en Argentina, grandes fortunas gravadas para hacer frente a la crisis

Cerca de 307 mil millones de pesos, o 3,1 mil millones de euros. Esta es la cantidad que el Estado argentino espera recibir por su solidaridad y contribución extraordinaria para limitar los efectos de la pandemia. Este impuesto único sobre las grandes fortunas fue aprobado por el Senado el viernes (4 de diciembre) al final de un acalorado debate entre miembros de la coalición peronista de centro izquierda gobernante y miembros de la oposición.

Juez “Confiscador” por ciertos representantes del mundo empresarial – en particular la Unión Industrial Argentina, que estima que la medida corre el riesgo de afectar la inversión y producción de las empresas – este impuesto afecta efectivamente a 12.000 personas (es decir, el 0,02% de la población argentina), cuyos activos superan los 200 millones pesos.

Artículo reservado para nuestros suscriptores Leer también Argentina, socavada por una crisis sin precedentes, quiere restaurar la confianza en su economía

“Estas personas tienen en promedio 25 veces más liquidez que la cantidad que se retirará”, señala Magdalena Rua, profesora de economía de la Universidad de Buenos Aires, quien recuerda que este impuesto para las grandes fortunas es progresivo: va del 2% al 3,5% para las propiedades en suelo argentino, el impuesto sube al 5,25% para las del exterior. , con una posible reducción si los montos son repatriados a suelo argentino. “Es un impuesto que busca incentivar la repatriación de activos en el exterior y estimular la inversión en Argentina”., afirma el economista.

Quienes se oponen a este impuesto denuncian una carga fiscal que ya es demasiado grande para ellos. Sin embargo, los ingresos fiscales representan solo el 28% del PIB de Argentina, en comparación con más del 34% en promedio en los países miembros de la OCDE (de los cuales Argentina no es miembro). Otra preocupación entre los opositores a la medida: el temor de que este impuesto, presentado como excepcional, se convierta en permanente y se sume a los impuestos sobre la renta y el patrimonio ya existentes. “Sabemos lo que pasa con estos impuestos, siempre se quedan”, dijo el presidente de la Sociedad Rural Argentina Daniel Pelegrina, en una entrevista periódico nación.

“Un país cada vez más desigual”

“Esta es realmente una contribución única, que se realizará una sola vez”.Sin embargo, insistió Carlos Caserio, senador Frente de Todos, la coalición gobernante, en la apertura de los debates previos a la votación en el Senado.

READ  Argentina de norte a sur

Pero a los ojos de la economista Magdalena Rua, “Se necesita una reforma fiscal más integral”. En un país donde casi el 40% de los trabajadores tiene un trabajo informal, la mayoría de los ingresos fiscales provienen actualmente del IVA. “El impuesto sobre el patrimonio es uno de los más efectivos para permitir una mejor redistribución de la riqueza, ella piensa. Tal como se implementa hoy, representa menos del 1% de los ingresos tributarios, mientras que el país es cada vez más desigual. “

Aún le queda por leer el 32,08% de este artículo. El resto es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *