Elecciones en Argentina: ¿un ciclo liberal-neoconservador en América Latina?

No hay duda de que las elecciones legislativas intermedias, que se realizaron el domingo 14 de noviembre en Argentina, fueron ganadas por la coalición derechista «Juntos por el Cambio» (Juntos por un cambio). Pero, ¿este resultado anuncia o confirma el surgimiento de un ciclo liberal y conservador en América Latina?

El éxito de la Unión de Derechos es indiscutible. Juntos por el Cambio ganó con clara ventaja, el 41,9% de los votos frente al 33,5% del Front de Tus (En frente de todos), el nombre del grupo que apoya al ejecutivo peronista, Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Las fuerzas mayoritarias del gobierno perdieron en las cinco provincias más pobladas del país, Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Santa Fe y San Luis. Las tierras históricas del peronismo y el kirchnerismo, La Pampa y Santa Cruz, cayeron en manos de la oposición. United Rights ganó el 47% de los votos de la capital y un candidato de extrema derecha obtuvo un sorprendente 17%.

Estas etapas legislativas no son elecciones generales. Solo la mitad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado fueron renovados. Esto no impidió que las fuerzas de la derecha sacudieran el Senado. Fue el surgimiento de la extrema derecha, luego de ingresar al Congreso con cuatro diputados, lo que permitió En frente de todos Para mantener su posición como primera minoría[1]. Sin embargo, esta derecha victoriosa está lejos de estar unida: la victoria generó deseos presidenciales entre muchos de sus jefes de prensa, Patricia Bullrich, líder del partido PRO, o Horacio Rodríguez Laretta, alcalde de la capital. Pero ser competitivo en una racha de poder suaviza las asperezas. El año 2023, durante el cual se llevarán a cabo las próximas elecciones presidenciales, se perfila en tal contexto con una luz favorable a las fuerzas liberales y conservadoras.

READ  Santo Benzema? Fecha de entrega, favoritos, pedido ... Información

¿Podemos decir que las elecciones argentinas del 14 de noviembre de 2021 confirman un nuevo ciclo de la derecha en América Latina?

Sí, si a este resultado le sumamos que, en Argentina, las “primarias abiertas simultáneas y obligatorias”, PASO en el lenguaje de las elecciones argentinas, se mantienen el 12 de septiembre de 2021. Sí, si le sumamos la victoria del candidato de derecha. , Guillermo Laso, en Ecuador el 11 de abril de 2021 (Alianza CREO-PSC). Sí otra vez si tenemos en cuenta las últimas elecciones en Perú el 11 de abril de 2021. La presidencia ciertamente la ganó el izquierdista Pedro Castillo (Perú Libre), pero los votantes enviaron diputados de derecha al Parlamento. Sí, si incluimos los resultados de las elecciones presidenciales de 2018/2020. En Paraguay, el 23 de abril de 2018, lo ganó Abdo Benítez (Partido Liberal). En Guatemala, Alejandro Giamatti fue electo el 11 de agosto de 2019 («Vamos a la lista de Guatemala – Vamos diferente»), y en El Salvador por Neb Bukele (Gran Alianza por la Unidad Nacional – GANA). Finalmente, en Uruguay, el 27 de octubre de 2019, Luis Alberto Lacal Pou (Partido Nacional) ingresó a la Corte Suprema.

No si miramos a Bolivia, donde Luis Ars (Movimiento Socialista) se convirtió en jefe de Estado el 18 de octubre de 2020. México eligió al nacionalista y progresista Andrés Manuel López Obrador el 1está siendo Julio de 2018. Todavía no si creemos en las encuestas anunciadas en Brasil (2 de octubre de 2022), Chile (21 de noviembre de 2021), Colombia (29 de mayo de 2022), Honduras (28 de noviembre de 2021) Candidatos ganan con ideas adelantadas: Luiz Inacio Lula da Silva (Partido de los Trabajadores) en Brasil, Gabriel Borek (Apruebo la Dignidad) en Chile, Gustavo Petro (Colombia Humana) en Colombia, y Xiomara Castro (Partido de la Libertad y el Libre Restablecimiento) en Honduras. Aún no si ponemos en la cartera progresista Cuba que afirmó al presidente comunista Miguel Díaz-Canel en 2018, Nicaragua que renovó al presidente saliente Daniel Ortega el 7 de noviembre de 2021 y Venezuela que castigó la victoria de Nicolás Maduro el 20 de mayo de 2018 (PSUV).

READ  Euro 2020: ¡Italia es campeona de Europa! Una coronación merecida - rts.ch

¿Podemos, ante estos resultados que se superponen «simultáneamente» con listas igualmente victoriosas de derecha e izquierda, determinar los ciclos electorales, a veces de derecha, a veces de izquierda? La incertidumbre se agudiza al haberse logrado sin gloria ciertas victorias, por falta de oposición en buena y debida forma, en Cuba, Nicaragua y Venezuela. Pero también que las encuestas de opinión no permiten leer con certeza el cartel de unas elecciones, tanto en Chile como en Honduras.

El puntero parece más cómodo y proporciona una mejor legibilidad para intentar, por falta de ciclo, encontrar una clave de lectura más satisfactoria. Puedes encontrarlo en RazónDiario argentino, 15 de noviembre. Este diario salió con el siguiente comentario, explicando a sus lectores las razones de la «amarga derrota del peronismo» en las elecciones legislativas parciales del 14 de noviembre: «La pobreza y la inflación acelerada han socavado la alianza oficial». En efecto, la mayoría de las alternancias de lealtad observadas en los últimos años en América Latina ya tienen un origen económico y social. Los electores se definían, aquí en Argentina, allá en México, más por su vida cotidiana que por ideología. La inflación en Argentina supera el 41%, el desempleo absoluto es del 10% y la pobreza afecta a más del 40% de la población. Esos números ya habían derribado a Mauricio Macri (derecha) en las anteriores elecciones presidenciales argentinas, en 2019.

_______

[1] 118 diputados Front de Tuss / 116 Juntos por el Cambio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.