En Islandia, desconcertó el despertar de una región volcánica inactiva durante 800 años.

¿Sarpullido, sin sarpullido? En alerta desde la semana pasada, los vulcanólogos islandeses han estado tratando de desentrañar los secretos de la inusual actividad volcánica cerca de Reykjavík, en una península que ha estado inactiva durante casi ocho siglos.

Su forma cónica ligeramente molesta es el primer alivio que notan los turistas al llegar desde el aeropuerto de Islandia: a 25 kilómetros de la capital, la pequeña montaña volcánica Keilir y sus alrededores han sido examinados durante varios días para ver si la lava se mueve o no – para salir del suelo.

Una hipótesis que probablemente se produjo a mediados de la semana pasada después de una serie de numerosos pequeños terremotos muy juntos vinculados a los flujos de magma subterráneos, pero ahora parece más incierta.

“Esto siempre debe tomarse muy en serio”, explica Thorbjörg Ágústsdóttir, sismólogo de ISOR.

Según los últimos datos, el magma se encuentra a solo 1 km de la superficie.

“Está muy, muy cerca”, admite Thorvaldor Thordarson, vulcanólogo de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Naturales.

Según los especialistas, una posible erupción volcánica podría ocurrir a través de una falla ubicada entre Keilir y la cercana Fagradalsfjall, en una zona deshabitada.

Señales de advertencia desconocidas

Ha pasado más de un año desde que se notaron signos de recuperación en el área, pero el terremoto de magnitud 5.7 el 24 de febrero indica la posibilidad de un gran episodio.

Desde entonces, se han detectado casi 34.000 réplicas en la península de Reykjanes en la red de terremotos del Instituto Meteorológico de Islandia, y no se ha oído hablar de ellas desde que comenzó el monitoreo digital en 1991.

Después de dos días de calma, la actividad sísmica se intensificó durante la noche de martes a miércoles.

“Como hemos aprendido, esto podría suceder por etapas”, advierte Sarah Barsotti, coordinadora de peligros volcánicos.

Islandia, la región volcánica más grande y activa de Europa, tiene una red de vigilancia excepcional en su territorio.

Pero el misterio permanece, especialmente cuando la última erupción volcánica en esta zona del suroeste de la isla se remonta al siglo XIII.

“No sabemos cómo se están preparando los sistemas volcánicos en la península de Ricians para una erupción. ¿Qué tipo de señales de alerta temprana están asociadas? ¿Cuánto tiempo llevará? No lo sabemos porque nunca hemos podido medirlo”. “admite Thorvaldor Thordarsson.

La única certeza: en caso de una erupción volcánica, el flujo de lava se limitaría con muy poca ceniza, según los vulcanólogos.

“Las erupciones en esta región volcánica son generalmente pacíficas”, dice Pal Einarsson, geofísico del Instituto de Ciencias de la Universidad de Islandia. “Estos son flujos de lava y la mayoría de ellos no son realmente grandes”.

Pal Aynarson, geofísico

Agencia de prensa de Francia

Pal Aynarson, geofísico

Un escenario similar al del famoso volcán islandés Eyjafjallajökull, cuyo pronóstico de polvo masivo en 2010 paralizó el tráfico aéreo durante semanas en Europa, por lo que no hay que temerlo.

READ  robó Aung San Suu Kyi | Junta militar birmana anula resultados electorales recientes

La evidencia geológica muestra que la pequeña península se basa en cinco sistemas volcánicos, que parecen cobrar vida de manera coordinada cada … 800 años en promedio.

Sin embargo, el último período de actividad volcánica en esta región duró más de tres siglos con muchas erupciones que a veces duraron más de una década.

“Es posible que nos estemos dirigiendo hacia un nuevo período de erupciones volcánicas en la península de Reykjanes”, especula Thorvaldor Thordarson.

Islandia ya vivía el despertar de una región volcánica inactiva: una mañana de enero de 1973, las fuentes de lava sorprendieron a los habitantes de la isla Heimai en el archipiélago de Westman en el sur del país, que no había conocido una erupción para 5.000 personas. Años.

Hace unos meses, estaba hablando de Grimsvoten, bajo el glaciar Vatnajokol en el sur de la isla.

Los científicos dijeron el verano pasado que el volcán más activo de Islandia se estaba preparando para su próxima erupción. Pero esto aún no ha sucedido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *