El rover de la NASA comienza a recolectar muestras de rocas marcianas

(Washington) La nave espacial Perseverance de la NASA comenzará a recolectar muestras de rocas del fondo de un antiguo lago dentro de dos semanas, el núcleo de su misión al Planeta Rojo, dijo la agencia espacial estadounidense Perseverance.


“Cuando Neil Armstrong tomó las primeras muestras del Mar de la Tranquilidad hace 52 años, comenzó un proceso que redefiniría lo que la humanidad sabía sobre la luna”, dijo Thomas Zurbuchen, director de ciencia de la NASA.

“No esperaría menos de Marte con las primeras muestras de persistencia en el cráter Jezero y las siguientes muestras”, agregó.

La unidad, que tiene aproximadamente el tamaño de un SUV grande, aterrizó el 18 de febrero en el cráter Jezero, que, hace 3.500 millones de años, los científicos creen que albergaba un lago profundo, con la tarea de buscar rastros de vida antigua.

Desde entonces, ha viajado un kilómetro al sur de su lugar de aterrizaje.

“Ahora estamos viendo un entorno mucho más antiguo, hace miles de millones de años”, explicó el director científico del proyecto, Ken Farley, durante una conferencia de prensa.

La NASA cree que el cráter albergaba un lago que se llenó y luego se vació varias veces y habría creado las condiciones para la vida.

El análisis de estas muestras debería revelar la composición química y mineral de las rocas para determinar si son volcánicas o sedimentarias.

El rover también intentará encontrar posibles signos de gérmenes antiguos.

Para ello, Perseverance primero extenderá su brazo articulado de dos metros y luego utilizará una herramienta abrasiva para limpiar la superficie de las rocas que serán analizadas por las herramientas instaladas en su torreta, en particular una cámara ultramoderna llamada SuperCam, equipada con un láser.

READ  El embrague de Johnny Eve en el nuevo iMac de 24 pulgadas

Farley está particularmente interesado en una pequeña colina que podría haberse formado con barro y que sería un “muy buen lugar” para encontrar rastros físicos, aunque el robot podría tardar varios meses en alcanzarlo.

Cada piedra golpeada por la persistencia tendrá un “gemelo” equivalente que se estampará y almacenará en el robot.

La NASA está planeando una misión de regreso con la Agencia Espacial Europea para recolectar muestras y devolverlas a la Tierra, alrededor de la década de 2030.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *