El ejército birmano mantiene firme al país tras el golpe

(Yangon) A raíz del golpe blanco en el que la líder Aung San Suu Kyi fue arrestada, el ejército de Myanmar parecía haber controlado firmemente el país el martes, y los generales quedaron sin respuesta a múltiples condenas internacionales.




France Media

En las elecciones legislativas de noviembre, los militares declararon el lunes el estado de emergencia por un año, poniendo fin abruptamente a un arco democrático de diez años.

Arrestaron a Aung San Suu Kyi, de 75 años, ya otros líderes de su partido, la Liga Nacional para la Democracia, justo antes de la primera sesión del Parlamento.

FOTO THET AUNG, ARCHIVOS AFP

Aung San Suu Kyi

Su partido pidió el martes la “liberación” inmediata del exlíder y otros líderes del movimiento.

La Liga Nacional para la Democracia escribió en su página de Facebook: “Liberen a todos los detenidos, incluido el presidente (Win Myint) y el consejero de Estado (Suu Kyi)”. Este golpe “es una desgracia en la historia del estado y del Tatmadaw”, el ejército birmano. Un miembro de su formación informó que Aung San Suu Kyi está bajo arresto domiciliario en la capital, Naypyidaw.

Muchos países condenaron el golpe, ya que Washington amenazó con imponer sanciones, y el martes se llevará a cabo una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

No había señales de una presencia militar importante en Rangún, la capital económica, el martes por la mañana, evidencia de la confianza del ejército en su control del país 24 horas después del golpe, según los observadores.

READ  Un hombre fue acusado de abofetear a Macron en su juicio el jueves

Las conexiones telefónicas y el acceso a Internet, que habían sido muy problemáticos el día anterior, volvieron a estar en funcionamiento, los bancos volvieron a abrir, pero el aeropuerto internacional de Yangon permaneció cerrado.

Los periodistas de Agence France-Presse indicaron que los mercados y las calles, que en general estaban animados a pesar de la pandemia del coronavirus, estaban más tranquilos de lo habitual, aunque pocos residentes se dirigían al parque para hacer ejercicio por la mañana.

FOTO THEIN ZAW, AP

Las lenguas luchaban por soltar sus cadenas por temor a la venganza en un país que vive desde su independencia en 1948 bajo el yugo de una dictadura militar durante casi 50 años.

“La gente tiene miedo de ser criticada públicamente, incluso si no nos gusta lo que está sucediendo”, dijo a la AFP Mong Zhao, que dirige un pequeño puesto de carne.

“Aung San Suu Kyi está en manos de los militares, no podemos hacer mucho”, dijo un taxista, que pidió no ser identificado.

¿Arresto domiciliario en Suu Kyi?

El ejército no ha dado a conocer ninguna información sobre el paradero del ex líder, el presidente Win Myint, y otros funcionarios de la NLD que han sido arrestados.

“Nos dijeron que está bajo arresto domiciliario en su casa de Naypyidaw”, en la capital, dijo un miembro de su partido a France Press, quien pidió no ser identificado.

Para justificar su golpe, los militares afirmaron que las elecciones legislativas de noviembre, que fueron ganadas abrumadoramente por la Liga Nacional para la Democracia, estuvieron marcadas por “irregularidades masivas”, que la comisión electoral negó.

Sintiendo los eventos, Aung San Suu Kyi preparó una carta con anticipación, instando a los birmanos “a no aceptar un golpe”.

El ejército se comprometió a celebrar nuevas elecciones “libres y justas” después de que se levantara el estado de emergencia durante un año.

Pero los generales se han mantenido en silencio ante las fuertes condenas del exterior.

El presidente estadounidense Joe Biden pidió a la comunidad internacional que “hable con una sola voz para exigir que el ejército birmano entregue el poder de inmediato”, mientras que Naciones Unidas y la Unión Europea condenaron unánimemente el golpe.

A cambio, Beijing se negó a criticar a nadie y simplemente pidió a todas las partes que “resuelvan las diferencias”.

Parecía internacional

El jefe del ejército, Min Aung Hleng, que ahora concentra la mayoría de los poderes, está excluido de las capitales occidentales debido a la sangrienta represión del ejército contra la minoría musulmana rohingya, una tragedia que Birmania se merece ”. Ser acusado de “genocidio” ante la Corte Internacional de Justicia, máxima instancia judicial de Naciones Unidas.

Aung San Suu Kyi, que ha sido criticada internacionalmente por su pasividad en la crisis que ha llevado a cientos de miles de rohingya a buscar refugio en Bangladesh, sigue siendo querida en su país.

Mucho tiempo en el exilio, “Mother Soo” regresó a Birmania en 1988, convirtiéndose en la figura de la oposición contra la dictadura militar. Pasó 15 años bajo arresto domiciliario antes de que los militares la liberaran en 2010.

En 2015, el LNA ganó una amplia mayoría y el ex disidente se vio obligado a compartir el poder con el aún muy poderoso ejército.

A pesar de la crisis de los rohingya, Occidente “debe respetar” el resultado de las elecciones legislativas de noviembre, que ganó Derek Mitchell, ex embajador de Estados Unidos en Birmania. “No la persona, es el proceso democrático” está en juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *