En Argentina y Perú, el escándalo de la vacuna VIP

Una enfermera está preparando una dosis de la vacuna Covid-19 en el Hospital Edgardo Rebagliati de Lima, Perú. (PICTURE ALLIANCE / PICTURE ALLIANCE / GETTYIMAGES)

En Argentina, todo comienza con una entrevista radial. El famoso periodista Horacio Verbitky, El hombre de 70 años dice que quería vacunarse. Pero Horacio no es un periodista cualquiera. Está cerca del poder. Hace una llamada telefónica rápida a un viejo amigo. Ministro de Salud de Argentina. Ginés González García responde: “Ven al ministerio, puedes vacunarte aquí”. Indignación en el campo. Porque muchos argentinos esperan mucho antes de tener una cita en el hospital para vacunarse. Con esta entrevista, descubren la existencia de un privilegio. Y no solo uno. Debido a pequeños arreglos entre amigos, 70 personas fueron vacunadas cuando no eran una prioridad.

En principio, solo el personal médico y los mayores de 80 años se encuentran en Argentina. Y sin embargo, el ministro de Economía (38), el expresidente y su familia, el embajador argentino en Brasil, entre otros, recibieron una inyección. Ahora el caso se llama el “escándalo del centro de vacunación VIP” con un #VacunasVIP. Dimite el ministro de Salud y destituyen al periodista Horacio. Otros ministros pueden ser llamados a dejar el gobierno.

El Ministro de Salud ha sido reemplazado por una mujer que debería restaurar la credibilidad del gobierno. Carla Vizzotti, especialista en enfermedades infecciosas, considera el caso “deplorable”. Publica la lista de todos los que se han vacunado en secreto. Sin embargo, un funcionario del gobierno explicó ayer que no existe Centro de vacunación VIP “, que fue una invención de los medios. Se presentaron 13 denuncias contra el Ministro de Salud, “Caprichos” para el presidente argentino que piensa que no “crimen” no se cometió. “Les pedí a los fiscales y jueces que hicieran su trabajo”, pero en la ley argentina no existe “Delito que dice que quien vacune a otro que no haya esperado su turno será sancionado”. “Este crimen no existe”, explicó el mandatario durante un viaje a México el martes.

READ  Rafael Antonio Guerrero Méndez, Implicado En Una Red De Narcotráfico

Este escándalo no fomenta la confianza e incluso ralentiza la vacunación.
En Argentina, solo 460.000 personas recibieron una primera inyección a mediados de febrero. Más de 50.000 personas han muerto a causa de Covid-19 en el país. En una recesión económica de tres años, el país se beneficiará del mecanismo Covax, que ayuda a los países más pobres.

Vacuna significa vacuna en español. En Perú, estalló un escándalo de vacunación en febrero. Con un excelente ejemplo de hipocresía y mala fe. A principios de este mes, la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, lanzó una campaña de vacunación en el país. En una conferencia de prensa, ella declara : “Como ‘capitán del barco’, me vacunarán cuando sea mi turno, cuando todos los demás lo hagan”.

Excepto que para cuando dice esas palabras, ya ha sido inmune durante algunas semanas. El ministro es una de las 487 personalidades que participaron en una primera campaña de vacunación en octubre, sin que nadie lo supiera. En ese momento, el chino Sinopharm había enviado 3.200 dosis. El presidente en ese momento, dos ministros, académicos, empresarios, funcionarios fueron vacunados discretamente. Excusa oficial: participaron en un estudio clínico. La prueba convocó a 12.000 voluntarios, pero la participación de figuras políticas y sus familiares plantea interrogantes.

El Ministro de Salud y el Ministro de Relaciones Exteriores dimitieron. La verdadera campaña de vacunación comienza lentamente. Perú ha recibido solo 300.000 dosis de la vacuna Sinopharm y hasta la fecha no existe un programa de vacunación para la población total de 33 millones. Mal funcionamiento dos meses antes de las elecciones generales que se celebrarán en el país en abril.

READ  Lanzini, ¿la nueva joya argentina apuntada por Longoria?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *