El hombre que atacó a Christina Kirchner acusado

El agresor, Cristina Kirchner, la vicepresidenta argentina hace dos semanas, y su joven acompañante fueron acusados ​​oficialmente el jueves de tentativa de «homicidio premeditado», y él fue puesto en prisión preventiva, según la decisión del juez de instrucción.

• Lea también: Argentina: Fracasado atentado armado contra Cristina Kirchner

Fernando Sabag Montell, de 35 años, fue dominado y detenido en el acto, al no dispararse la bala, y su novia Brenda Olliarte, de 23 años, fue detenida tres días después.

La jueza María Capuccitti deberá pronunciarse más adelante sobre la suerte de dos conocidos de la pareja, una joven de 21 años, Agustina Díaz, y un joven de 27, Nicola Gabriel Carrizo, quien fue detenido esta semana.

Kirchner, ex jefa de Estado (2007-2015) y líder de la izquierda peronista, sigue siendo influyente, aunque profundamente dividida, en la política argentina, ya que fue víctima de un atentado el 1 de septiembre, cuando se mezcló con simpatizantes que llegaron para apoyarla en su casa.

Fernando Sabage-Montell, en medio de la multitud, había apuntado con un revólver a un metro de la cabeza de la señora Kirchner, pero por alguna razón que aún se desconoce, el tiro no se disparó. No obstante, el arma, una pistola semiautomática Persa calibre 7,65, estaba en buenas condiciones y el cargador contenía balas, pero ninguna parecía haber estado en la recámara.

Planificación anticipada y acuerdo

La investigación, que se basó en gran medida en el análisis del contenido de los teléfonos de los sospechosos y sus escoltas, resultó en un «acuerdo de planificación y avance» entre los principales acusados, sin resolver y sin acción oficial reciente.

READ  Tendencias del mercado API en la nube, escala sólida, jugadores principales, descripción general y pronóstico del crecimiento - Androidfun.com

Todavía no se han establecido claramente sus motivos y tampoco se ha demostrado en este punto una politización apreciable en relación con ellos, si bien algunas cartas intercambiadas mostraban una clara hostilidad de parte de Brenda Olyarte hacia la señora Kirchner.

El ataque al vicepresidente al día siguiente desencadenó manifestaciones que congregaron a decenas de miles de personas en varias ciudades de Argentina y provocaron una ola de repudio internacional.

Habló el jueves por primera vez públicamente desde el ataque, diciendo que se sentía «viva gracias a Dios y a la Virgen», evocando el apoyo del Papa Francisco, quien la llamó pocas horas después del ataque.

“Me siento viva, por la gracia de Dios y de la Virgen, de verdad”, declaró con la voz entrecortada, en el Senado —que ella preside— donde saludé a un grupo de sacerdotes y monjas que trabajan en las favelas. O «villas miserables» y barrios marginales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.