Ecuador | Tras la masacre, refuerzos militares alrededor de la cárcel de Guayaquil

(Guayaquil) El ejército ha reforzado su presencia en los alrededores de la prisión de Guayaquil, en el suroeste de Ecuador, donde no hubo nuevos incidentes el domingo, luego de la masacre de 68 prisioneros en enfrentamientos violentos entre bandas rivales, señaló AFP.


En apoyo de la policía, que también está presente en gran número, se han desplegado refuerzos militares alrededor de la prisión, la más grande del país.

Decenas de personas se reunieron al amanecer frente a la cárcel y la morgue de la policía, en busca de información sobre sus familiares presos.

“Al menos queremos saber para aliviar el sufrimiento de cada padre y cada madre”, dijo una mujer a la AFP fuera de las puertas de la prisión en busca de noticias de su hijo.

Las autoridades indicaron que habían establecido un punto de contacto dentro del Departamento de Policía Criminal “para asistir y agilizar el proceso de entrega de los cuerpos a los familiares de las PPL (personas privadas de libertad) que murieron durante los hechos violentos que ocurrieron tuvo lugar en el Penal Litoral (Guayas 1) ”.

El director forense de la policía, coronel Marco Ortiz, dijo el domingo que ya se habían identificado 34 cadáveres mediante huellas dactilares, pero que hasta el momento no se habían identificado 16 cadáveres más por el “estado” en el que fueron encontrados.

Una de las víctimas es un activista medioambiental. Según las ONG locales, Víctor Guillas fue arrestado en 2019 por participar en protestas contra el aumento de los precios del combustible que causaron la muerte de 11 personas.

FOTOS DOLORES OCHOA, AP

Decenas de personas se reunieron al amanecer frente a la cárcel y la morgue de la policía, en busca de información sobre sus familiares presos.

“brutalidad”

El viernes y sábado, el vasto complejo carcelario de Guayaquil fue escenario de enfrentamientos extremadamente violentos entre bandas rivales de presos.

Con cuchillos, armas de fuego y explosivos, los presos tras sabotear la electricidad atacaron a los vecinos del Bloque 2 matando a 68 e hiriendo a 25, según el último informe.

Las autoridades denunciaron la “brutalidad” y “barbarie” de los atacantes, ya que videos publicados en redes sociales los mostraban con amargura, con cuchillos y palos, sobre los cuerpos amontonados y carbonizados en un patio.

Y el sábado por la noche, mientras se informaron nuevos incidentes en otras partes de la prisión, cerca de 900 policías, incluidos 500, fueron desplegados dentro del recinto penitenciario para recuperar el “control” de la situación, según el portavoz presidencial.

La prisión de Guayaquil tiene 8.500 reclusos, con una tasa de hacinamiento del 60%. Está dividido en doce barrios, en los que se encuentran recluidos miembros de al menos siete organizaciones criminales, a menudo rivales, con vínculos con las pandillas mexicanas de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.

El 28 de septiembre murieron 119 personas en las mismas circunstancias, en la masacre más grande de la historia de las cárceles ecuatorianas y una de las peores masacres de América Latina. Algunos detenidos fueron desmembrados, decapitados o quemados.

El entonces presidente Guillermo Laso declaró el “estado de emergencia” en las 65 cárceles ecuatorianas, prometiendo desplegar grandes refuerzos militares. Sin embargo, el Tribunal Constitucional limitó su duración e impidió que los militares ingresaran a las cárceles.

La policía dijo que una “lucha de liderazgo” después de que un líder de una pandilla fue liberado de la prisión la semana pasada fue la causa principal de la nueva violencia en la prisión de Guayaquil.

Hasta el momento, la violencia en las cárceles ecuatorianas se ha cobrado más de 320 vidas desde principios de año.

READ  Desastre declarado COVID-19 | Noticias de IVA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *