Elecciones en América Latina: ¿Estamos condenados a repetir la historia?

Aunque representan el 8,6% de la población mundial, las muertes por COVID-19 ascienden a 608.000, o el 26% del total mundial. Según el Banco Mundial, la economía se contrajo un 7,7%. La recuperación en 2021 será incipiente y el número de pobres representará el 30% de la población total. Moises Naim confirmó recientemente: – “Se acerca otra tormenta completa, ya que la agitación económica y social se fusionará con la tormenta política, lo que sin duda afectará las preferencias de los ciudadanos”.

2021: Elecciones.

En este escenario devastador, América Latina se prepara para elegir a quienes liderarán la región en los próximos años. Gran parte del futuro dependerá de la primera decisión: la “decisión del votante”. El 50% restante será fruto de las decisiones de los elegidos por la mayoría que aún espera un futuro mejor

Honduras, Nicaragua, Chile, Ecuador y Perú elegirán nuevos presidentes, mientras que Argentina, El Salvador y México renovarán legislatura, alcaldes y gobernadores.

Las elecciones en Ecuador el pasado domingo marcaron el inicio de un año electoral en la región, lo que augura un acontecimiento de gran intensidad, ante la crisis sanitaria sin precedentes, la crisis económica y la fuerte polarización provocada por los dos años anteriores.

Durante estas elecciones también se renuevan cargos en la legislatura. En el caso de los candidatos al primer puesto de esta nación, de los 16, solo tres representan la gran mayoría de la población: el llamado “Dauphin Coresmo” se cierne bajo el expresidente Rafael Correa, identificado con el “socialismo del siglo XXI “, (Una corriente ideológica con reglas cuestionables, que lleva el nombre del expresidente de la República Bolivariana de Venezuela (Hugo Chávez Frías); Yako Pérez, representante del movimiento indígena, empresario y banquero Guillermo Lasso, quien intenta por tercera vez llegar al Palacio de Carondelet.

La diferencia es importante entre Arouz y los opositores Yaco Pérez y Guillermo Laso, pero el resultado de las elecciones del domingo (7 de febrero) muestra una atractiva derrota del líder corista.

READ  Buenas noticias para París antes del Barcelona

La crisis de salud, sin duda, ha tenido un costo político para Lenin Moreno, quien decidió distanciarse de Corea, y quizás en el inconsciente colectivo, el aparente “fracaso” de Moreno puede estar vinculado a su decisión de alejarse del Coresmo, en la que los ecuatorianos intentaron. Difícil de mejorar la situación nacional, apelando a una especie de memoria “praeteritorum bonorum” (donde el pasado siempre es mejor), deciden volver a la era de Corea, a favor de Araese en las urnas.

Cabe recordar que el 7 de septiembre de 2020 un tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador aprobó el proceso judicial en el que el expresidente Rafael Correa fue condenado a ocho años de prisión por corrupción. El ex aliado del fallecido Hugo Chávez no puede ser candidato a ningún cargo elegido por el pueblo, es decir, fue excluido permanentemente de la política.

Una segunda ronda en Ecuador está programada para el 11 de abril, el mismo día en que Perú elige un nuevo presidente, 130 miembros del Congreso y 5 representantes en el Parlamento Andino. El Perú ha estado marcado por una fuerte inestabilidad política. Ha tenido 4 presidentes en los últimos cinco años, e innumerables casos de corrupción de quienes participan en la política nacional han sacudido la voluntad del electorado con gran escepticismo, llevándolos a una indecisión e indiferencia generalizadas. . En un país donde la recaudación de impuestos se ha reducido en un 30%, los desafíos del próximo presidente nacional ciertamente serán abrumadores y sus decisiones afectarán significativamente el futuro inmediato de un país sumido en una crisis económica y política sin precedentes.

Chile, el mayor productor de cobre del mundo también conocido como el “milagro económico” de América Latina, pasará por un proceso electoral en abril de 2021. Las violentas protestas que comenzaron en octubre de 2019 terminaron con un referéndum público el 25 de octubre de 2020, en el que el 78% de los votantes decidió redactar una nueva constitución. En abril, los votantes volverán a decidir, elegirán 155 miembros en la llamada convención constitucional, proceso muy similar al impulsado por el ex presidente Hugo Chávez Frías en 1999. En noviembre, el país sudamericano elegirá un nuevo presidente Los candidatos que se presentarán para los primeros cargos judiciales en este país son: el alcalde comunista Daniel Jadu, el gobernador Joaquín Lavín y la diputada Pamela Giles.

READ  Condiciones comerciales para conductores privados de alquiler y reparto: Europa lanza un amplio asesoramiento

Espejo latinoamericano.

Desde el gobierno de Ricardo Lagos en Chile (2000-2006), ha habido capitalización en el discurso político de la palabra “desigualdad” y la palabra “pobreza”, las cuales florecieron en la campaña presidencial de Michelle Bachelet en 2005 y en la Campaña de Piñera en 2009. Utilizando el coeficiente de Gini, donde cero significa máxima igualdad y 1 máxima desigualdad, podemos ver que desde 2000 la desigualdad en Chile disminuyó de 0,549 a 0,488 en 2013. Chile es el quinto país con menor desigualdad en una región. De même, la pobreza pasó del 40% en 2000 al 8,6% en 2017, selon l’enquête Casen; Además, el país sudamericano ocupa el lugar más alto en términos de PIB de América Latina. Malgré mira, los candidatos hacen uso del des deux mots para obtener, in temps voulu, la presidencia.

En 2017, antes del inicio del segundo mandato de Sebastián Piñera, el déficit presupuestario estatal superó los $ 8 mil millones, o alrededor del 2.8% del PIB, en parte debido a los menores precios globales del cobre y también debido a las desafortunadas decisiones de la administración Bachelet, que a una disminución de las inversiones.

Las políticas macroeconómicas de Piñera han incrementado significativamente las inversiones, luego de 4 años de deflación durante el segundo gobierno de Bachelet; Sin embargo, muchos de estos procedimientos no fueron comunes. Las palabras “pobreza” y “desigualdad” (sin restar mérito a los legítimos reclamos de los chilenos), se habrían implantado en el inconsciente colectivo, y el resentimiento (un sentimiento antiguo), podría ganar las elecciones, pero como apostasía, volvería en sus negativos .

Muchos aprovecharon el descontento para presionar por una nueva constitución. Pero, ¿puede una nueva constitución resolver los problemas? Si escribir una nueva Carta Magna es una panacea, entonces la República Dominicana debería ser Suiza.

READ  El informe dice que los gobiernos latinoamericanos están "atrapados por un rescate" de Pfizer en las negociaciones de vacunas

Quizás los chilenos sucumban al encanto de los políticos que explotan las emociones: miedo, rabia, envidia; A los que recurren al cerebro reptil aplastando el cerebro analítico, y que, como titiriteros, mueven los muñecos a su antojo.

Eyal Winter, profesor de la Universidad de Lancaster, dice que votar es un proceso irracional y las emociones siempre prevalecen. Asimismo, los argentinos no vieron las políticas macroeconómicas de Macri seguir un pedido del Fondo Monetario Internacional, organismo al que tuvo que rendirse, por el sobreendeudamiento heredado de los Kirchner, tras el cierre del petrodólar bolivariano, o lo que sea. Los estadounidenses de Trump también creyeron, sin evidencia, que la inmigración mexicana y centroamericana era el principal problema en los Estados Unidos, o como México se ubicaba con un índice de aprobación del 51%, lidiando con la crisis de salud, a pesar de que las cifras son altas.

Los datos y la inteligencia artificial revelados por los gobiernos y las principales empresas de redes sociales indican que, lamentablemente, somos predecibles, y los datos muestran que podemos ser mordidos por los mismos granos de generación en generación y nosotros decidiremos lo mismo. ¿Hay alguna forma de cambiar nuestro destino?

El premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, declara: – “No basta con que haya elecciones libres y justas en un país, sino también, es necesario que los votantes elijan bien, porque a veces se engañan”. ..
… elegiremos bien?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *