendentemente, el sol golpea en un camino de tierra polvoriento dibujado entre espinas espesas, arbustos y, aquí y allá, dando sombra en la sequía, quebrachos, árboles altos de América del Sur con ramas delgadas. Al costado del camino, los cadáveres de vacas a veces se pudren con el calor: los animales, introducidos por los pocos campesinos locales, cedieron antes de encontrar agua, tan rara en el bosque llamado “Impenetrable”, debido a esta seca hostilidad. . La región del Gran Chaco comprende más de 107 millones de hectáreas de Argentina, Bolivia, Paraguay y un pequeño desgarro en Brasil, en paisajes que van desde abundantes humedales hasta semiáridos. Es el hogar del segundo bosque más grande de América del Sur, después del Amazonas.

Sigue leyendo Artículo reservado para nuestros suscriptores “Amazon es un pasado negado, un presente de humo, un futuro hipotecado”

Aquí, también, las topadoras se han tragado miles de árboles, contribuyendo a la deforestación, convirtiéndola en la segunda más grande de América Latina, después de la cuenca del Amazonas, según un informe de la ONG Greenpeace en 2019. Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO ) ubica a Paraguay, Argentina y Bolivia entre los diez países más deforestados entre 2010 y 2015. Brasil ocupa el primer lugar. Según el proyecto de colaboración MapBiomas, del que forma parte el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el Gran Chaco perdió 8,7 millones de hectáreas entre 2000 y 2019.

Del lado argentino, el 80% de la deforestación se concentra, según Greenpeace, en cuatro provincias del norte: Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco, siendo esta última la región que más ha devuelto su bosque entre 2016 y 2019 (más de 2019). 130.000 hectáreas perdidas, según la ONG). Si bien la tasa de deforestación ha disminuido desde 2009, continúa causando estragos. “Incluso durante el aislamiento en 2020, [elle] continuado”señala Hernán Giardini, coordinador de Greenpeace, quien señala la pérdida ilegal a medias de más de 13.000 hectáreas en el Chaco en 2020.

READ  Argentina / Liga Profesional (D23): Partido suspendido por mal tiempo y reprogramado para este mes

Fomento de la agricultura y la ganadería a gran escala

En el mapa satelital de Natay Collet, miembro del equipo ambiental de Somos Monte (“Somos el bosque”), de la verde inmensidad hay vastas manchas blancas dibujadas con una línea. “Puedes ver toda la deforestación en la provincia de Salta [à l’extrême nord-ouest du pays] y este enorme rectángulo de 19 kilómetros de largo “.ella explica desde su oficina.

Este “rectángulo” es visible luego de 180 kilómetros de camino de tierra en el “Impenetrable”, escondido a la altura humana por un “Cortina” de árboles. “Esto permite que las personas deforestadas escondan el área cuando cruzan la carretera, pero no escapan a las imágenes de satélite”., explica Natay Collet. En la curva de un camino más lejano, después de pasar cactus con flores anaranjadas o amarillas y algarrobos, se puede ver la tierra calva hasta donde alcanza la vista.

Tienes el 82,21% de este artículo para leer. El resto es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *