Ecuador: un colibrí que aturde a la ciencia con su contracanto

llamada Pequeña estrella ecuatorianaEste colibrí, que alcanza una altura de apenas 14 cm, es capaz de emitir sonidos agudos.

L ‘Oreotrochilus chimborazo Canta a una frecuencia base de 13,4 kHz, que puede llegar a los 16 kHz, según un estudio publicado en julio en la revista. Avances de la cienciaMientras que la gran mayoría de las aves emiten sonidos que van de 2 a 8 kHz.

La frecuencia fundamental es importante porque indica la frecuencia con la que vibra la siringe, que es equivalente a nuestra laringe, que produce sonido.La autora del artículo dice Fernanda Duque, neurocientífica ecuatoriana de la Universidad de Georgia, Estados Unidos.

Esta científica de 32 años todavía está asombrada por su descubrimiento después de cinco años de trabajo y señala que algunos colibríes emiten sonidos de hasta 8 kHz. Pero es raro escuchar voces por encima de 10 kHz, razón por la cual estos sonidos son tan importantes.Ella explicó.

El sonido del viento

Por otro lado, Pequeña estrella ecuatoriana Es el único colibrí que puede vivir a una altura de 5.200 metros sobre el nivel del mar, desafiando el frío glacial de las montañas del Paramus ecuatoriano, esos humedales a gran altura en el trópico, y es un ecosistema vital que funciona como una esponja que mantiene En el agua hay en el país unas 130 especies de colibríes, o el 40% de las 300 especies registradas en el continente americano, son las únicas que viven allí.

Tipo masculino Oreotrochilus chimborazo Cantar tan fuerte que puede ahogar el sonido del viento que golpea el pantano y la chuquiragua, esas plantas arbustivas que son su comida favorita.

Escuché este sonido, pero ni siquiera se me ocurrió que podría ser el canto de un pájaro. Me sonó como un susurro del viento en el prado, como sssssRecuerda el esposo de Fernanda Duque, el científico ecuatoriano Carlos Rodríguez, de 33 años, quien estudia la evolución de los sonidos de las aves en la Universidad de Texas en Estados Unidos.

Incluso pensó que este sonido era el zumbido. Pero descubrí que cada vez que escuchaba este sonido veía un colibrí, Es para explicar.

Y el Entre los sonidos que estamos acostumbrados a escuchar se encuentran susurros que son de la frecuencia más alta, es decir, más fuertes que los silbidos., Confirma. Y a medida que crecía, recuerda, su capacidad auditiva disminuyó y ya no podía escuchar la canción de un colibrí.

Desfile multicolor

L ‘Oreotrochilus chimborazo Vive en la Reserva Natural Chakana, a 50 km al sureste de Quito, donde se realizó el estudio.

Vista del volcán.

Antisana es un volcán en la Cordillera de los Andes, que se eleva a 5753 m, en la provincia de Napo, Ecuador.

Foto: afp a través de getty images / colaborador de AFP

En este hábitat, también lo notó Efraín Cepeda, miembro de la Fundación Protección de la Naturaleza Jocotoco. Cuando el colibrí comienza su canto, se posa sobre una planta chokeragua, su cuello se ensancha y las plumas de su cabeza se mueven como para formar una ola que cambia de color por iridiscencia., El explica.

READ  Un ligero aumento de los indicadores hospitalarios en los Alpes Marítimos

Este colibrí tiene una corona que cambia de púrpura a azul, dependiendo de la luz. Estos colores y la repetición de su canción son el método de comunicación que utiliza. En contextos sociales específicos que están defendiendo la tierra y seduciendoFernanda Duque explicó.

El investigador también determinó que hombres y mujeresOreotrochilus chimborazo Viven en diferentes regiones y solo los machos interpretan esta canción aguda, que es más compleja que otros sonidos que la especie puede realizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *