EN FOTOS Un nuevo dinosaurio gigante descubierto en Argentina

Paleontólogos anunciaron el jueves que descubrieron los restos de un nuevo dinosaurio gigante en Argentina, notable por su enorme cabeza y pequeñas armas.

Llamado Meraxes gigas, en honor a un dragón de Game of Thrones, este depredador carnívoro fue descubierto durante cuatro años de excavaciones en el norte de la Patagonia argentina. El cráneo se encontró por primera vez en 2012.

«Gané la lotería, lo descubrí la primera mañana» de excavación, dijo a la AFP Peter Makovicky, de la Universidad de Minnesota en Estados Unidos.

El cráneo medía más de 1,20 metros, y el animal más de diez metros, para un peso de unas cuatro toneladas. Pero sus miembros superiores no superaban los 60 centímetros «siendo la mitad del cráneo», y el animal no podía usarlos para «llegar a la boca», dice el investigador.

El equipo de científicos, que publicó los resultados de su investigación en la revista científica Current Biology, cree que el pequeño tamaño de los brazos le dio al animal cierta ventaja en la supervivencia.

Según Makovicky, a medida que la cabeza crecía en tamaño, se convirtió en el instrumento dominante en su arsenal de depredadores, asumiendo la función que tenían las extremidades superiores en las especies más pequeñas.

Juan Canale, coautor del estudio y jefe de proyecto del Museo Ernesto Bachmann en Neuquén, sur de Argentina, va más allá.

«Estoy convencido de que estos brazos proporcionalmente reducidos tenían una función. El esqueleto tiene inserciones musculares significativas y correas pectorales completamente desarrolladas, por lo que los brazos tenían músculos fuertes”, explicó en un comunicado de prensa.

READ  Argentina celebra sus primeros mártires felices

«Podrían usar sus brazos para su comportamiento reproductivo, como sostener a la hembra durante el apareamiento o sostenerla para que se levante después de un descanso o una caída».

Los meraxes vivieron en la Tierra hace entre 90 y 100 millones de años, durante el Cretácico, cuando la región era más húmeda, más boscosa y mucho más cercana al mar, señala Makovicky.

Podía vivir hasta cuarenta años, una edad avanzada para los dinosaurios. Probablemente cazaron saurópodos que vivieron al mismo tiempo, cuyos restos fueron descubiertos en el sitio de la excavación.

Con su cráneo lleno de crestas, zanjas, protuberancias y pequeños cuernos, Meraxes «ciertamente se veía muy imponente, parecía una gárgola», dice Makovicky.

“Este es el tipo de características que, en los animales vivos, a menudo están sujetas a la selección sexual”, dice el investigador, y señala que estas especies usaban su enorme cráneo como una “valla publicitaria” para ser notadas por posibles parejas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.