¡El mundo se está empobreciendo debido a la desigual recuperación económica!

Desde el comienzo de la salida de la crisis de Covid-19, ¡la previsión de crecimiento para 2021 se ha duplicado! El último informe de la OCDE predice que la recuperación será “errática” según el país al reducir la previsión de crecimiento de la economía mundial al 5% este año, frente al 5,8% estimado en mayo y al 4,5% para 2022. La eurozona, Previsiones de la OCDE Y desarrollo, creció un 5,3% en 2021, mientras que revisó a la baja en Estados Unidos del 6,9% al 6% y mantuvo a China en el 8,5%.

Pero la desigualdad en estas perspectivas de crecimiento radica no solo en la diferencia en la recuperación de un país occidental a otro, o entre Europa y Estados Unidos, o incluso China. Ni siquiera la tasa de recuperación de la recesión común a todos los países en 2020 o la continuidad del crecimiento en el tiempo es evidencia de que estos países no estén en una crisis prolongada como la de 2008. La desigualdad que observa la OCDE radica principalmente en el desequilibrio El equilibrio de crecimiento a nivel global entre países ricos y pobres porque la pandemia ha ensanchado la brecha entre estos últimos y exacerbado el deterioro de los denominados países emergentes. Claro, se supone que los países desarrollados, incluso con un crecimiento bajo, mantendrán las posiciones de liderazgo en la economía global, pero para los países emergentes que están comenzando a ocupar un lugar en la creación de riqueza global, la crisis de salud los ha empujado hacia abajo. Crisis económica preestablecida.

Los países “emergentes”, aunque pobres, se han beneficiado de un círculo virtuoso de crecimiento, progreso y confianza. Su crecimiento se basó en grandes exportaciones de productos baratos que les permitieron financiar su infraestructura o servicios públicos. Han creado una clase media, beneficiándose del progreso, dispuesta a apoyarlo. China, que fue uno de los primeros países emergentes hace 20 años, ya no es así. Algunos países emergentes son ahora líderes mundiales en investigación, tecnología o digital. Es decir, incluso cuando algunos países desarrollados amenazan con retroceder y convertirse en países “sumergidos”. Sin embargo, con la pandemia de Covid-19, los países emergentes se han visto afectados por el fracaso de sus relaciones económicas y financieras con los países ricos.

READ  El día en que El Salvador se cambió a Bitcoin

Hoy, según el Fondo Monetario Internacional, también están amenazados por el endurecimiento de la política monetaria estadounidense, que debilitará a las grandes economías emergentes.

De hecho, el final de la política acomodaticia de la Fed debería comenzar a finales de año y estar acompañado de un aumento de las tasas de interés que suscite el temor de un movimiento de pánico entre los inversores de los grandes países. De hecho, el aumento de las tasas de interés a largo plazo en los Estados Unidos impulsa el capital de los países emergentes a los Estados Unidos.

Este mismo aumento de las tasas de interés de largo plazo afectará el costo de la deuda en dólares de estos países, lo que aumentará y aumentará las dificultades presupuestarias. Según el Fondo Monetario Internacional, “si el costo del capital en dólares aumenta rápidamente, será difícil para los países emergentes, incluso para los más poderosos”.

La mayoría de los mercados de valores emergentes ya se han debilitado. El índice MSCI Emergents, que sirve como punto de referencia para los inversores internacionales, ha subido solo un 1,6% este año, cayendo a un mínimo de veinte años, muy lejos del rendimiento del S&P 500 de EE. UU. (+ 24%) o de París. CAC 40 (+ 21%). Un signo de desinterés por invertir en acciones de países emergentes.

Las vulnerabilidades son tan variadas como los países que componen esta clase de activos, desde Taiwán a México, pasando por Rusia y Sudáfrica. Sin embargo, muchos de ellos padecen la epidemia, tienen un acceso limitado a las vacunas y, por lo tanto, retrasos en la vacunación.

READ  Colombia: protestas masivas contra la reforma tributaria, a pesar del coronavirus

China, según el FMI, también es un factor de riesgo para este último porque, según el FMI, “China es un motor de la economía de otros países emergentes, y también un inversor. Sin embargo, la economía china es hoy muy incierta. lo que deja un riesgo para los países emergentes ”.

Finalmente, el FMI marca la diferencia entre los grandes países emergentes que, habiendo aprendido de crisis anteriores, han logrado controlar sus déficits públicos inferiores al 3% y desarrollar su mercado de deuda interna. Por tanto, hoy depende menos del dólar. Este es el caso de Brasil, Turquía, Rusia, México, Chile, Argentina, Egipto, Sudáfrica, Nigeria y Kenia que también elevaron sus tipos de interés para proteger sus monedas de la inflación requerida por la subida en particular. en productos energéticos. México, Brasil, Perú y Chile en América Latina, la República Checa y Turquía han comenzado a subir las tasas de interés para respaldar sus monedas amenazadas por la inflación.

Marruecos, que es en muchos sentidos un país emergente sin estar clasificado en esta categoría a nivel mundial, se enfrenta a los mismos desafíos. Consciente de su vulnerabilidad, antes de la crisis de salud y la crisis económica resultante, había establecido una gestión eficaz de la deuda con un mercado interno altamente regulado y una deuda interna de más del 60%, mientras que su deuda internacional en ambas monedas, el euro y el dólar, permanece bajo control al 35%. Además, la política monetaria implementada brillantemente por el gobernador del Banco Central, Sr. Abdul Latif Al-Jawahiri, asegura la continuidad del financiamiento de la economía mientras impone tasas de interés que aún son bajas.

READ  Para Dublín, un acuerdo comercial entre la Unión Europea y Mercosur parece "poco probable" bajo la presidencia portuguesa - EURACTIV.com

Durante la crisis de salud, el estado mostró una fuerza sin precedentes en el apoyo financiero de la economía y la población, manteniendo los equilibrios básicos del estado y preservando su posición externa y el valor del dirham. Con la recuperación en marcha desde junio pasado, la tasa de crecimiento está compensando las pérdidas sufridas por la recesión en 2020 y 2021. Sin embargo, se espera que el nuevo equipo de gobierno esté decidido a continuar con la política social deseada por Su Majestad para perseguir nuevas perspectivas económicas. orientaciones para un crecimiento más sólido y sostenible …

Afifa Dosouli

Para más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *