En Argentina, un voto histórico a favor del derecho al aborto

Miles de argentinos se despertaron con gritos de alegría y asombrados por todo el Distrito de Congresos, en el corazón de Buenos Aires. El miércoles 30 de diciembre, poco después de las 4 a.m., y luego de doce horas de intenso debate, los senadores argentinos aprobaron por 38-29 un proyecto de ley de gobierno que legaliza la interrupción voluntaria del embarazo (aborto). Un desenlace más significativo al final que el pronosticado por los medios y analistas políticos argentinos, que contaban con un voto muy agresivo.

En los segundos posteriores al anuncio del resultado de la votación, las feministas que, esperando con entusiasmo el fallo del Senado, se abrazaron unas a otras. Algunas parecían sorprendidas, llorando amargamente, y una sonrisa feliz apareció bajo sus máscaras, mientras que otras, jubilosas, corearon consignas feministas famosas como ” ¡Aborto legal en el hospital! Una canción que ya no tiene demanda y pronto se hará realidad en Argentina. Muchas reacciones curativas después de una larga noche de insomnio, mientras esperaba una votación en el Senado.

Lea también: La amarga lucha de los argentinos por el derecho al aborto

“No puedo creerlo … Ha pasado tanto tiempo que hemos estado esperando esto”.Clara Ríos, de 26 años, se movía, como sus vecinas, con una faja verde atada a la muñeca, símbolo de la lucha por el derecho al aborto en Argentina. Unos minutos antes de la votación, la joven y sus amigas se reunieron para seguir en vivo los discursos de los últimos senadores previos a la votación, que fueron transmitidos en pantallas gigantes. “Esta es una gran victoria para los derechos de las mujeres. Después de un año tan terrible, ¡por fin tenemos buenas noticias!” Alégrate Lea, de 38 años. Después de Cuba, Guyana y Uruguay, Argentina se convirtió en el cuarto país del subcontinente latinoamericano en legalizar el aborto.

READ  Otro banquero privado en el mercado

gran victoria política

Activistas antiaborto el 30 de diciembre en Buenos Aires.

Al otro lado de la Place du Congrès, dividida en dos por altos parapetos, reinaba un estupor en Campamento azul cielo, Antiaborto. Los activistas, con el apoyo de las iglesias católica y evangélica, también se han movilizado con fuerza en los últimos días. “en defensa de la vida”. En un inconfundible mensaje de apoyo, el Papa Francisco, nacido en Argentina, tuiteó antes de que el proyecto de ley comenzara a ser considerado en el Senado el 29 de diciembre: “El Hijo de Dios Rechazado nació para decirnos que todo rechazado es un hijo de Dios. Vino al mundo cuando era un niño pequeño, débil y frágil, viniendo al mundo, para que pudiéramos acoger nuestras debilidades con nuestro debilidades “.

Te queda 59,07% de este artículo por leer. El resto es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *